Córdoba CF

Luismi, el héroe inesperado del Córdoba CF ante el Linares

Luismi corre eufórico a celebrar su gol al Linares. Luismi corre eufórico a celebrar su gol al Linares.

Luismi corre eufórico a celebrar su gol al Linares. / Juan Ayala

Corrió al espacio explotando su velocidad, dejó atrás a la defensa del Linares y con toda la presión sobre sí, encarando a Razak, batió al meta ghanés con un disparo colocado al palo que dio al Córdoba CF los tres puntos ante el líder. Luismi se convirtió en el héroe inesperado de los blanquiverdes apenas tres minutos después de haber ingresado al terreno de juego como alternativa de urgencia por los problemas físicos de Xavi Molina.

Y es que a veces los caprichos del fútbol pueden convertir un contratiempo en toda una bendición. Alcanzado el minuto 80, Xavi Molina empezó a mirar al banquillo llevándose la mano al muslo. Sus problemas físicos hicieron saltar por los aires los planes de Pablo Alfaro, que seguía el duelo con intensidad en la banda, pero con poca intención de agotar los cambios después de haber hecho cuatro permutas hasta ese momento.

Cuando el mediocentro ya no pudo más, el técnico miró al banquillo y solo vio al joven cacereño como recurso ofensivo para buscar más mordiente en ataque. El retoque en el equipo llevó a Javi Flores al doble pivote junto a Mario Ortiz y Luismi pasó a jugar detrás de Willy, tratando de explotar su velocidad y descaro en los metros finales.

Esas cualidades fueron las que mostró el joven mediapunta justo cuando más lo necesitaba su equipo, y cuando más sufría para llegar al área rival. No necesitó más que un balón largo desde la zaga, apenas peinado por Willy, para plantarse ante Razak. Más de uno en la grada, y muchos más desde sus casas, a buen seguro que pensaron que el balón más importante en lo que va de temporada había ido a parar a los pies del jugador más inexperto de la plantilla.

Pero Luismi no se arrugó y definió con la misma sangre fría y clase con la que el año pasado destacó en el Ciudad de Lucena y llamó la atención del Córdoba. El primer gol de la temporada con el primer equipo para el atacante cacereño enchufa de nuevo a su equipo en la pelea por acabar entre los tres primeros y supone el premio merecido al trabajo sin descanso y en silencio.

Hasta la fecha, Luismi había participado en seis duelos con el primer equipo, acumulando apenas 115 minutos y siempre actuando como revulsivo en los minutos finales. Cuando el filial lo necesitó, ahí estuvo también para liderarlo, como demostró la semana pasada, en la que nada más terminar el partido ante el Sevilla Atlético se montó en un coche junto a Álex Meléndez para jugar en la Ciudad Deportiva un par de horas después a las órdenes de German Crespo.

Con la misma tranquilidad con la que mandó el balón a la red, explicó la jugada más importante de su trayectoria como futbolista blanquiverde el joven mediapunta. "Ha sido una peinada de Willy, me he quedado solo con el portero y me ha aguantado un poco, pero la he puesto bien al palo corto", contó el cacereño a pie de campo, todavía con las pulsaciones disparadas por lo que había vivido en esos intensos diez minutos que le tocó disputar.

Luismi se mostró "muy contento de ayudar al equipo en esta situación" y aseguró que "este equipo va a dar mucha guerra". El joven futbolista, una apuesta importante del club el pasado verano, quiso dedicar su primera diana en El Arcángel a su familia, en especial a su sobrino, que cumplirá "un año dentro de un mes", como el propio jugador explicó.

Después de meses de trabajo en la sombra, a Luismi le tocó vivir su primer gran día en el Córdoba CF, convirtiéndose en el héroe inesperado de un equipo que debe aprovechar su energía positiva como el punto de inflexión que llevaba semanas buscando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios