Córdoba CF El Almería, un rival instalado en la calma

  • Fran Fernández, poco amigo de las rotaciones, recupera a Owona para recibir a los blanquiverdes

  • El delantero Caballero y el lateral Nano continúan lesionados y se perderán el choque del domingo

Un jugador del Osasuna trata de escapar de la presión de dos jugadores del Almería. Un jugador del Osasuna trata de escapar de la presión de dos jugadores del Almería.

Un jugador del Osasuna trata de escapar de la presión de dos jugadores del Almería. / Javi Alonso

El Almería, tras sufrir en las últimas tres temporadas para conservar la categoría, las mismas que lleva en Segunda desde su último descenso, parece haber encontrado el rumbo que buscaba: estabilidad en la zona media, no pasar apuros y, si llega la oportunidad, saltar de nuevo a la máxima categoría.

En estos momentos le separan 14 puntos del descenso y está a solo cinco del play off. A las órdenes de Fran Fernández, el cuadro rojiblanco realizó una profunda renovación en su plantilla, a la que en el mercado de invierno han llegado David Rocha y Demirovic.

Sin balón

El técnico almeriense es poco amigo de las rotaciones. Y menos ahora que de los últimos 13 partidos, incluido el del Reus, frente al que logró los puntos sin saltar al campo, sólo ha perdido uno, aunque ha firmado nueve empates.

Fernández, que imprime gran intensidad y una exigente presión al fútbol de su equipo, dispone un 4-2-3-1 que por momentos, y según la distancia entre los dos puntas, puede convertirse en un 4-4-2 o un 4-4-1-1. René ocupa la portería con una línea de cuatro por delante en la que Romera es fijo en el lateral derecho. En las últimas jornadas, el canterano Iván Martos ha desplazado a Andoni López en el costado izquierdo. Son laterales serios en defensa y tratan continuamente de sorprender en ataque. En la parcela central, Owona y Juan Ibiza se alternan como pareja de un Saveljich convertido en el jefe de la zaga, el que ordena y manda, y marca salir o quedarse.

Con balón

Por delante, el técnico planta un doble pivote que se complementa a la perfección. Por un lado está un jugador como Yan Eteki, un todoterreno que siempre trata de ganar la partida a los creadores de juego rival, un auténtico pulmón. A su lado suele jugar César de la Hoz, también muy trabajador, pero que tiene como mayor virtud el ordenar y dirigir el juego. Su recambio principal es Sergio Aguza.

En los costados, son piezas básicas del equipo Corpas y Rioja, jugadores puros de banda, verticales, rápidos, hábiles y con buena llegada que, además, trabajan y se muestran solidarios con los laterales.

Y arriba, Juan Carlos Real, un jugador que se involucra con los mediocentros, con gran visión de juego y buena pegada, juega habitualmente por detrás de Álvaro Giménez, más batallador y generoso en el esfuerzo. Narváez, Chema Núñez o los recién llegados David Rocha y Demirovic, pueden jugar en esa zona más adelantada.

Lo mejor

La tranquilidad de su clasificación.

Lo peor

Muchos minutos en el once inicial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios