EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crónica Personal

Cazarlas al vuelo

Las declaraciones de Millet y Montull sobre la financiación de CDC han colocado a Artur Mas bajo las patas de los caballos

La reacción de Puigdemont tras la heroicidad del Barça ante el PSG fue barrer para casa, para la política. Al presidente de la Generalitat le faltó tiempo para advertir que, pese a las dificultades, el proceso independentistas se iba a completar de la misma manera que el Barça ganó un partido con todos los elementos en contra.

Algunos las cazan al vuelo, no desaprovechan la oportunidad que se les presenta: un resultado deportivo, un suceso que provoca alarma social, la última peripecia personal o personal de un artista … O la mala noticia que recibe un adversario, un dirigente de otro partido.

Millet y Montull han colocado a Artur Mas bajo las patas de los caballos. La minuciosidad con la que han explicado cómo engrosaban las arcas de Convergencia Democrática de Cataluña confirma que el trigo de la financiación no era limpio, como se suponía, pero los datos han sido más escandalosos de lo que también se suponía. En circunstancias normales, esas declaraciones tendrían que suponer el acta de defunción de Artur Mas y de muchos otros dirigentes de la antigua CDC, hoy PDeCAT, pero sobre todo de Artur Mas. Pero el ex presidente de la Generalitat que aspira a serlo nuevamente, no se da por aludido, como si no formara parte de la historia de CDC, como si ese partido que dirigió jamás hubiera existido.

Ha aprovechado una circunstancia favorable, que las declaraciones sobre el saqueo del Palau han coincidido con nuevos datos sobre la Púnica que cuestionan gravemente la limpieza de la financiación del PP en tiempos de Esperanza Aguirre, para asumir con absoluta tranquilidad las noticias sobre el 3%, que luego se convirtieron en el 4% porque, como ha explicado Montull, CDC necesitaba más dinero. Desde el entorno de Mas afirman que el ex presidente no se inmuta ante lo escuchado por los responsables del Palau.

Las nuevas investigaciones sobre la Púnica son un revulsivo, abundan en la financiación ilegal del PP y sin ninguna duda alguien, o muchos alguien, deben asumir sus responsabilidades, porque ni siquiera sirve la explicación de Aguirre cuando dice que pecó de no estar vigilante y por eso decidió hace un año dimitir de la presidencia regional del partido. Hay que ir hasta el fondo, hasta el final. Pero con Artur Mas y sus compañeros de aventura de CDC también. Todos ellos. Porque sólo faltaba que el trapicheo del 3 o del 4 por ciento sólo tuviera como consecuencia la condena de Millet y Montull mientras los que les utilizaron para organizar su trama delictiva en torno al Palau se vayan de rositas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios