Córdoba CF

El Córdoba CF, a punto para su operación retorno

  • El conjunto blanquiverde inicia este domingo una liga en la que parte con el único objetivo del ascenso

  • Sabas lidera desde el banquillo a un equipo con diez caras nuevas y una base consolidada del curso pasado

Los jugadores del campo hacen carrera continua en la Ciudad Deportiva. Los jugadores del campo hacen carrera continua en la Ciudad Deportiva.

Los jugadores del campo hacen carrera continua en la Ciudad Deportiva. / Juan Ayala

No hay otro objetivo que el ascenso a Segunda División. Con esa ambición y la buena dosis de presión que eso supone, arranca este domingo el Córdoba CF una temporada en la que, además de con los 101 rivales que comparten la Segunda División B con los blanquiverdes, habrá que luchar también contra la incidencia del coronavirus. La pandemia ya se llevó por delante el final de la campaña pasada y antes de arrancar la presente ya está provocando serias distorsiones en el calendario, mercad a los primeros positivos detectados en los clubes antes de que el balón eche a rodar de manera oficial este domingo.

Con esos condicionantes presentes, y sin manera real de controlarlos, el Córdoba sí ha puesto todo el énfasis en conformar una plantilla potente y equilibrada, con la que debe pelear por el objetivo que buscan muchos equipos pero que solo cuatro acabarán alcanzando.

Después del fiasco del curso pasado, el primer proyecto de Infinity que arranca desde cero lo hace con una buena base de jugadores de la temporada pasada. Son, de hecho, el núcleo duro del vestuario, pues entre ellos se encuentran los veteranos con más nombre como Miguel de las Cuevas, Javi Flores, Piovaccari o Isaac Becerra. Para arroparlos y complementar su calidad, la dirección deportiva blanquiverde ha apostado por una decena de fichajes que bajan de manera considerable la edad media de la plantilla y que deben aportar ese fuelle físico que por momentos le faltó al equipo el curso pasado.

Al margen de los diferenciales fichajes de Mario Ortiz o Bernardo, los técnicos han apostado por cubrir los perfiles que veían necesarios con jugadores experimentados en la categoría, sin atender tanto a lo llamativo de sus nombres como a su rendimiento en los últimos cursos.

Y el resultado es una plantilla que ofrecerá a Juan Sabas múltiples variantes, con todas las posiciones cubiertas por al menos dos futbolistas y pensada para que el entrenador pueda cambiar de sistema de juego o de planteamiento según le convenga durante el curso.

Para que Sabas tenga todos los mimbres posibles, el club ha apostado fuerte también por confeccionar un segundo equipo muy potente, con jóvenes que deberán estar preparados para arrimar el hombro en el primer equipo cuando sean necesarios. El mejor ejemplo de ello es el de Luismi, que ha convencido al técnico con sus cualidades y apunta a ser un hombre con minutos en Segunda B, al margen de que haya sido inscrito con ficha del filial.

Un formato muy exigente

Para conseguir el ansiado objetivo del ascenso, el Córdoba tiene por delante una competición con un formato totalmente renovado, que le deparará un máximo de 26 partidos. Ese menor número de encuentros reduce el margen de error para todos los equipos, que además tendrán que sortear dos fases antes de clasificarse para el play off, el último escollo a superar para vislumbrar de nuevo el fútbol profesional.

En una primera fase, el cuadro blanquiverde tendrán que clasificarse entre los tres mejores equipos del subgrupo B del Grupo IV, en el que medirán fuerzas un total de diez equipos. El Córdoba parte como gran favorito a la primera plaza, por la que también se postulan equipos como el UCAM Murcia, el Yeclano o El Ejido.

Una vez superado ese primer escollo, que los de Sabas tienen la obligación de dejar atrás, llegaría una segunda fase en la que los blanquiverdes medirían fuerzas con los tres primeros clasificados del subgrupo A. Para esa etapa de la competición se arrastrarán los puntos conseguidos en la primera fase, lo que convierte cada partido en una auténtica final camino del ascenso.

Con esa competición tan particular, el Córdoba necesitará hacerse más fuerte que nunca en su estadio y conseguir la regularidad como visitante que en tantas ocasiones le ha faltado. Solo así conseguirán los blanquiverdes encauzar el camino hacia el único e ineludible objetivo marcado por la entidad.

Lejos del ruido institucional de otras temporadas, con Infinity poniendo los primeros ladrillos de su ilusionante proyecto, el equipo blanquiverde debe responder dando un paso adelante desde la primera semana.Tras una eterna pretemporada, la competición ya está aquí. Arranca la operación retorno para el Córdoba CF.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios