Córdoba CF Un progreso constante pero con lagunas

  • El evidente paso adelante en el juego del Córdoba CF es la nota positiva del duelo ante el Badajoz

  • En defensa, las dudas persisten para los de Enrique Martín pese a jugar con cinco hombres atrás

Enrique Martín toma notas durante el encuentro entre el Córdoba CF y el Badajoz. Enrique Martín toma notas durante el encuentro entre el Córdoba CF y el Badajoz.

Enrique Martín toma notas durante el encuentro entre el Córdoba CF y el Badajoz. / Álex Gallegos

El Córdoba CF sigue caminando entre dos aguas. Por un lado, el conjunto blanquiverde muestras signos de progreso en el juego que invitan a la esperanza de cara al futuro más inmediato, con detalles por pulir pero un partido ya mucho más completo ante el Badajoz. Por otro, el equipo reproduce errores que le penalizan demasiado, sobre todo en el aspecto defensivo, pese al sistema que utiliza Enrique Martín con cinco defensas.

En las cinco jornadas que han transcurrido hasta la fecha, el conjunto blanquiverde ha ido claramente de menos a más en cuanto a juego se refiere. Exceptuando el borrón que supuso la visita al Yeclano, al equipo de Enrique Martín ha ido puliendo aspectos, muy lejos todavía de lo que en teoría puede ofrecer un conjunto que posee tantas armas y de tanta calidad para una categoría como la Segunda División B. Por ello, sin llegar a jugar un fútbol excesivamente estético, el Córdoba completó ante el Badajoz sus 90 minutos quizás más constantes y completos en lo que va de temporada.

Al conjunto blanquiverde le influyó a buen seguro el varapalo recibido nada más arrancar el encuentro, pero a partir de ahí se vio a un Córdoba CF con más voluntad de tener el balón y de ir al ataque con menos reparos. La pelota pasó mucho más que en otras ocasiones por Javi Flores y su equipo notó para bien la influencia del centrocampista de Fátima en el ritmo del partido. Su mayor participación ayudó a dar más fluidez al juego y también facilitó la transición del balón desde la línea defensiva a la delantera.

Con Javi Flores al mando, el Córdoba CF tiene un rumbo mucho más definido, aunque Enrique Martín aún debe dar con la tecla para que el talentoso mediapunta se encuentre bien respaldado en el centro del campo y pueda asumir roles de liderazgo en ataque, donde más brilla por su calidad diferencial.

Es por eso que en el debe de ese progreso que ha mostrado el Córdoba CF hay que anotarle ciertas fases del encuentro en las que el equipo de Enrique Martín abusó en exceso del balón en largo, evitando circular por la medular y cayendo con demasiada facilidad en jugadas que la defensa pacense podía controlar sin mayores problemas. Ese juego más directo se observó en la segunda parte, curiosamente el tramo del partido en el que menos mando en el juego tuvieron los blanquiverdes.

La tarea más inmediata de Enrique Martín es encontrar esa forma ideal para su centro del campo, toda vez que tanto Javi Flores como Imanol García parecen intocables para el técnico. La mejoría de José Antonio González y la recuperación de Miguel de las Cuevas deben dar al preparador navarro un par de opciones más para intentar engrasar al equipo en una parcela fundamental.

La concentración, factor a mejorar

Pero no todo es positivo en el arranque del Córdoba CF, que está acusando en exceso los errores defensivos y las faltas de concentración en el arranque de los partidos. El conjunto blanquiverde ha empezado prácticamente dos partidos con desventaja en el marcador. Le pasó, curiosamente, en El Arcángel en ambas ocasiones, ante el Recreativo Granada y ante el Badajoz. Dos errores que costaron dos goles antes del primer minuto de juego y que suponen una rémora tremenda.

Esas dos lagunas de concentración inicial, junto a los dos tantos encajados en Yecla, han sembrado ciertas dudas sobre la fiabilidad de un equipo que en líneas generales no defiende mal, pero que tiene esos lunares inconcebibles especialmente en el esquema que propone Enrique Martín, con esos cinco hombres en la línea defensiva.

Paliar esas dudas atrás y seguir dando pasos en mejoría del juego colectivo son las tareas más perentorias que tiene que afrontar Enrique Martín, con el objetivo de que el progreso que viene mostrando su equipo sea más completo y sus hombres dejen atrás las lagunas puntuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios