Córdoba, abierta al turismo

Santaella, cuna de civilizaciones en plena Campiña

  • La localidad alberga la ermita de la Virgen del Valle joya del barroco cordobés

Vista aérea de Santaella, en plena Campiña cordobesa. Vista aérea de Santaella, en plena Campiña cordobesa.

Vista aérea de Santaella, en plena Campiña cordobesa. / Archivo

Su historia data de 150.000 a.C. y por sus tierras pasaron numerosas civilizaciones que fueron dejando su huella en lo que hoy conocemos como Santaella: la época del bronce, íberos, romanos, visigodos y árabes vivieron entre sus calles hasta que fue conquistada por Fernando III el Santo, que constituyó en municipio en el año 1240.Aunque el pequeño municipio de Santaella vive mayoritariamente de la agricultura, lo cierto es que el turismo coge peso cada año. El turismo de interior y el de naturaleza o el monumental, verán colmadas sus expectativas. Santaella cuenta con innumerables recursos turísticos como la ermita de Nuestra Señora del Valle, el Museo Histórico Municipal Casa de Las Columnas, los restos de la muralla y del castillo y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción Catedral de la Campiña. Además, posee varias rutas de senderismo, como la recientemente reseñalizada ruta de El Donadío, que tras recorrer una bellísima zona agrícola, termina en la laguna del mismo nombre.

La catedral de la Campiña

En la bella estampa de la localidad destacan dos templos. El primero, la conocida como Catedral de la Campiña, declarada Bien de Interés Cultural (BIC). La iglesia de la Asunción es un templo renacentista de grandes dimensiones, en cuyo lugar debió existir una antigua mezquita musulmana del siglo X, que pasaría posteriormente a convertirse en templo cristiano con la conquista cristiana de Santaella en el siglo XIII. Destacan su grandiosa Capilla Mayor, el Retablo Mayor, el Altar del Sagrario, el Púlpito, la Capilla Gótica, el Artesonado Mudéjar, La Torre y la Portada plateresca.

Torreón restaurado de Santaella. Torreón restaurado de Santaella.

Torreón restaurado de Santaella. / Ayuntamiento de Santaella

Por otra parte destaca el santuario de la Virgen del Valle. Esta ermita es una verdadera joya del barroco cordobés y andaluz, considerada como una de las más bellas de Andalucía, la cuál alberga la imagen de Nuestra Señora del Valle, recientemente restaurada y que data del siglo XIII.Cuenta la leyenda que la imagen de la Virgen del Valle apareció en el paraje llamado Mata del Valle (donde ahora se encuentra) sobre una higuera. El pueblo quiso levantar una ermita para ella en otro lugar pero todo lo que construían durante el día se venía abajo milagrosamente durante la noche. De esta manera, la Virgen manifestaba su deseo de no ser trasladada. Tras varios intentos, el pueblo entendió el mensaje y la ermita se construyó en el mismo lugar donde apareció la Virgen, esta vez sin problemas.A estos edificios hay que añadir el Torreón que ha sufrido dos grandes restauraciones, la exterior llevada a cabo hace dos años y la interior, finalizada en septiembre de 2020, en la que se han descubierto bastantes singularidades como las arpilleras verticales en dos de los muros de la torre.

Laguna del Donadío

Santaella aporta múltiples posibilidades al aficionado a la naturaleza. Obligada visita es la Laguna del Donadío, un paraje de indiscutible belleza y riqueza biológica.

Laguna del Donadío. Laguna del Donadío.

Laguna del Donadío. / Archivo

Cuenta con especies animales como el pato cuchara, el calamón, la focha común, la garza, la cigüeña o el malvasía cabeciblanca y especies vegetales como la enea, carrizo, junco, caña, taraje y adelfa. Este enclave natural cuenta con una ruta propia en la que la riqueza medioambiental se mezcla con la singular belleza del paisaje que se contempla durante el itinerario que lleva a la laguna. Junto a ella resaltar la presencia del Cortijo del Donadío, del que toma su nombre la laguna. Es una antigua construcción de grandes dimensiones y estructura compleja. La mayor parte de la construcción se organiza alrededor de un gran patio de labor.Además, se puede disfrutar de la Ruta de las Fuentes que rodea el municipio y en la que la más antigua de ellas data del siglo XVI, así como la recientemente inaugurada Ruta del Malnacido – Río Cabra que viene a completar la oferta natural del municipio.