Córdoba CF

Fernando Caballero asume el caso de la Unidad Productiva del Córdoba CF

  • El Consejo General del Poder Judicial confirma el relevo del juez Fuentes Bujalance, que fue recusado

  • La decisión del nuevo magistrado será crucial para determinar el futuro del club blanquiverde

El juez Fernando Caballero García, en una imagen de archivo. El juez Fernando Caballero García, en una imagen de archivo.

El juez Fernando Caballero García, en una imagen de archivo. / El Día

El caso Córdoba CF vuelve a estar activo. La comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial ha ratificado este miércoles al juez Fernando Caballero García como el encargado de tomar el relevo de Antonio Fuentes Bujalance, en el proceso que autorizó la venta de la Unidad Productiva del Córdoba CF SAD a Unión Futbolística Cordobesa, la sociedad con la que Infinity llegó al club blanquiverde y mediante la que ahora trata de inscribir a los equipos del CCF en la Federación.

Tal y como avanzó La Jugada de Canal Sur Radio Córdoba, el nombramiento del juez Caballero otorga hasta el 31 de diciembre como plazo máximo para dirimir el caso. Si fuese necesario ampliar esa fecha, tendría que ser el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía el que acordara su renovación. Sin embargo, es de esperar que la resolución del magistrado tarde mucho menos de los plazos establecidos por la ley.

Han tenido que pasar más de tres meses para que el CGPJ incluyera en su orden del día la propuesta que hizo el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía para que Fernando Caballero asumiera un proceso que el magistrado Fuentes Bujalance inició pero no pudo concluir, debido a la recusación que presentó Magdalena Entrenas y que logró que prosperara.

Aquella decisión dejó paralizado el proceso judicial en el que Infinity basó su llegada al Córdoba CF. El fondo de inversión con capital de Bahréin, representado en Córdoba por Javier González Calvo y su consejo de administración, accedió al club mediante la compra de su Unidad Productiva, en el pasado mes de diciembre. Una adquisición que estaba autorizada por el auto que en su día dictó el magistrado Antonio Fuentes Bujalance y que es desde aquel momento ejecutable, si bien todavía está sujeto a posibles recursos.

Precisamente esa será la labor ahora de Fernando Caballero, la de ratificar el dictamen recogido por Fuentes Bujalance y dotar de firmeza al auto judicial o la de revertir el proceso y anular la operación, lo que provocaría una situación bastante complicada en el Córdoba CF.

No obstante, desde Infinity tiene total convencimiento de que el camino abierto está respaldado por la ley y que en un espacio de tiempo razonablemente corto quedará ratificado. Una vez recibido el encargo por parte del CGPJ, el juez tendrá que estudiar la documentación que conforma el caso y tomar una decisión, que bien podría llegar antes de que finalice el mes de agosto.

La fecha en la que Fernando Caballero se pronuncie sobre el caso Córdoba CF también será muy importante. Y es que el retraso que la Real Federación Española de Fútbol comunicó en el plazo límite para solicitar la inscripción abre las puertas a que Unión Futbolística Cordobesa pudiera afrontar esa inscripción con el auto ya totalmente ratificado, lo que no cambiaría el fondo del asunto, pero sí dotaría a su postura de mayor solidez. Para ello, la decisión judicial debería ser comunicada antes del 26 de agosto, que es la nueva fecha establecida por la Federación.

En caso de que esa decisión llegue más tarde del 26 de agosto, la Federación tendrá que valorar si decide acatar la orden judicial vigente, con las consecuencias que para el organismo puede generar una oposición a lo establecido por un magistrado.

La única vía contemplada

Y es que la confianza de Infinity en la inscripción de los equipos del Córdoba CF a través de Unión Futbolística Cordobesa es tal que la posibilidad de adquirir las acciones que Carlos González tiene del Córdoba CF SAD quedó descartada este martes.

Las conversaciones para explorar una vía alternativa al plan prioritario finalizaron sin más remedio después de más de una decena de reuniones en las que las partes implicadas nunca encontraron un punto de acuerdo. Las pretensiones económicas de Azaveco (Carlos González), de Aglomerados Córdoba (Jesús León) y del principal acreedor de la sociedad (Bitton Sport), además de las numerosas causas judiciales y reclamaciones de todo tipo que tiene pendientes la SAD imposibilitaron una fumata blanca.

Ahora, con esa alternativa enterrada, el Córdoba CF espera ya la resolución definitiva de Fernando Caballero para afianzar el camino abierto que garantizaría la continuidad del club blanquiverde bajo el amparo de una nueva sociedad. Después de más de tres meses de parálisis en los juzgados, el futuro de la entidad puede quedar bastante más clarificado en cuestión de días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios