Análisis

la gloria de san agustín

Cambiar

Vaya la que se ha liado en un abrir y cerrar de ojos, que se ha jubilado Rajoy y tenemos a Sánchez, ese político que parece actor, como Presidente de España, quién nos lo iba a decir hace solo unos días. Y lo más importante de todo, faltaría más, nuestro Córdoba sigue en Segunda, y lo ha conseguido por la puerta grande, que todavía hay quien no se lo cree. Tampoco hay que extrañarse. No hay que extrañarse porque la cosa no estaba regular, ni tampoco mal, la cosa estaba imposible, que esa es la única verdad, que nos hemos pasado siete meses, siete, que se dice pronto, en puestos de descenso, que eso no se le olvide a nadie, que fue tal y como lo estoy contando, que no exagero en nada, pero nada.

No me extraña que el entrenador, Sandoval, haya hecho el camino hasta la ermita de la Virgen de Luna, en Pozoblanco, que tiene que creer que ha sido un milagro lo que ha pasado, como poco. Lo que no termino de creer es que estemos cuestionando cambiar de entrenador con el temporadón que ha hecho el hombre, que mejor imposible, me parece a mí. Lo siento pero no lo entiendo, porque yo a ese hombre le habría dado lo que me hubiera pedido y a lo mejor es que yo soy malo para los negocios y hay que ser como esta gente de las empresas. Que muchas veces los que tienen taco es porque no gastan ni a la de tres, que me conozco a más de uno y a más de dos, lo que yo les diga. Yo creo que es preferible tener menos y disfrutar más. Me parece a mí, que en la mitad está siempre lo más razonable, digo yo.

Yo creo que es bueno cambiar pero cuando hay que cambiar, que cambiar por el simple hecho de cambiar no me parece bien, es que me parece hasta mal y muy mal, que muchas veces se hace por novelería. Lo de Rajoy lo entiendo, nos gustara más o menos, que habíamos llegado ya a una situación en la que no podíamos estar, ni mucho menos, que cuando las cosas se hacen así de mal no queda más remedio que dar una solución. Pero lo del entrenador del Córdoba sí que no puedo entenderlo, y por eso me repito tanto, que ese hombre ha echado aquí los higadillos, y nunca mejor dicho. En fin, que espero que se solucione lo de nuestro equipo y también lo de España, claro, que ya nos toca un tiempo de tranquilidad y de hacer bien las cosas. Eso de la tranquilidad se puede aplicar también a junio, que aunque nos fastidie también es necesario descansar un poquito, que le viene bien al cuerpo y al bolsillo. El año que viene, más, y sin necesidad de cambiar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios