Las horas

El ser humano, tan empeñado en ir contra las leyes naturales, es víctima de sí mismo cuando no se deja regir por ellas.