EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

fernando Faces

¿Aguantará esta vez la banca?

Los banqueros afirman, "esta vez la banca no será el problema, será la solución". Durante los últimos años la banca ha saneado sus balances, reducido la morosidad, minimizado los costes, y mejorado sustancialmente su eficiencia y su solvencia. La banca afirma estar mejor preparada que en 2008 para hacer frente a la nueva crisis. Si esto es así no se explica el fortísimo castigo que está recibiendo en las bolsas. El castigo viene de años atrás. Desde el inicio de 2017 hasta la irrupción del Covid-9, la Banca Europea perdió un 20% de su valor bursátil. Durante estos años la banca ha generado colchones de liquidez y de capital. La pregunta es si estas mejoras serán suficientes para contrarrestar el gran impacto de la mayor crisis desde la Gran Depresión de 1929.

La banca está siendo el sector más castigado en las bolsas de todo el mundo. Los sistemas bancarios más castigados son los de aquellos países con mayor propagación de la pandemia: España, Francia, Italia, Irlanda, Bélgica, el Reino Unido. Los menos castigados son los de China, Japón, Finlandia, Suecia, Singapur o Corea del Sur. Lo sorprendente es que todos los sistemas bancarios mundiales están cotizando por debajo de su valor contable. En Europa el precio de mercado con respecto al valor contable (P/B) ha descendido hasta el 0,3. En los sistemas bancarios de USA y países nórdicos hasta el 0,8. Lo más preocupante es que la caída del P/B de los bancos europeos les imposibilita acudir a los mercados para cubrir las ampliaciones de capital necesarias para contrarrestar el fuerte impacto de la crisis.

Esta es la razón por la que los supervisores europeos han prohibido el pago de dividendos a los accionistas. Ante la imposibilidad de acudir a los mercados, los beneficios se constituyen en la única fuente de generación de capital. Al ser la prohibición generalizada, se evita el riesgo de "estigmatización" frente a los inversores.

Hasta el mes de mayo las cotizaciones de la Banca Europea se han desplomado un 56% y las de la banca española un 52%. Desde la segunda semana de mayo las cotizaciones de la Banca Europea se han recuperado un 26% y las de la Banca Española un 13%, la mitad.

Los bancos que con mayor intensidad se han recuperado han sido los que más provisiones han hecho para deterioros futuros de sus activos. Los inversores han premiado a los bancos más prudentes. La recuperación bursátil continuará, con gran incertidumbre y volatilidad. El negocio bancario ha disminuido como consecuencia del parón económico. Según Moody's la morosidad se duplicará hasta el 8%.

La rentabilidad continuará descendiendo por los bajos tipos de interés, el escaso negocio crediticio y la mayor morosidad. Gracias a su recuperada solvencia y no teniendo problemas de liquidez la Banca Española y europea, con ayuda del BCE puede aguantar el periodo 2020-2021. El problema surgirá si, como consecuencia de un rebrote pandémico, la crisis económica se extiende al 2022 y parte del 2023. En este caso la banca pasaría de ser la solución a ser el problema. La crisis habría mutado de crisis económica a crisis financiera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios