Análisis

helena arriaza

'Pasapágina'

ENvez de pasar palabra lo que debería hacer Telecinco es pasar página. El programa presentado por Christian Gálvez cada tarde en la cadena de Mediaset ya aburre. Es una pena porque el presentador es de lo mejorcito con lo que cuentan en el grupo audiovisual, y un programa cultural siempre es bienvenido. Pero llega un momento en el que es mejor poner punto y final a formatos que están más que quemados.

Pasapalabra ha pasado por varias etapas. Empezó hace casi veinte años en Antena 3 y después pasó a Telecinco. Desde entonces se ha emitido de lunes a viernes, de lunes a domingo, en horario de tarde, en horario de mediodía. Se han realizado especiales de diferentes temáticas y han concursado un sinfín de famosos. El programa tiene incluso historia de amor, la de su presentador y su mujer Almudena Cid. Fue en ese plató donde se conocieron y desde entonces están juntos. Con todo esto no se puede negar que el concurso es uno de los programas más importantes de nuestro país. Pero está perdiendo la magia, además de la audiencia. Antes lograba ser cada día líder de su franja horaria e incluso líder de la jornada. Pero desde hace unos meses ¡Boom!, el programa del mismo género que se emite a la misma hora en la competencia, le ha arrebatado el liderazgo. Una clara muestra de que el programa ya no es, ni de lejos, lo que era.

De vez en cuando se introducen nuevas pruebas o se recupera a concursantes que hicieron historia en el programa. Pero eso ya no engancha. Cuando se introducen nuevas pruebas los cambios no pueden ser enormes ya que se perdería la esencia. Y llevar a concursantes ya reconocidos hace que el formato resulte monótono. Ya ni cuando los participantes se llevan el bote tiene interés. Hay cero intriga. Para intentar enganchar a los espectadores desde la cadena anuncian a bombo y platillo qué día entregan el bote. Y aunque por un lado eso está bien, por otro le quita la tensión y emoción que requiere un concurso.

Resulta complicado pensar qué otro espacio estaría bien en su lugar. Teniendo en cuenta las pocas ganas de innovar que tiene Mediaset (Cuatro es el claro ejemplo), es difícil creer que encontrarían un buen sustituto. Por eso probablemente quede Pasapalabra para rato. Al menos tiene la ventaja de poder ver a un profesional como Christian Gálvez cada tarde. Sin duda el presentador ha sido en gran parte el encargado de lograr que después de casi dos décadas el concurso del rosco siga en antena. Y ese mérito no se puede negar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios