Campiña Este

Retirada la moción de censura de Baena

José Andrés García y David Bazuelo, cabizbajos. José Andrés García y David Bazuelo, cabizbajos.

José Andrés García y David Bazuelo, cabizbajos. / S. Núñez

En un último giro de guion inesperado, los grupos de PSOE e IU han retirado en la mañana de este jueves in extremis la moción de censura de Baena contra el cogobierno de PP y Cs, minutos antes de que haya comenzado el pleno convocado para debatirla.

El portavoz de IU, David Bazuelo, ha explicado que la oposición desiste ante las dudas jurídicas existentes sobre si el concejal Alfonso Rojano continúa en el grupo de Iporba, el partido de Luis Moreno, o ya se considera no adscrito. En esta última hipótesis, se aplicaría el Pacto Antitransfuguismo y, por tanto, IU se retiraría de la medida pese a que desde el principio la ha respaldado.

"No queremos presentar una moción de censura que genere dudas, queremos que sea limpia, por lo que hemos entregado un documento en el que desistimos", ha anunciado Bazuelo, quien ha explicado no obstante que cuando se resuelvan las dudas jurídicas "se volverá a presentar". "Queremos llegar al gobierno de Baena completamente limpios", ha excusado.

En la breve comparecencia han estado presentes el responsable de Organización de IU en Córdoba, Sebastián Pérez; su homóloga en el PSOE, Dolores Amo, y el portavoz del grupo socialista en Baena, José Andrés García.

Este último ha subrayado que el Pleno en el que, al menos formalmente, se ha expulsado a Rojano de Iporba "se dirimirá en un tribunal". García ha tildado la sesión de "burda manipulación" y ha lamentado que Baena "vuelva a conocerse por los juzgados". El socialista ha aclarado, no obstante, que la oposición no desiste de la herramienta del voto de censura, sino que lo aplaza". "Y llegará más pronto que tarde, cuando todo esto se dirima judicialmente y se resuelva negro sobre blanco", ha advertido.

Un pleno exprés para la expulsión

Desde las 08:30, la vida política del municipio de la Campiña Este, de 19.284 habitantes, ha vivido en convulsión. Pues apenas dos minutos le bastaban al cogobierno de PP y Cs para la toma de conocimiento ante el Pleno de la condición como concejal no adscrito de Alfonso Rojano, un recién llegado a la política que se ha convertido en el centro de la vida municipal.

En una sesión exprés y muy bronca, a la que han asistido todos los concejales, la alcaldesa, Cristina Piernagorda (PP), se limitó a relatar la toma de conocimiento de la expulsión del partido fundado por Luis Moreno, amparándose en la Ley de Bases de Régimen Local. 

El concejal del PSOE José Andrés García interrumpió la brevísima intervención de Piernagorda para advertirle de que, si no se votaba la inclusión del punto en el orden del día, "podría estar incurriendo en un delito de prevaricación". La primera edil lo obvió y mencionó varias sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y del Tribunal Superior de Castilla y León que la avalarían.

La portavoz de IU, Cristina Vidal, también intervino en tropel: "Aludo a mi derecho de amparo", gritó de manera insistente. Piernagorda la llamó al orden y amenazó con una intervención de la Policía Local. 

Todo ocurrió en cuestión de dos minutos, en los que se sucedieron los gritos y las imprecaciones. La primera edil levantó la sesión y los concejales del cogobierno abandonaron la sala de plenos, dejando con la palabra en la boca a la oposición. Los portavoces de IU y PSOE suguieron dirigiéndose al secretario para pedirle la anulación del Pleno. El funcionario, finalmente, intervino: "La señora alcaldesa ha levantado la sesión", zanjó.

La expulsión de Alfonso Rojano de Iporba es la clave de la moción de censura, ya que la comisión colegiada de IU ya advirtió esta semana de que, pese a que la ha impulsado, no la respaldaría finalmente en estas condiciones en aplicación del Pacto Antitransfuguismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios