Córdoba CF El amargo adiós de Javi Lara

  • El montoreño cuenta su experiencia en el club y su tormentosa relación con Jesús León

Javi Lara realiza carrera continua al margen del grupo. Javi Lara realiza carrera continua al margen del grupo.

Javi Lara realiza carrera continua al margen del grupo. / Juan Ayala

Desde que finalizó la temporada había guardado silencio, pero era cuestión de tiempo que Javi Lara saliera a la palestra para valorar su etapa en el Córdoba CF, que ha llegado a su fin a la finalización de su contrato el pasado 30 de junio, sin que nadie de la entidad se ponga en contacto con él para comunicarle nada. Uno de los capitanes del vestuario blanquiverde el curso pasado, que para bien o para mal siempre ha expresado con claridad su opinión de cualquier tema relacionado con el club, hizo balance de su experiencia en los micrófonos de Cope Córdoba y dejó afirmaciones que evidencia la tormentosa relación que ha mantenido con Jesús León, el presidente y propietario de la entidad.

Después de que Javi Moreno alzara la voz hace unas semanas para criticar el precario estado de las categorías inferiores del club, Lara ha asegurado hoy que el técnico "se ha quedado hasta corto", aunque entiende que "la gente no habla por miedo a quedarse sin trabajo o por cerrarse la puerta para del club en un futuro".

El montoreño aseguró que el curso ya empezó truncado para él, pues "antes de empezar la temporada me dijeron que o me bajaba el sueldo o me iba" aunque "esa semana pasó lo del límite salarial y no volví a tener noticias".

El técnico blanquiverde por aquel entonces era un Francisco al que Lara cree que "le vendieron una moto que luego no llegaba ni a bici" y explicó el día en que el técnico decidió irse definitivamente: "Estábamos jugando un amistoso en La Línea y el utillero nos pidió dinero a los capitanes para la gasolina y los peajes para desplazarse a Córdoba, porque en el club le dijeron que no había". "Francisco nos dijo que le había costado mucho llegar al fútbol profesional y que no lo iba a tirar aquí", apuntó el montoreño.

Tras Francisco llegó Sandoval, del que Lara explicó que "es un hombre con mucho carácter pero luego podías hablar perfectamente con él. Aunque éramos muchos los que veíamos que podía haber un choque con él al llegar. Yo era de los que pensaba que era un error y de hecho así lo dije internamente". Con todo, el centrocampista apuntó que "Sandoval estaba avisado para que no llegara a los partidos de la renovación, él tenía problemas cada vez que decía de alinearme".

El tercer técnico en la horrible temporada blanquiverde fue Curro Torres. "Curro al segundo entrenamiento me dijo que resolviera mis problemas con el club porque así no podía estar", explicó Lara, que a partir de ahí supo que "no iba a cumplir los partidos para renovar, porque todos nos conocemos, somos del mismo sitio y a mí me llegaban sus comentarios [los de Jesús León, montoreño como él], igual que a él le llegarían los míos".

Otro de los episodios narrados por Lara fue tras el choque ante el Alcorcón, en el que "debido a los impagos, el presidente entró en el vestuario y los jugadores no querían que estuviera allí y es algo muy llamativo cuando te estás jugando la vida". Por todo ello, el excapitán blanquiverde apuntó que le hacía "gracia que dijera que el vestuario estaba infectado, cuando el vestuario lo infectó él".

Lara desveló además que el 31 de enero, día final del mercado de fichajes, "o me quitaba la cláusula de la renovación por partidos o no iba a jugar más. A mí me apetecía irme a mi casa, es lo que me pedía el cuerpo. Lo primero era la salud, que yo la estaba perdiendo. Decido quitarme la cláusula y no tuve derecho ni a negociar ni nada".

Problemas en lo personal

Fruto de esa tensión pasada durante el año, el montoreño contó un par de episodios preocupantes respecto a su salud. "Tuve un episodio que me recogió la ambulancia en casa. El día después del Cádiz en el estadio me quedé inconsciente y perdí la voz. Toqué fondo", contó Lara, que además explicó que "tuve una opción de irme a la Ponferradina por una baja de gravedad, pedí irme y no me dejaron porque me decían que cómo iban a explicar mi baja. Yo quería jugar y aquí sabía que no iba a jugar".

La temporada la acabó el Córdoba CF con Rafa Navarro al mando, del que Lara señaló que "fue compañero mío y él no se encontró al Javi Lara que conocía, esa persona alegre que hacía pasar buenos ratos al vestuario. Yo me he transformado, no disfrutaba de mi profesión, hasta que un día toqué fondo. Yo no le deseo a nadie lo que he pasado ahí".

Ahora, desde fuera, el centrocampista montoreño deseó "lo mejor" al Córdoba "pero a los jugadores que vengan, que no los engañen más".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios