Postrimerías

Iberismo

Para quienes compartimos el viejo solar de Hispania no cabe imaginar otro horizonte que el de una feliz convivencia

Como afirma el profesor Arturo Casas en su prólogo a la reedición de una obra clásica sobre la historia comparada de las literaturas española y portuguesa, Pirene (Athenaica), de Fidelino de Figueiredo, la cuestión del iberismo ha sido abordada con mayor enjundia teórica por nuestros vecinos occidentales, pero a la vez ha interesado más en España que en Portugal, donde la desconfianza hacia los empeños integradores, aun cuando fueran planteados en los términos de una libre asociación entre iguales, llevó a calificar como poco menos que traidores a los partidarios de la unidad ibérica. Dicen al parecer las encuestas que estos abundan en ambos países, pero el rechazo es asimismo considerable y lo cierto es que las tentativas de uno u otro lado por estrechar lazos más que evidentes no han superado nunca los recelos mutuos.

Surgido del deseo de independencia tras la invasión francesa, reforzado tras la unificación de Italia y Alemania y estimulado, ya en las postrimerías del siglo, por la percepción de un declive compartido, el iberismo alcanzó especial resonancia en el XIX y no extraña que su formulación, por lo demás cambiante, fuera deudora de una visión historicista apoyada en los conceptos románticos referidos al genio o el espíritu de los pueblos, que en el caso de los peninsulares apenas pueden invocarse sin aludir a la dimensión ultramarina. Más que en la utopía de la gran Iberia, sin embargo, históricamente defendida por monárquicos, liberales, republicanos, socialistas o libertarios para ganar peso político, enfrentar el despotismo o resolver el problema de la articulación territorial, el gran legado del iberismo se sitúa en el ámbito de la cultura y es ahí, desprovisto de ensoñaciones imperiales, donde merece ser actualizado.

Del lado español y hasta bien entrado el siglo XX, antes de que las respectivas dictaduras rebajaran el discurso iberista a una retórica vacía, notorios lusófilos como Clarín, Valera, Menéndez Pelayo, Unamuno, Maragall, Valle, Ramón, Giménez Caballero o Carmen de Burgos abundaron en la idea de una fraternidad esencial que no precisaría de mayores vínculos institucionales -tanto más innecesarios en la era de la comunidad europea- para ser efectiva y fecunda a ambos lados de la Raya. Sentir el arte o la literatura de Portugal como cosa propia, apreciar en lo hondo sus ciudades, sus paisajes o sus gentes, conmoverse ante sus dificultades o asumir sus esperanzas es algo tan natural para quienes compartimos el viejo solar de Hispania que no cabe imaginar otro horizonte que el de una íntima convivencia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios