Lunes Santo en la Provincia Gran jornada cofrade de contrastes en los municipios

  • Vía crucis y misereres protagonizan la segunda jornada de la Semana Santa en la provincia con algunas de las salidas más vistosas de la Pasión

Procesión del Silencio en Pozoblanco. Procesión del Silencio en Pozoblanco.

Procesión del Silencio en Pozoblanco. / Sánchez Ruiz

Día de contrastes en los municipios. El Lunes Santo trajo consigo vía crucis y misereres, a los que también se sumaron procesiones jóvenes y algunas de las más llamativas de la Pasión cordobesa como la Santa Cena de Puente Genil y su monumental misterio.

Baena

Coliblancos durante el miserere. Coliblancos durante el miserere.

Coliblancos durante el miserere. / Sara Núñez

En Baena, las procesiones no dan comienzo hasta la noche del Miércoles Santo; sin embargo, en la noche del Lunes y Martes Santo se celebran sendos misereres, los más vistosos y esperados por los ciudadanos como preludio ya del inminente inicio de la Semana Mayor. Así ocurrió en la noche de ayer. El desfile comenzaba encabezado por la turba de judíos de la cola blanca ataviados con su característico casco de coracero, crines blancas y plumeros de vistosos colores. Además, les acompañaban los hermanos de la Vera Cruz, del Cristo de la Sangre, la centuria romana de las Angustias, la hermandad de San Juan y los Enlutaos. Esta cofradía la conforman también los hermanos de la Hermandad del Santo Sepulcro y la Virgen de la Soledad, aunque no desfilan en la noche del miserere.

Cabra

Cristo del Calvario. Cristo del Calvario.

Cristo del Calvario. / A. J. Roldán

En un ambiente apacible y primaveral, Cabra siguió viviendo ayer su Semana Mayor. Un Lunes Santo protagonizado, como manda la tradición, por los contrastes. Aquellos que imprimen dos estilos muy diferentes de concebir esta celebración y que se personifican en las hermandades del Calvario y el Cristo de la Sangre. Una muchedumbre aguardó impaciente en la plaza de Aguilar y Eslava, desde bien entrada la tarde, la complicada salida del paso de misterio del Santísimo Cristo del Calvario y el palio de Nuestra Señora del Rosario, Madre de la Iglesia. Y de la sutileza y la elegancia, al riguroso luto y el rezo del vía crucis. A las 22:00 salió, con puntualidad, el crucificado de la Sangre –siglo XVIII– tumbado sobre los hombros de ocho penitentes ataviados con hábito negro y cubrerrostro rojo. Digno de mención es el tránsito de este cortejo por las angostas y estrechas calles del Cerro, que volvió a llenarse de público para disfrutar de una de las estampas más tradicionales de la Semana Mayor local.

Iznájar

El Lunes Santo es de recogimiento en el municipio de la Subbética, con el vía crucis de la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte y San Juan Evangelista, la más joven de las cofradías iznajeñas, fundada en 1996. Tres cofrades de San Juan, un romano, un judío y un músico de la lira fueron los encargados de portar en sus hombros al Cristo escoltado con antorchas.

La Rambla

El Huerto. El Huerto.

El Huerto. / Gabi Páez

La cofradía del Huerto protagonizó la noche del Lunes Santo rambleño. La expectación era máxima a las puertas de la parroquia de la Asunción, de donde partió la cruz de guía a las 21:00. Con casi 400 hermanos, los 35 costaleros mecieron este joven misterio, aún sin rematar, por las calles del centro de la localidad. La cofradía trabaja ya en el proyecto del paso de palio de la Virgen del Desconsuelo.

Lucena

Tres imágenes procesionaron ayer en la Semana Santa lucentina, pertenecientes a la Archicofradía de la Pasión Franciscana. Fueron Nuestro Padre Jesús Cautivo de Medinaceli, la Santísima Virgen de las Angustias y María Santísima de la Pasión y Ánimas. La cofradía se fundó en 1973 y se han ido sumando corporaciones hasta configurar su estructura actual.

Montilla

Las puertas de San Agustín se abrieron en la noche de ayer por primera vez esta Semana Santa para la procesión del Cristo del Perdón, portado por mujeres en un ambiente de gran recogimiento. El llanete se llenó de público para asistir a la salida de la hermandad, que colmó de sentimiento el vacío existente en el Lunes Santo montillano después de la concienzuda restauración acometida a principios de la década de los 90 del pasado siglo por los montillanos Antonio Herrador y Rafael Castro del titular.

Montoro

El solemne traslado en vía crucis del Santísimo Cristo de la Misericrodia se convirtió un año más en protagonista en la localidad de Montoro en la noche del Lunes Santo. El recorrido arrancó en torno a las 22:00 desde la parroquia de San Bartolomé y cientos de montoreños acompañaron a la imagen durante sus 14 estaciones de penitencia, en un itinerario que recorrió algunos de los puntos más emblemáticos de la localidad. Esta salida, que se caracteriza por su sobriedad, concluyó con la última parada penitencial en la Iglesia de San Sebastián. Este traslado se instituyó en el año 1980 por parte de la cofradía de la Misericordia para llevar a su imagen titular hasta la ermita de San Sebastián.

Palma del Río

Vía crucis del Cristo de las Aguas. Vía crucis del Cristo de las Aguas.

Vía crucis del Cristo de las Aguas. / Rafael Morales

El Lunes Santo palmeño siempre se asocia a una imagen: el vía crucis del Cristo de las Aguas. Una hermandad que, tras cambiarse los estatutos, ha sido reconocida como hermandad franciscana por la Diócesis de Córdoba. En torno a las 20:30, por la puerta de la parroquia de San Francisco salieron diez portadores con la figura de Jesucristo en la cruz para ir poco a poco realizando sus estaciones de penitencia en diferentes enclaves entre los que destaca su paso por la Plaza de Jesús Nazareno, el discurrir por el interior de la iglesia de la Asunción o durante su trayecto por la plaza de Fuentecilla de los Frailes; precisamente, el carácter sacramental de la cofradía hace que desde 2007 se produzca una de las estaciones en el Sagrario de la Asunción. Sin rebasar la medianoche y con la música de capilla de fondo, tras la decimocuarta estación de penitencia concluyó el recorrido y los devotos realizaron el solemne besapies en el interior de la capilla del Santo Sepulcro.

Pozoblanco

Procesión del Silencio. Procesión del Silencio.

Procesión del Silencio. / Sánchez Ruiz

El Cristo del Silencio amarrado a la Columna y María Santísima de la Salud fueron los protagonistas del Lunes Santo en Pozoblanco. Acompañado por la agrupación musical Nuestro Padre Jesús Nazareno de la Fuensanta de Morón de la Frontera (Sevilla) acompañó al Señor y la banda de música Santa Cecilia de Pedroche hizo lo mismo con la Dolorosa.

Priego de Córdoba

Cristo de la Buena Muerte. Cristo de la Buena Muerte.

Cristo de la Buena Muerte. / Laura Serrano

Desde la ermita del Calvario, en torno a las 21:00, comenzaban a desfilar un reguero de penitentes con indumentaria negra y morada, que poco a poco iban recorriendo las vereíllas que descienden de este templo. En la explanada, las miradas fijas en la salida de los dos titulares, en primer lugar, el Cristo de la Buena Muerte, que portado por ocho costaleros de manera inclinada, y escoltado por cuatro grandes antorchas, iniciaba su estación de penitencia, seguido de cerca por la Virgen de los Dolores, cuyo impresionante trono, abandonaba su pequeña ermita, camino de la parroquia de la Asunción, donde permanecerá hasta la madrugada del Viernes Santo.

Puente Genil

Misterio de la Santa Cena. Misterio de la Santa Cena.

Misterio de la Santa Cena. / J. M. Cabezas

El Lunes Santo en Puente Genil lo protagonizaron la Sagrada Cena de Jesús y María Santísima del Amor que partieron desde la parroquia de San José acompañados de un séquito de nazarenos vestidos con túnica y cubrerrostro blanco, bocamangas, botonadura y cinturón granate. El paso de misterio de la Sagrada Cena de Jesús es el que mayor número de imágenes tiene en Puente Genil, compuesto por Cristo más los 12 apóstoles. El conjunto llegó a la ciudad 1984 y con el paso del tiempo se ha convertido en una de las procesiones que más público atrae. Le sigue la Virgen del Amor, por la que los pontanenses sienten gran devoción. La procesión recorre en sus inicios la avenida de la Matallana y llega hasta el Romeral, desde donde se adentra a la calle Horno.

Villanueva de Córdoba

Nuestra Señora del Dulce Nombre, Virgen de la Paz. Nuestra Señora del Dulce Nombre, Virgen de la Paz.

Nuestra Señora del Dulce Nombre, Virgen de la Paz. / José Ángel Cabrera

La iglesia del Dulce Nombre de Villanueva de Córdoba acogió anoche el desfile procesional de la Hermandad Sacramental y de Penitencia de Jesús Cautivo y Nuestra Señora del Dulce Nombre, Virgen de la Paz, en un recorrido que partió a las 21:00. La salida del templo y el paso de las imágenes por la calle Sol –entre otras– y la plaza de España fueron algunos de los momentos más destacados. Las imágenes titulares de la cofradía son Jesús Cautivo, Judas y la Virgen de la Paz. Precisamente, con motivo del 25 aniversario de la bendición de la virgen se estrenó la marcha procesional Cautivo bajo la luna flamenca.

Con informaciones de Rafael Morales, Sara Núñez, Antonio J. Roldán y Laura Serrano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios