EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Vega | Cantante y compositora “No hay nada más rock que una mujer cantando copla”

La cantante y compositora Vega (Córdoba, 1978) La cantante y compositora Vega (Córdoba, 1978)

La cantante y compositora Vega (Córdoba, 1978) / Alfredo Tobía

La segunda edición de Operación Triunfo dio a conocer a Vega (Córdoba, 1978), quien sin embargo manifestó bien pronto inquietudes muy distintas. En 2013 fundó su propio sello discográfico, La Madriguera, desde donde ha gestionado discos como Wolverines, Non Ho L’etá (donde cantó a dúo con Elvis Costello) y La reina pez. Ha sido nominada en dos ocasiones al Grammy y compone habitualmente para otros artistas como Raphael, David Bisbal y Pastora Soler. Su último disco, grabado en directo, es Diario de una noche en Madrid, que presentará en concierto en Córdoba y Sevilla los próximos 8 y 9 de mayo respectivamente.

-Diario de una noche en Madrid es su primer disco en directo. ¿Por qué razón ha decidido presentar ahora un proyecto así?

-El disco recoge el último concierto de la gira de presentación de mi anterior disco, La reina pez, que hicimos el año pasado en la Sala Joy Eslava de Madrid. Y es curioso, pero cuando hicimos aquel concierto no teníamos ninguna intención de editarlo en disco. Lo grabamos para compartir algunas cosas en redes, pero al ver la reacción de la gente comprendimos que había que hacer algo más. Hicimos una grabación en vídeo con cuatro cámaras y, cuando comprobamos que podíamos hacer un montaje del concierto entero, decidimos lanzarnos a editar el audio y el vídeo para su lanzamiento. Era de locos, no habíamos hecho ni fotos: acudimos a las redes y pedimos a la gente que había estado en el concierto que nos enviaran las que habían hecho, seleccionamos algunas, pedimos los permisos y las incluimos. Así fue todo.

-El resultado muestra un sonido más contundente y directo que el de sus álbumes de estudio. ¿Se transforma en el escenario?

-Sé que es difícil de creer, pero yo me considero, ante todo, una artista de directo. Sí, soy un animal de escenario. Quiero definirme más por mi actitud. Por eso me siento más cerca del rock que del pop. Y por eso prefiero el directo, porque ahí hago lo que me da la gana. En cuanto al sonido, es cierto que La reina pez ya presentaba un acabado más directo y eléctrico que el Diario de una noche de Madrid ha expandido, digamos. Pero si nuestro directo suena así es en gran medida gracias a mi banda, con la que llevo muchos años ya en la carretera. Nos conocemos muy bien, nos anticipamos. Funcionamos como una máquina bien engrasada.

-El disco empieza con la lectura de un poema de Patricia de Benito, Resulta que soy fuerte. ¿Es una declaración de intenciones?

-Sí. Es una reivindicación del papel de las mujeres en la industria de la música. Tradicionalmente se considera que somos frágiles, que en este mundo debemos ir a la sombra de alguien para sobrevivir. Pero yo nunca me he identificado con eso. Yo soy fuerte, no débil. Y es más, si lo piensas la música está llena de mujeres fuertes. Fíjate en la copla. No hay actitud más fuerte que la de una mujer con bata de cola. Antes te decía que por mi actitud me siento cercana al rock, pero lo cierto es que no hay nada más rock que una mujer cantando copla. Sin embargo, se nos ha impuesto ese sello de fragilidad y nos hemos conformado con eso. Pero hay que rebelarse cuanto antes.

-Entre los invitados que actuaron en aquel concierto figura Eva Amaral. Cuando usted la invita a que suba al escenario, dice: “Que ella esté aquí esta noche demuestra muchas cosas”. ¿Qué demuestra?

-El concierto se celebró el 5 de octubre, en una fecha en la que Eva Amaral estaba consagrada al cien por cien a la promoción del último disco de Amaral, Salto al color. Pues bien, a pesar de eso, se plantó en la sala sin ni siquiera estar anunciada y cantó conmigo el tema que ella escogió, El alud, que es una canción muy especial para mí. Es decir, demostró que, además de ser una gran artista, es una persona enormemente generosa. Y esto tiene que ver con lo que hablábamos antes. Las mujeres ya no nos conformamos con un papel reservado, ni con parecer frágiles: luchamos hombro con hombro, empujamos en la misma dirección, seguramente porque somos conscientes de que para ocupar el lugar que nos corresponde a tenor de nuestro talento tenemos que luchar juntas.

"No descarto volver a una multinacional, pero sí descarto dejar de hacer lo que me dé la gana"

-Desde 2013 gestiona usted su propio sello independiente. ¿Descarta volver a una multinacional?

-Ni lo apruebo ni lo descarto. No todo es tan bueno ni tan malo dentro y fuera de las multinacionales. Yo opté por salir de ahí por necesidad, porque quería sentirme más cerca del público, sin tener que esperar un mes a que un señor de Tokio me autorizara a subir un vídeo a la web. Es muy fácil decir a un chaval que empieza “háztelo tú”, pero te aseguro que a veces, ahora que somos un equipo de tres personas que lo hace todo y que se juega su dinero, echo de menos tener detrás a diecisiete y no tener que arriesgar un céntimo. De todas formas, las multinacionales han cambiado. Y yo soy muy consciente de que cuando me fui contaba ya con un público muy fiel que lo hizo todo más fácil. Entonces, no, no lo descarto. Lo que sí que descarto es dejar de hacer lo que me apetezca, como me apetezca.

-¿Se arrepiente de algo que haya hecho, o que haya dejado de hacer?

-No. He aprendido de todo, incluso de lo que no me ha gustado. Una aprende equivocándose. Sí te digo que no tengo la conciencia de haber cometido muchos errores, seguramente porque soy muy perfeccionista. Pero si los he cometido, he pedido perdón y he seguido adelante. No hay otra.

-No sé si pedir perdón encaja en la actitud rock.

-Yo creo que sí. Yo he pedido perdón hasta por lo que no ha sido mi responsabilidad.Y no me ha ido mal.

-¿Qué habrá en la gira de su Diario de una noche?

-La posibilidad de volver a disfrutar aquel concierto que sólo ocurrió una vez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios