Provincia

La Diputación de Córdoba cambia el 70% de sus nombres en el nuevo mandato

  • Al palacio de la Merced regresan viejos nombres conocidos, como la ex presidenta María Luisa Ceballos, alcaldesa de Priego, y el regidor de Puente Genil, Esteban Morales

Antonio Ruiz, entre Felisa Cañete y Dolores Amo el pasado lunes. Antonio Ruiz, entre Felisa Cañete y Dolores Amo el pasado lunes.

Antonio Ruiz, entre Felisa Cañete y Dolores Amo el pasado lunes. / Juan Ayala

La Diputación de Córdoba renovará el 70% de sus 27 nombres en el mandato que se estrenará a finales de la próxima semana y que estará presidido por segunda vez por el alcalde de Rute y secretario provincial del PSOE, Antonio Ruiz.

Los partidos agotaron ayer el plazo legal para la presentación de sus representantes al Pleno, que queda conformado por 11 ediles del PSOE, ocho del PP, cinco de IU, dos de Cs y uno de Vox, que se estrena en el palacio de la Merced. De todos los diputados, 11 son alcaldes, diez de ellos con mayorías absolutas. Los regidores proceden de Rute, Puente Genil, Montilla, Luque, El Viso y Villafranca (PSOE); Priego de Córdoba, Dos Torres, Cañete de las Torres y Bujalance (PP), y Montalbán (IU).

La corporación quedará constituida, como muy tarde, el viernes 28 de junio y después de esa fecha habrá que esperar algunos días más para conocer el nuevo organigrama. Lo único seguro es que, tras un intenso debate en el seno del PSOE entre sanchistas y susanistas, Antonio Ruiz iniciará su segundo mandato con el voto del 66% del comité provincial. Estará acompañado por parte de su núcleo duro del mandato que ahora se agota, como son las vicepresidentas Felisa Cañete, alcaldesa de Luque, y Dolores Amo, concejala de Montoro y nombre clave en la organización del partido. Faltará la presidenta del Instituto Provincial de Desarrollo Económico (Iprodeco), Ana María Carrillo, que estos cuatro años se volcará en tareas de gestión en Puente Genil.

Los demás nombres del grupo socialista son nuevos respecto al anterior mandato, aunque algunos ya han pasado en etapas anteriores por esta administración. Así, el equipo queda constituido por el alcalde de Puente Genil, Esteban Morales, que llegó a tener un cargo de responsabilidad en la última etapa de Francisco Pulido; el de Montilla, Rafael Llamas, que se estrena; la concejala de Posadas Salud Navajas;la edil de Belmez Ana Belén Blasco; el regidor de El Viso, Juan Díaz; el de Villafranca, Francisco Palomares, y los concejales de Córdoba capital Víctor Montoro –que ha sido gerente del Imdeec durante el mandato anterior–, y de Espejo Inmaculada C. Silas.

Una mayor cuota de poder para IU

El PSOE está obligado a entenderse con IU en esta nueva etapa para constituir un cogobierno en el que la coalición de izquierdas, que sube de tres a cinco diputados por el buen resultado obtenido en la provincia en las municipales, confía en tener una mayor responsabilidad. Por parte de IU, al palacio de la Merced llega la concejala del Ayuntamiento de Córdoba y secretaria provincial del Partido Comunista, Alba Doblas, que aspira a ostentar un cargo de peso y cuya designación ha estado rodeada de polémica, con la oposición de una treintena de concejales y alcaldes por el procedimiento que ha seguido la dirección provincial, que hasta el momento se mantiene en silencio.

Repetirá el todavía portavoz de IU en la Diputación, el concejal de El Carpio Francisco Ángel Sánchez, y se incorporan el alcalde de Montalbán, Miguel Ruz; la concejala de Aguilar de la Frontera Carmen Zurera y el edil de Almodóvar del Río Ramón Hernández.

El nuevo cogobierno PSOE-IU quedó acordado después de las elecciones en el marco del acuerdo global firmado por las cúpulas de ambas formaciones para apoyarse en las alcaldías donde era necesario. La negociación del organigrama, en todo caso, se prevé difícil debido a que la coalición aspira a mejorar el reparto de áreas que ha gestionado. Cultura, Igualdad y Cooperación y Agricultura y Caminos Rurales han sido las delegaciones gestionadas por IU en este periodo.

Así queda configurada la oposición

El principal grupo de la oposición en la nueva etapa lo constituirá el PP, con ocho diputados, cuatro de ellos alcaldes. Por el partido judicial de Priego de Córdoba desembarca la propia alcaldesa, María Luisa Ceballos, la única mujer que hasta el momento ha presidido la Diputación cordobesa y que ha regresado a la Alcaldía de la localidad de la Subbética con mayoría absoluta tras la moción de censura que en el anterior mandato la desalojó del cargo. Por el partido judicial de Córdoba, los nombres elegidos son el responsable de Seguridad del Ayuntamiento de la capital, Miguel Ángel Torrico; los alcaldes de Cañete de las Torres y Bujalance, Félix Romero y Elena Alba, respectivamente, y el edil de Villafranca Agustín Palomares.

El concejal de Cabra Guillermo González; la edil ruteña Carmen María Arcos y el regidor de Dos Torres, Manuel Torres, completan el equipo de los populares, en el que repiten cuatro. De todos ellos, es Agustín Palomares el que más protagonismo ha ostentado en el palacio de la Merced en estos últimos años, por lo que su nombre suena con fuerza para la portavocía.

La corporación provincial se completa con los diputados de Ciudadanos y Vox. El partido naranja, que ha mejorado notablemente su resultado en la provincia respecto a las municipales de 2015, pasa a tener dos sillones. Pese a que se barajó hasta el final al edil de Córdoba Manuel Torrejimeno, hombre fuerte de organización, finalmente los designados son el edil de Pedro Abad Miguel Castellano y la concejala de Villaviciosa Erika Nevado, ambos nuevos en política.

Respecto al partido de Santiago Abascal, los buenos resultados en la capital, donde ha logrado dos concejales, le permitirán también estar presente en la institución provincial. El nombre elegido es el de Rafael Saco, quien tiene así la oportunidad de proyectar las propuestas de su partido para la provincia.

De otro lado, la Comisión Federal de Listas del PSOE ha avalado las propuestas para presidir diputaciones llegadas de los diferentes territorios, sin que haya sido necesario ejercer su capacidad para modificar los nombres votados previamente en los comités provinciales. Se cumple así el acuerdo del PSOE andaluz con la dirección federal, según el cual renovarían en sus puestos los actuales presidentes de las diputaciones, entre ellos Antonio Ruiz en Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios