Economía

La inversión exterior andaluza se desploma un 42% durante 2008

  • El capital de Andalucía apuesta por mercados consolidados de escaso riesgo y por sectores alejados del ladrillo como la I+D y la industria · El primer trimestre de 2009 ha sido el peor de los últimos doce años

Comentarios 2

254.770

Menos inversiones y escaso riesgo. Las empresas andaluzas congelan sus inversiones ante el impacto de la crisis y apuestan por mercados consolidados en vez de abrir nuevos horizontes. La inversión bruta en el exterior ascendió el año pasado a 493,1 millones de euros, un 42% menos que en el ejercicio anterior, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio. La Eurozona, Estados Unidos, Argentina y Brasil concentraron el grueso de la inversión, en detrimento de mercados emergentes como Asia y Oriente Medio, donde la presencia de la inversión andaluza es prácticamente inapreciable. 2009 tampoco se presenta mucho mejor a la vista de los datos del primer trimestre del año, en el que sólo se invirtieron 254.770 euros, -de los que unos 207.000 euros corresponden únicamente a Brasil- convirtiéndose en el trimestre más cicatero desde 1997. Además, esta cifra es un 91% inferior a la registrada en el mismo periodo de 2008 y supone el 0,1% de la inversión del último trimestre del año pasado.

Aunque la evolución de este indicador es muy volátil de trimestre a trimestre, el análisis de los dos últimos ejercicios ratifica la pérdida de peso de la construcción y las actividades inmobiliarias en el conjunto de la inversión andaluza. El capital derivado hacia la construcción de edificios disminuyó en 2008 un 96%, pasando de 48,5 millones de euros a sólo 1,9 millones. Otro tanto ocurrió en la construcción especializada, que refleja la inversión en instalaciones eléctricas, pintura, o demoliciones. La caída es del 99,9%, ya que los 254,9 millones de euros registrados en 2007 se conviertieron en 187.500 euros un año después. Además, no se invirtió ni un solo euro en actividades inmobiliarias, cuando en 2006 atrayeron casi 16 millones de euros.

El capital andaluz ha vuelto la mirada hacia el sector industrial y la investigación. La mayor parte de la inversión de 2008 se destinó a la industria química, que recibió 335,7 millones de euros que fueron íntegramente a Argentina. La fotografía fue el segundo sector que más capital recibió, 74,2 millones de euros, que se invirtieron en Estados Unidos. A continuación se situó el suministro de energía eléctrica, con una inversión total de 53,4 millones de euros, realizada casi por completo en Portugal. Los fondos derivados hacia la I+D se redujeron un 97%, aunque acaparó 9,6 millones de euros, de los que 9,3 fueron a Alemania. En México se invirtieron 9,3 millones de euros en la fabricación de material y equipos eléctricos.

Una de las cuestiones más llamativas es la escasa inversión de Andalucía en China, a pesar de que se considera uno de los mercados con mayor potencial. Entre 2008 y el primer trimestre de 2009, la inversión total de las empresas andaluzas fue algo más de 43.000 euros, que se canalizaron hacia el comercio al por menor de bebidas.

Este desinterés es correspondido. Sumando 2008 y el primer trimestre de 2009, la inversión del dragón asiático en Andalucía ascendió a sólo 41.500 euros. Afortunadamente, Andalucía sigue siendo un lugar atractivo para el resto de los capitales internacionales. En 2008 la inversión extranjera en la región sólo disminuyó un 11%, sumando un total de 554,9 millones de euros. Es más, en el primer trimestre del año el capital captado por la región ascendió a 46,6 millones de euros, una caída de apenas el 1,5% en relación con el mismo periodo del ejercicio anterior.

En el conjunto de 2008, Estados Unidos fue el primer inversor en la región con 371 millones de euros, que se concentraron fundamentalmente en el comercio al por menor de materias primas agrícolas. A continuación se situaron Suiza, Francia, Reino Unido, Luxemburgo y Alemania.

El desglose por sectores evidencia una mayor diversificación que la inversión andaluza en el extranjero. Tras el comercio al por menor de materias primas agrícolas, los inversores foráneos siguieron apostando por la construcción y las actividades inmobiliarias -que sumaron casi 80 millones de euros-, seguidas de las telecomunicaciones -43,9 millones-, la extracción de minerales -37,2 millones-, y ya en menor medida el suministro de energía eléctrica -8,5 millones-, la agricultura -8,2 millones- y las actividades cinematográficas -8 millones-.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios