córdoba cf

La soga aprieta otra vez el cuello de Sandoval

  • La continuidad del técnico vuelve a estar en entredicho entre los rectores blanquiverdes, que con el paréntesis copero, esperarán al juicio del Dépor

José Ramón Sandoval, en el banquillo de El Sadar. José Ramón Sandoval, en el banquillo de El Sadar.

José Ramón Sandoval, en el banquillo de El Sadar. / lof

La clara derrota en Pamplona, que mantiene al Córdoba como colista y el único conjunto de la categoría de plata sin puntos a domicilio, ha vuelto a apretar la soga sobre el cuello de José Ramón Sandoval. El técnico no ha conseguido disipar las dudas que sobre su figura se ciernen desde hace ya varias semanas y, con el paréntesis que ofrece la Copa del Rey -los blanquiverdes visitan mañana al Elche (Martínez Valero, 20:00)-, el partido ante el Deportivo del próximo sábado en El Arcángel se antoja como definitivo. Una nueva final que, como ya ocurriera ante el Almería hace nueve días, sólo en caso de victoria evitaría a la directiva cordobesista tener que tomar una decisión dramática que, por otra parte, lleva ya sopesando.

Pero el tiempo empieza a apremiar a un equipo que ya no puede agarrarse de ninguna de las formas a los vaivenes de la pretemporada. Camino de los dos meses de competición, el Córdoba es colista con apenas seis puntos y un único triunfo en su casillero. La distancia con la permanencia, apenas dos puntos, es aún asumible y eso, junto al irregular rendimiento de la plantilla desde el inicio del campeonato, juega a favor de mantener un proyecto que tiene muchos más problemas, sobre todo estructurales, que la figura del técnico.

Aunque como suele suceder en tiempos de crisis, la mayoría de las miradas se dirigen al madrileño, que no termina de dar señales de saber qué hacer con este CCF que camina a la deriva y no termina de trasmitir sensaciones positivas. Al menos, no de manera regular y continuada. El plus de los últimos choques en El Arcángel, que sólo se ha traducido en dos empates y una victoria, no termina de hallar reflejo en los desplazamientos, lo que obliga al cuadro cordobesista a no fallar de local para seguir en la pelea por la supervivencia.

Y es ahí es donde entra en juego el partido del sábado ante el Deportivo, uno de los favoritos claros al ascenso a la máxima categoría que, por si fuera poco, en estos momentos pasa por ser el mejor visitante de la Liga 1|2|3: ocho puntos de 15, con dos triunfos, dos empates y una única derrota, en la visita al Alcorcón. Números y, en este caso, también impresiones de equipo trabajado.

Ese ha sido desde el comienzo del curso el objetivo trazado por Sandoval, pero todavía hoy no se ve sobre el terreno de juego. Los fallos de concentración, la ausencia de maldad a la hora de cortar las transiciones y ese plus ofensivo no es responsabilidad exclusiva del preparador de Humanes, si bien tampoco puede ser eximido de culpa a estas alturas. Sobre todo cuando algunas de sus decisiones tampoco son fácilmente entendibles, como la gestión del vestuario y los movimientos desde el banquillo, con el cambio de Alfaro por Quim Araujo en El Sadar como último ejemplo.

Por si fuera poco, los registros del CCF a estas alturas empeoran los ya de por sí paupérrimos firmados hace un año por el equipo que dirigía Luis Carrión. En aquel momento, tras el paso por la jornada 9, los blanquiverdes sumaban nueve puntos que lo tenían fuera de los puestos de descenso sólo por el goal average, y eso que las facilidades defensivas por entonces no eran menores. El técnico catalán aguantó una cita más y la goleada en casa ante el Nàstic (1-5) acabó con su destitución al entrar el el equipo en zona de descenso, con la permanencia a sólo un punto. Pero como ahora, las sensaciones eran insostenibles...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios