EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba CF

El Córdoba CF continúa con la pólvora mojada

  • Pese a la cantidad y calidad de su ataque, el Córdoba CF sigue sin hallar con claridad la vía del gol

  • La verticalidad de Owusu es ahora el principal argumento ofensivo tras la desaparición de Juanto

Owusu se lamenta de una oportunidad fallada, el pasado sábado ante el Badajoz. Owusu se lamenta de una oportunidad fallada, el pasado sábado ante el Badajoz.

Owusu se lamenta de una oportunidad fallada, el pasado sábado ante el Badajoz. / Álex Gallegos

Cinco partidos y 40 días después de iniciar la competición, el Córdoba CF sigue buscando su sitio. Con la tranquilidad que dan los puntos y esa condición de invicto que sólo mantienen siete equipos más en toda la categoría, Enrique Martín tiene la obligada misión de hallar, más pronto que tarde, ese ansiado equilibrio entre resultados y juego que ayude a dominar las áreas al conjunto blanquiverde. Porque hasta el momento, las mismas dudas que deja el equipo en defensa las reproduce también en ataque, donde tiene una notable cantidad de futbolistas de indudable calidad que no acaban de marcar las diferencias que debieran.

De los primeros cinco partidos, el CCF ha marcado en cuatro –todos menos en Villarrubia de los Ojos–, si bien sólo suma seis goles, a un promedio de 1,2 por partido. Unos guarismos escasos, sobre todo si se tiene en cuenta que Isaac Becerra ha recogido ya en cuatro ocasiones el balón de su portería, y que evidencian un importante déficit ofensivo en un equipo que tampoco termina de transmitir seguridad atrás. Y por ahí se agranda el agujero de las dudas.

El problema, a decir verdad, comienza bastante lejos del área, en la zona de creación. Pese a los relevos continuos, Martín continúa sin hallar los complementos perfectos para un Imanol García intocable en labores de destrucción. A estas alturas, el papel de Javi Flores se antoja fundamental por su capacidad para dirigir el juego, si bien su influencia tiene que ser algunos metros más adelante para ayudar a ganar partidos.

El hándicap está en la elección de la tercera pata del banco, donde hasta la fecha se han alternado De las Cuevas y José Antonio González, principalmente, con la aparición testimonial de Chus Herrero en Yecla. Según sea uno u otro, el perfil del equipo cambia y ayuda, más o menos, a dar ventaja a la pareja más ofensiva del CCF.

Gabriel Novaes va pidiendo sitio

Una dupla que en las últimas semanas han formado Juanto Ortuño y Owusu Kwabena, sin acabar de romper. De hecho, la titularidad del primero empieza a estar en entredicho, ante su escasa participación en las dos últimas citas y los buenos minutos dados desde el banquillo por Gabriel Novaes. Y eso que el yeclano es el pichichi de la escuadra cordobesista, con dos tantos, aunque ambos fueron consecuencia de sendos penaltis que, eso sí, otorgaron las dos victorias, frente al Recreativo Granada (2-1) y el Real Murcia (0-1) que hasta ahora vivido el cordobesismo.

Precisamente la escuadra grana comenzó a descubrir el potencial de Owusu, que fue objeto de la pena máxima, si bien la evolución en las semanas siguientes del ghanés ha sido todavía más positiva. Tanto que ahora mismo es el principal y casi único argumento ofensivo de este Córdoba, que busca casi a la desesperada las carreras, la velocidad, la verticalidad y el descaro del jugador africano cedido por el Leganés para intentar desnivelar los encuentros.

Claro está que no siempre lo consigue, de ahí que Enrique Martín esté obligado a seguir ajustando piezas para que los blanquiverdes tengan mucha más presencia, y de más garantías, cerca del área contraria. Porque ahí es donde se ganan los puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios