EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Alto y claro

José Antonio Carrizosa

jacarrizosa@grupojoly.com

Alguien lo pagará

El acuerdo con ERC no acercará a Cataluña a la independencia. Se trata de consagrar privilegios

No merece la pena darle muchas más vueltas porque no las tiene: el acuerdo al que antes o después llegarán los socialistas con Esquerra Republicana para asegurarle a Pedro Sánchez un puñado de meses más en La Moncloa ni acercará ni alejará a Cataluña de la independencia, la dejará donde está y donde va a seguir estando durante años. De lo que se trata es simplemente de qué se les va a dar en inversiones y privilegios de financiación para que cada vez la comunidad más favorecida de España sea más rica y comparta menos con las más pobres. Todo ello revestido, además, de una pretendida negociación sobre un conflicto político que sirve de carcasa en la que meter todo lo demás.

Es el precio del poder. Y si a alguien en España le parece que siempre saldrá barato lo que se pague con tal de ocupar el sillón de presidente del Gobierno ese es Pedro Sánchez. Lo demostró en la moción de censura que sacó del poder a un Rajoy calcinado por los escándalos de su partido y desde entonces no ha hecho otra cosa que luchar para prolongar día a día su permanencia en el cargo, incluso equivocándose en la repetición de las elecciones o dando ahora la llave de la gobernabilidad a un partido que sienta en la mesa de negociación a su número tres porque el número uno está en la cárcel condenado por sentencia firme del Tribunal Supremo y la número dos huyó de España para escapar de la acción de la Justicia. Un partido, por otro lado, al que no dudan en calificar de progresista cuando lo único que ha hecho desde su fundación en 1931 es defender los privilegios de unos pocos y eso incluye a Lluís Companys o Josep Tarradellas en la misma medida que al preso Junqueras.

Tras el fracaso del intento de golpe de 2017 y la aplicación del artículo 155 de la Constitución, la independencia de Cataluña, por más que se intenten maximizar los discursos, no es algo que esté encima de la mesa. Eso lo saben perfectamente en Esquerra, que ha visto cómo las cosas se le han puesto a favor para llevar a la voz cantante en el campo nacionalista y arrinconar a los ex convergentes del fugado Puigdemont en unas elecciones autonómicas que ya se ven en el horizonte. En esas estamos y la clave es hasta dónde va a ceder Pedro Sánchez para mantenerse en el poder. Por los antecedentes del caso hay que temer que no sea poco ni en asuntos menores. Como diría Josep Plá, ¿y todo esto quién lo paga?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios