Judo

Julia Figueroa consigue la medalla de plata en el Grand Slam de Ekaterimburgo

  • La cordobesa sólo ha cedido en la gran final ante la campeona olímpica, la argentina Paula Pareto

Julia Figueroa celebra una victoria sobre el tatami. Julia Figueroa celebra una victoria sobre el tatami.

Julia Figueroa celebra una victoria sobre el tatami. / Gabriela Sabau / IJF

Julia Figueroa ha confirmado su progresión en este inicio de temporada con una medalla de plata en el Grand Slam de Ekaterimburgo, en el que sólo la argentina Paula Pareto ha podido con ella. La cordobesa, que venía de colgarse el oro en el Grand Prix de Marrakech, ha firmado una actuación sobresaliente que le dará unos importantes puntos para seguir creciendo en el ranking olímpico de la categoría de -48 kilogramos -partía como novena y mejorará al menos un par de posiciones- que otorgará los billetes para los Juegos de Tokio 2020, el gran objetivo de esta campaña preolímpica.

Exenta en primera ronda, Figueroa arrancó su concurso en Rusia ante la kazaja Akmaral Nauatbek, que en su primer combate había dejado fuera a la mongola Narantsetseg Ganbaatar por un waza ari. La cordobesa no lo tuvo nada fácil en su estreno, aunque siempre llevó la iniciativa. Finalmente, se clasificó por un ippon consecuencia de tres amonestaciones a su rival, la primera por no permitir el agarre y las dos siguientes por falta de combatividad.

Roto el hielo, a la internacional española le esperaba un hueso duro de roer en la balcánica Milica Nikolic, que venía de eliminar a la local Daria Pichkaleva por un ippon en una dura batalla. Viejas conocidas, la pelea entre Julia Figueroa y la serbia fue igualadísima, y se resolvió ya en la muerte súbita por un ippon. La judoca del Valencia Terra i Mar, con dos amonestaciones, firmó un contraataque pleno de fuerza que llevó la espalda de su oponente al tatami para alcanzar el billete a las semifinales.

Metida ya de lleno en la lucha por las medallas, la primera rival de la cordobesa fue la rusa Irina Dolgova, segunda preclasificada en Ekaterimburgo por su condición de séptima de la clasificación mundial. Figueroa, decimoséptima en el ranking y sexta cabeza de serie del torneo, planteó la pelea a la perfección, queriendo siempre llevar la iniciativa con el juego de manos... y terminó ganando por un waza ari recién pasado el primer minuto de la muerte súbita gracias a una notable maniobra con el pie que llevó a la rusa desequilibrada al suelo.

Con el podio garantizado, el último obstáculo para la cordobesa fue la argentina Paula Pareto, gran favorita a hacerse con el oro ante la ausencia de las cuatro primeras del ranking mundial. La vigente campeona olímpica del peso en Río 2016, que ya en su primer combate eliminó a la otra española en liza, Laura Martínez Abelenda, avanzó con menos exigencia ante la rusa Sabina Giliazova y la eslovena Marusa Stangar.

Sólo el colegiado frena a Julia Figueroa

Pero la pelea por el oro no iba a ser tan fácil para la suramericana, que sólo pudo ganar en el tiempo extra y con una polémica decisión arbitral, incluso protestada por la española en el tatami, algo muy extraño en el mundo del judo. Esa penalización significó la tercera amonestación para la del Terra i Mar y, por tanto, el triunfo por ippon para Pareto, que contaba con dos amonestaciones también y se estaba viendo superada por su oponente en la muerte súbita.

La próxima parada internacional de Julia Figueroa será el Grand Prix de Tbilisi, en Georgia, fijado para el último fin de semana de marzo, entre los días 29 y 31. Allí la cordobesa intentará dar un paso más en una temporada que ha arrancado con muy buena pinta.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios