Málaga

La economía y el empleo en Andalucía crecerán en 2019 pese a la tensión internacional

  • Un informe de Analistas Económicos de Andalucía estima que el PIB regional aumentará un 2,3% este año

  • Málaga, Sevilla y Cádiz son los principales motores

  • La construcción sigue despegando, pero el paso lo marca el sector servicios

Un empleado trabaja en una fábrica en Málaga. Un empleado trabaja en una fábrica en Málaga.

Un empleado trabaja en una fábrica en Málaga. / Javier Albiñana (Málaga)

La crisis económica que algunos vaticinan para los próximos años por el aumento de la deuda mundial o la pugna comercial entre gigantes como Estados Unidos y China no parece afectar, por ahora, a la economía andaluza, que en el presente ejercicio seguirá incrementando su Producto Interior Bruto (PIB) y el empleo. El último informe de Analistas Económicos de Andalucía –un grupo de estudios de Unicaja Banco– presentado hoy estima que Andalucía aumentará un 2,3% su PIB, una décima menos que el año pasado y una décima más que la previsión de crecimiento para el conjunto de España, y que el paro se reducirá casi un 8%, hasta contabilizar un total de 833.200 personas desempleadas. La tasa de paro se reducirá, según este estudio, en 1,8 puntos hasta el 21,2%.

“Hablar de crisis es excesivo. Es cierto que se habla de que habrá una moderación del crecimiento en 2019, 2020 ó 2021 por las tensiones comerciales internacionales o por la incertidumbre con el Brexit, pero la previsión de crecimiento en España está en torno al 2%”, señaló Felisa Becerra, autora del informe. En cualquier caso, esta economista ve “precipitado y complicado” hacer estimaciones sobre la posible implicación del Brexit en la economía andaluza –la Junta de Andalucía está elaborando un informe que se espera presentar a mediados de mayo– y tampoco cree que haya una incidencia especial por la paralización administrativa que se espera en los próximos meses tras las elecciones nacionales, locales y regionales en algunas autonomías. “La actividad económica mantiene su inercia positiva a pesar de las elecciones, por lo que se podría ver más afectada por el contexto internacional que por las elecciones nacionales”, añadió Becerra.

Analistas Económicos dibuja un panorama para la economía andaluza digno de enmarcar, con crecimiento en todos los sectores productivos y en los indicadores de demanda interna. Estos expertos esperan un incremento del 1% en la agricultura, del 2,2% en la industria, del 4% en la construcción y del 2,3% en servicios. Como puede apreciarse, la construcción será el sector con mayor aumento porcentual de la actividad –en 2018 fue incluso del 8,8%– pero eso no quiere decir que esté boyante, sino simplemente que parte de un nivel bastante bajo. “La construcción crece fuerte porque es el sector que más ha sufrido con la crisis y está aún lejos del nivel que se alcanzó la década pasada”, comentó Becerra, quien no obstante explicó que “todo apunta a que el auge de la construcción se mantendrá en los próximos trimestres por el aumento de la licitación pública o de los visados de obras”. Andalucía lideró además el año pasado la compraventa de viviendas en España con 110.357 operaciones, un 14% más.

El que marca el paso es el sector servicios, pues representa dos tercios del PIB regional. De hecho, se prevé que el sector servicios eleve su volumen un 2,3%, el mismo que la economía en general. El turismo lleva varios años batiendo récords y tira de la hostelería o el comercio, lo que se traduce en la creación de empleo. Becerra precisó que en los últimos cinco años se han contabilizado 460.000 personas ocupadas más en Andalucía y que se están recuperando los niveles previos a la crisis en los asalariados con contratos indefinidos.

Cristina Rico, Rafael López, Rafael Muñoz y Felisa Becerra en la presentación del informe Cristina Rico, Rafael López, Rafael Muñoz y Felisa Becerra en la presentación del informe

Cristina Rico, Rafael López, Rafael Muñoz y Felisa Becerra en la presentación del informe

La demanda mantiene su confianza y eso permite impulsar la economía. El consumo de los hogares vuelve a crecer por quinto año consecutivo –se estima un aumento del 2% en 2019– y lo mismo ocurre con el gasto de las Administraciones Públicas y con la inversión empresarial, siendo en este último caso el crecimiento esperado del 3,5% en este año. El único hándicap es que ese aumento del consumo provoca que haya una mayor importación de productos y afecta a la balanza comercial, aunque las exportaciones en 2018 se elevaron un 1,5%.

Todas las provincias andaluzas acabaron el 2018 en números negros y se espera lo mismo para 2019. Málaga y Sevilla, con un crecimiento estimado del 2,6% del PIB cada una, serán los principales motores, aunque el resto estarán cerca. Cádiz podría elevar su economía un 2,5%, Almería un 2,2%, Córdoba un 2,1%, Granada un 2,3%, Huelva un 2,0% y Jaén un 1,9%. Según estos expertos, el mayor tirón de Málaga y Sevilla se debe principalmente a la fortaleza de su demanda, al turismo o al alto número de creación de empresas.

“La economía está creciendo de forma potencial y más que la competencia, por lo que se está avanzando en convergencia”, resaltó Rafael López, consejero delegado de Analistas. Lo ideal es que siga así y hay buenas perspectivas. Hace unos años los expertos afirmaban que, siguiendo la ley de Okun, era necesario que la economía creciera por encima del 2% para generar empleo, pero tras la crisis se ha rebajado al 1,3%, por lo que queda aún margen para ser optimista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios