Jazz

Pareja de ases

  • Varias reediciones de discos grabados en directo recuperan las colosales figuras del saxofonista Dexter Gordon y el trompetista Woody Shaw

El saxofonista Dexter Gordon (Los Ángeles, 1923-Filadelfia, 1990). El saxofonista Dexter Gordon (Los Ángeles, 1923-Filadelfia, 1990).

El saxofonista Dexter Gordon (Los Ángeles, 1923-Filadelfia, 1990).

Jimmy Giuffre, Red Garland, Art Pepper o el catálogo Xanadu ya fueron objeto de (re)edición por parte de Elemental Music en su labor de recuperación de piezas descatalogadas o inéditas de la exuberante crónica jazzística.

Fundado en 2012 por el productor norteamericano Zev Feldman y el español Jordi Soley, la marca ha situado al jazz en uno de sus focos de trabajo para señalarse en poco tiempo como una más que fiable vía de rescate de obras a descubrir o revisar. Arropadas por excelentes tomas de sonidos, ediciones en CD / vinilo y cuidadas presentaciones, sus discos se han ganado un espacio entre los aficionados más perseverantes, quienes se han visto sorprendidos además por la calidad de los registros.

El saxofonista Dexter Gordon (1923-90) y el trompetista Woody Shaw (1944-89) se han convertido en los protagonistas de sus últimos hallazgos. Dos primordiales figuras del jazz moderno, que incluso llegaron a grabar juntos en álbumes como Homecoming (1977) de Gordon y que reconquistan su cuota de actualidad de la mano de sendos trabajos en directo. Ambos se suman a los grabados en Tokio en los años 1975 y 1981 en formación de cuarteto y quinteto respectivamente, publicados también por Elemental Music el pasado mes de junio. Si ya ambos sorprendían por la riqueza de sus contenidos y exposiciones, algo muy similar se puede decir de estas dos nuevas aportaciones a tan insignes discografías.

Espace Cardin 1977 muestra a Dexter Gordon con el billete en dirección a Estados Unidos en el bolsillo tras una larga estancia como exiliado voluntario en Copenhague que se extendió entre 1962 y 1976. Después de una prolífica etapa en el sello Steeplechase y a punto de firmar por Columbia, en lo que supondría una discreta fase de su trayecto, Gordon ajustaba las piezas de un nuevo cuarteto en el parisino Espace Pierre Cardin (Theátre de la Ville) el 25 de septiembre de 1977.

Allí estuvo también el pianista Al Haig en lo que, a la postre, supondría su única grabación junto a Gordon. El contrabajista local Pierre Michelot y la batería del amigo Kenny Clarke respaldaron al saxofonista en un set sólido y de sostenida secuencia. Su poderoso saxo tenor toma las riendas durante un itinerario que recala en standards como Body and Soul, que tiró también del repertorio de amigos como Sonny Rollins (Oleo) o Thelonious Monk ('Round Midnight) pero que no olvidó su, a menudo postergada, faceta como compositor: el recurrente Sticky Wicket, Antabus y la certera aparición del soprano en A La Modal certifican un concierto que evidencia la grandeza de su intérprete.

El trompetista Woody Shaw (Laurinburg, 1944-Nueva York, 1989). El trompetista Woody Shaw (Laurinburg, 1944-Nueva York, 1989).

El trompetista Woody Shaw (Laurinburg, 1944-Nueva York, 1989).

Por su parte, Live in Bremen 1983 presenta en un doble los muchos valores de un trompetista dotado de un ataque técnico y vertiginoso aunque capaz de templar y recrearse en una madurada sonoridad. Woody Shaw grababa entonces para Columbia en lo que puede considerarse su época de mayor creatividad, agrupada en su momento en la caja The Complete Columbia Albums Collection (2011).

De hecho, el grupo que lo acompañó en esta grabación en Post Aula de Bremen el 18 de enero de 1983 -integrado por Mulgrew Miller (piano), Stafford James (contrabajo) y Tony Reedus (batería)- también había formado parte de su último disco para el sello titulado United (1981). Este extenso e intenso set salta del clásico You and The Night and The Music a su propio guión, generosamente representado por cuatro composiciones entre las que destaca Rahsaan's Run, el brillante homenaje a Rahsaan Roland Kirk, pasando por dos aportaciones de Miller y el familiar The Theme de Miles Davis.

El conjunto redondea un trepidante directo que nos hace lamentar aún más la pérdida de un enorme músico al que el destino quiso llevar a la tumba -al igual que ocurrió con su compañero Mulgrew Miller- de forma prematura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios