Entrevista a Juan Sabas | Entrenador del Córdoba CF "Soy consciente de dónde estoy, pero vamos a ir pasito a pasito, vamos a ser humildes también"

  • El técnico blanquiverde señala "el trabajo, el sacrificio y la fe" como claves para lograr "el objetivo"

  • "Tratamos de que la portería a cero sea la frase favorita del vestuario", apunta sobre su ideario

Juan Sabas, en un momento de la conversación en la plaza del Juramento. Juan Sabas, en un momento de la conversación en la plaza del Juramento.

Juan Sabas, en un momento de la conversación en la plaza del Juramento. / Lolo Agredano

Siete meses después de su nombramiento como entrenador del Córdoba CF, ratificado luego, tras superar un confinamiento que se le hizo "largo" y aún en plena ebullición de una pandemia que amenaza con tener su protagonismo a lo largo de una temporada que augura "dura", Juan Sabas Huertas-Lorente (Madrid, 1967) apura las horas para su estreno oficial en el banquillo cordobesista. Lo hace calmado, confiante en el trabajo hecho durante una pretemporada "larga" que ha dejado al equipo "en un buen momento" para arrancar la competición este domingo ante el Lorca Deportiva (El Arcángel, 18:00); y consciente de que habrá que poner en el verde algo más que el nombre para conseguir el objetivo del ascenso a Segunda División. "Como vayamos de que somos el Córdoba y que vamos a ganar en cualquier sitio fácil, tenemos un gran problema", advierte el madrileño, centrado en "sacarle el máximo rendimiento a una gran plantilla" con la que intenta hallar "el equilibrio" entre defensa y ataque del que debe salir la ecuación del éxito dentro de unos meses.

-¿Se cree que ya vaya a empezar esto?

-Hombre sí, a falta de unos días para comenzar la competición, se lo cree uno. La verdad es que llevamos mucho tiempo esperando este día, con el confinamiento que nos llegó cuando llegamos a Córdoba, y al final lo que nos gusta es competir, la salsa de poderte jugar tres puntos importantes. Hemos tenido una pretemporada muy larga por el tema del confinamiento para que los jugadores volviera a un ritmo de competición y a un estado físico buenos, y aquí estamos ya ante el inicio de la temporada.

-Supongo que se le habrá hecho eterno, como a todos, este parón tan largo.

-Se me hizo largo el confinamiento, más que nada; luego cuando ya hemos empezado la pretemporada... Es verdad que ha sido larga y al final si son muy largas se hacen tediosas, sin competir, sin puntos de por medio, porque no es lo mismo jugar un amistoso que jugarte tres puntos de competición o entrar en unos play off o una siguiente fase… Ese gusanillo es el que faltaba. Pero lo hemos intentado hacer lo mejor posible, hemos tenido dos stage en diferentes sitios para que el jugador estuviera en ambientes diferentes y creo que ha sido bueno para todos porque al final te conoces más, convives mucho más y creo que nos llega el inicio de la competición en un buen momento.

-Me deja mucho más tranquilo, sobre todo porque el último partido en Badajoz...

-Es que yo no entiendo a las personas que critican un amistoso en pretemporada. Al final tienes que ser justo, repartir minutos para dar las mismas oportunidades a todos los jugadores y no es fácil coger el ritmo así. Incluso el otro día, nos metimos en un autobús tres horas de viaje y competimos al Badajoz, y ya la gente alarmada porque no das tres pases; pero es que no es una forma de competir. En un partido de liga te vas el día antes y al día siguientes les compites de igual a igual. Nosotros nos metimos en un autobús, nos comimos unos macarrones a la una de la tarde y creo que no es lo idóneo para competirle a un equipo como el Badajoz, que tiene una gran plantilla y un presupuesto parecido al nuestro para intentar subir a Segunda División. Yo planteo ese partido pensando en el domingo, no en el Badajoz, que es un amistoso, que quieres ganar porque eres muy competitivo, pero no pasa de ahí. Entonces, las voces alarmistas que salen enseguida no las entiendo.

-La exigencia mal entendida sobre un club tan exigente como el Córdoba.

-Claro. Yo soy consciente de dónde estoy, de que la ciudad de Córdoba necesita a su equipo en Segunda División, mínimo, que el estadio, la historia del club y todo lo que conlleva estar aquí demanda estar en una categoría superior... Pero vamos a ir pasito a pasito, vamos a ser humildes también. Y vamos a dar un margen de confianza. Porque por un partido de pretemporada me parece de risa que se critique, pero hay gente para todo. Al final hemos tratado de hacer una pretemporada justa, en la que los jugadores lleguen a un tono físico para competir bueno, aunque seguramente no sea el 100% porque llevamos mucho tiempo sin competir. Pero creo que la gente llega mentalizada, sobre todo de que va a ser una temporada larga, dura, con un formato totalmente diferente y que no da opciones a fallar en muchas ocasiones.

"Como vayamos de que somos el Córdoba y vamos a ganar en cualquier sitio fácil, tenemos un problema"

-Casi en ninguna, porque el margen de error es mínimo al contar todos los puntos.

-Sí, está claro que todos los equipos salimos con la premisa de no fallar. En una liga regular normal hay muchísimos partidos y te da opciones de cometer errores y los puedes subsanar; aquí te da pocas opciones, y hay que estar con la mentalidad en no poder fallar, en que nos jugamos muchísimo en cada partido, que cada partido es importantísimo, que hay que salir a ganar, que no vale el empate porque tienes que arrastrar puntos de la primera fase… y es lo que hay.

-Y el Córdoba tiene que estar arriba desde el principio, no vale dejar los deberes para luego.

-Es que no da tiempo. La exigencia del Córdoba está en que tienes que arrancar fuerte y ser regular en estos primeros 18 partidos de la primera fase, no queda otra, porque si no es así no se consiguen los objetivos, y no está en nuestra mente. Pero eso sí, sabiendo las dificultades que te pone la Segunda B y los rivales que te encuentras en la Segunda B. Como vayamos de que somos el Córdoba y que vamos a ganar en cualquier sitio fácil, tenemos un gran problema.

-Quizás ahí pudo estar el problema de la temporada pasada. Hay que saber ir al barro.

-Es que es así. Como no seamos humildes en el día a día, en el trabajo, en el sacrificio y en la fe de que se pueden conseguir las cosas, y pensemos que con el autobús rotulado del Córdoba, que es muy bonito, vas a llegar a los campos y vas a ganar, vamos a tener muchas dificultades, porque así no se consiguen las cosas.

"Las voces alarmistas que salen enseguida no las entiendo. Vamos a dar un margen de confianza, porque por un partido de pretemporada me parece de risa que se critique"

-Competir con el rival y competitividad dentro de la plantilla, que suena mejor.

-Sí, además ya les he dicho a los jugadores que puede haber un once el domingo y, aunque gane el equipo, puede haber otro diferente al siguiente partido. Cada semana se va a jugar con las circunstancias nuestras y las del rival, y con los aspectos que te encuentres en cada partido. Creo que es una plantilla compensada, competitiva, con dos hombres por puesto que te pueden dar un nivel muy alto y, además, los chicos del filial han demostrado también esta pretemporada que pueden ser importantes. Y luego aparte tienes la estrategia del covid, y como tengas la alarma de que salten positivos, los planteamientos son totalmente diferentes. Por eso, cuanta más gente haya en la plantilla, mejor.

El técnico blanquiverde posa para 'el Día'. El técnico blanquiverde posa para 'el Día'.

El técnico blanquiverde posa para 'el Día'. / Lolo Agredano

-Usted conoce la categoría. ¿Está de acuerdo en que dirige la mejor plantilla de Segunda B?

-Yo creo que Miguel (Valenzuela) lo que trataba de decir es que es lo que hay y creemos en ellos. Simplemente eso. Indudablemente, todas las plantillas de Segunda B, de Segunda y de Primera División se pueden mejorar siempre, pero creemos que tenemos una gran plantilla y vamos a intentar sacarle el máximo rendimiento, ni más ni menos. Si no creyéramos en la plantilla, estaríamos cometiendo un error.

-Le gusta que su equipo en ataque sea vertical, llegue rápido, sepa combinar; y en defensa, que haga una buena presión, se repliegue... ¿Se verá eso en el Córdoba?

-Por ejemplo en el último partido el gol viene de una jugada de inicio combinativo de atrás y que con pocos toques se llega al final y se marca. Se trata de eso, de ser un equipo que llega a portería rival, que es valiente, que no hace falta que tenga posesiones largas para originar situaciones de gol… pero hay circunstancias en los partidos que si necesitas tener una posesión larga, se hará. Buscamos el equilibrio, y eso es lo complicado en el Córdoba, porque tienes muchos jugadores de mucho talento de medio campo para arriba, que les cuesta defender. Lo complicado es buscar ese equilibrio entre ataque y defensa, y lo estamos intentando. No hemos encajado muchos goles en la pretemporada, pero tratamos de que la portería a cero sea la frase favorita del vestuario, aunque sabemos que es complicado.

"Buscamos, y eso es lo complicado en el Córdoba, el equilibrio; porque tienes muchos jugadores de mucho talento de medio campo para arriba, que les cuesta defender"

-Durante la pretemporada, en muchas fases de miró con lupa al ataque, pero ahí dispone de mucha calidad. Me deja más dudas la defensa, con los balones cruzados, la estrategia…

-El otro día nos marcan un gol en estrategia; creo que es evitable la falta que cometemos, pero sí puede que haya un desajuste defensivo que vamos a corregir. Empezamos la pretemporada marcando en zona pura, por probar, y como el equipo no se sentía a gusto, cambiamos a lo que el equipo demandaba, que era marcaje mixto. Seguimos teniendo problemas, aunque tenemos gente poderosa en el juego aéreo. Vamos a intentar esta semana mejorarlo. El otro gol que encajamos en Badajoz es un error defensivo, que Álex Robles sale sin tener que salir a la presión, y es un desajuste defensivo que luego defendemos mal en el segundo palo porque no sabemos cerrar esa jugada. Tenemos que corregir los errores porque no puedes ir encajando goles si quieres ser un equipo fuerte y competitivo, porque no podemos dar esas concesiones. Y en eso estamos trabajando, en encontrar ese equilibrio, porque al final atacaremos todos y defenderemos todos, no hay más remedio.

-Sin duda, la pelota parada es clave para desatascar partidos igualados, también a favor.

-Tenemos ser fuertes en eso porque tenemos gente muy poderosa en el juego aéreo. Creo que hemos cometido el error de que no hemos puesto buenos centros, que los lanzamientos no han sido idóneos. Pero seguramente vayamos a mejorar en todos los aspectos según vayan avanzando las semanas y la competición.

-Una duda: ¿Le gusta el nuevo formato de competición?

-No me gusta (interrumpe), para qué te voy a engañar. Ni me gusta a mí ni creo que le guste a ningún entrenador. A lo mejor si eres el equipo revelación, que sale muy fuerte y que cree en una situación buena, a lo mejor… Pero un equipo que sale como favorito… las opciones para el entrenador son menores, está claro.

-Mirando a la categoría, ¿se ha parado a pensar en posibles rivales en el largo plazo?

-Yo soy de pensar en el presente, el futuro… Vamos a trabajar esta semana en base a intentar ganar al Lorca, que si cree la gente que va a ser fácil está equivocada. Y a partir de ahí pensaremos poquito a poco. Más allá de Lorca, ¿qué hay? Para mí no hay más que el domingo, la competición, esta semana, el trabajo diario… Ahora entrenamos en el estadio para coger sensaciones, vamos a trabajar la estrategia a puerta cerrada, vamos a convivir en nuestro estadio y tener una toma de contacto para que los chicos vean las medidas, porque es un campo muy grande… Todas esas cosas. Vamos a intentar preparar el partido para que lo juguemos al 100% y pensando que tenemos la obligación de ganar, pero que hay un rival que va a intentar ponerte las cosas complicadas.

"Cuando sale un jugador al campo con la camiseta del Córdoba tiene que dejarse el alma. Si no, conmigo no tiene cabida, porque yo me la dejo"

-La toma de contacto con El Arcángel será casi real porque sólo entrarán 800 espectadores.

-Es un hándicap para el Córdoba esa situación también. No entiendo que en un estadio de 20.000 no puedan entrar cinco o seis mil personas. Creo que hay una distancia de seguridad bastante amplia para poder evitar que haya contagios; y sobre todo dejar a la gente que disfrute con su equipo, que tenga alegrías, que sufra, que anime, que chille… lo que hace el público normalmente en los estadios.

-Fútbol sin público, antes por el negocio de las televisiones y ahora por imperativo.

-Ahora no hay más narices que aguantarse por un tema sanitario, pero creo que hay que buscar siempre la coherencia en las cosas. Nosotros nos sentiríamos arropados con nuestra afición yendo en masa al estadio. Es otro puntito en contra que debemos de superar. Todas las vicisitudes negativas que nos encontremos en el camino las debemos de superar; si no sabemos hacerlo, lo tendremos difícil.

-Ahí entran en juego dos de sus innegociables: perseverancia y esfuerzo.

-Está claro que cuando sale un jugador al campo con la camiseta del Córdoba tiene que dejarse el alma. Si no, conmigo no tiene cabida, porque yo me la dejo. Y al final lo que trato de transmitir es eso, que en el esfuerzo no hay negociación y que todo el mundo tiene que aportar su granito de arena para poder conseguir los objetivos.

Juan Sabas. Juan Sabas.

Juan Sabas. / Lolo Agredano

-Querer es poder, que se suele decir.

-Yo soy una persona de tener mucha fe en el trabajo, de mucha constancia, de entrega y superación, y creo en eso, lo primero. A partir de eso vienen ya otros aspectos futbolísticos y sociales que son secundarios, pero si no crees en el trabajo, en el esfuerzo, en la fe en conseguir los objetivos, no tienes nada que hacer.

-Su trayectoria como entrenador está siguiendo eso a pies juntillas.

-Si me preguntas a nivel personal, nadie me ha regalado nada, nadie; hasta donde he llegado, que es a Segunda, a subir a un equipo como el Extremadura, me ha costado muchísimo trabajo. He pasado por entrenar en Tercera, en Segunda B cuando llegue al Extremadura lo cogí penúltimo y el sábado que jugó el último nos pasó... Había que hacer un acto de fe increíble, hacer una segunda vuelta espectacular para conseguir el objetivo, y al final cuando tú crees y haces que la gente crea, se consiguen las cosas.

-Permítame una curiosidad. ¿Molesta en el gremio que ex futbolistas que pasan a ser entrenador encuentren banquillo más fácil sólo por el nombre?

-Yo eso lo respeto. Al final, es la realidad del fútbol: mucha gente a quien no le cuesta conseguir un banquillo y otros a los que nos cuesta muchísimo. Yo voy a seguir con mi pelea diaria, sin pensar en los demás; no voy a desgastar mis energías ni mis fuerzas en pensar que porque alguien tenga nombre va a ser mejor o peor entrenador que yo.

"Si no crees en el trabajo, en el esfuerzo, en la fe en conseguir los objetivos, no tienes nada que hacer. Cuando tú crees y haces que la gente crea, se consiguen las cosas"

-Pasemos a hablar de la plantilla. ¿Le gusta cómo ha quedado? ¿Es la que hubiera imaginado?

-Al final a mí me han pedido opinión de los futbolistas que han venido nuevos, de las bajas y tal, pero creo que era una labor de dirección deportiva, y no me he metido mucho ahí. Yo creo en la labor del entrenador y creo en que a mí me han dado una herramienta de trabajo y tengo que sacarle el máximo rendimiento; y si yo no creo que es la mejor herramienta, creo que no puedo transmitir algo positivo al grupo que tengo. Creo que tengo lo mejor, y a partir de ahí tengo que trabajar para las cosas que hemos hecho mal, donde hemos visto que cometemos errores, intentar mejorarlas y subsanarlas para sacar el máximo rendimiento a lo que tengo.

-En Segunda B un factor clave es acertar con los sub 23. ¿Cree que tienen nivel para apretar?

-Sí, creo que sí. Al final hemos estado viendo que casi todos han estado jugando bastantes minutos en pretemporada y han dado un gran nivel. Es difícil encontrar grandes sub 23 en Segunda B porque casi todos los que tienen un gran talento y van a llegar lejos están en las grandes canteras de los equipos de Primera División. Pero creo que tenemos unos sub 23 buenos, y además creo que se ha conseguido un equipo filial competitivo, que va a estar arriba, y con jugadores de calidad que van a estar todo el año prácticamente siendo importantes en la primera plantilla.

-Al Córdoba les ha perjudicado la irrupción de esa Segunda B Pro por no poder pescar en esas canteras grandes.

-Sí, pero es normal. Los equipos de Primera que tienen cantera en Segunda B, lo que quieren es estar el año que viene en esa Pro, y eso pasa por que los jugadores tengan ya una experiencia mínima en la categoría. Es respetable y nosotros creo que vamos a competir muy bien, que tenemos una plantilla, a la que ha llegado mucha gente joven, con juventud y veteranía que puede enlazar bien y sacar muchos puntos.

-Un grupo que es una familia, por lo que se desprende desde dentro. Eso siempre ayuda.

-Un vestuario unido son siempre puntos a lo largo de la temporada, y creo que empezamos bien por ahí, porque hay un buen vestuario. Yo les he pedido a los veteranos sobre todo que sepan inculcar la mentalidad de Córdoba, de la afición de Córdoba, del club y la exigencia que hay a la gente joven y a la gente nueva que ha venido.

"Un vestuario unido son siempre puntos a lo largo de la temporada, y creo que empezamos bien por ahí"

-A Sabas le gusta que los jugadores hablen, que no estén callados. ¿Hay líderes en esta caseta?

-Encontrar un Sergio Ramos en cada equipo no es fácil, pero está claro que los líderes del equipo son los capitanes, que además tienen ADN del Córdoba. Bernardo y Javi Flores son de la casa, jugadores que están involucrados en el proyecto; Miguel (de las Cuevas) lleva muchos años, y Xavi (Molina) es el típico jugador de club que siempre lo da todo y transmite a los jugadores de alrededor y al entrenador que hay liderazgo. Esa gente es la que tiene que tirar del carro en ese aspecto.

-Y luego está la labor de Raúl Cámara, en ese puesto de enlace entre el campo y las oficinas.

-Es difícil el colgar las botas, es complicada su situación, pero creo que ha aceptado su rol con mucho respeto, con mucho cariño… Está todos los días allí, pendiente de todo, y suma. Y cuando un tipo suma y además es trabajador y se ve que le gusta su nuevo rol, y cuando eso lo haces a pesar de dejar tu pasión, vas a crecer mucho como persona y como profesional. Al grupo le va a ayudar muchísimo porque siempre está pendiente, tiene todavía el pensamiento de futbolista, y eso llega y ayuda. Además tiene la exigencia de estar en las oficinas, que te involucra y te transmiten en el club en el día a día del trabajo, de muchas horas de vídeo; y si luego bajas al verde y sabes transmitir esa exigencia y, con mucho cariño, apretar las clavijas a los que fueron tus compañeros, eso es muy importante. Además, él es un tipo muy respetado dentro del vestuario, y eso es muy importante en un club.

El madrileño, en un momento de la entrevista. El madrileño, en un momento de la entrevista.

El madrileño, en un momento de la entrevista. / Lolo Agredano

-De un veterano, a los jóvenes. Luismi ya dijo que estará en el primer equipo, pero ¿qué me dice de Alberto del Moral, que sé que le gusta especialmente?

-Alberto empezó la pretemporada de una forma exquisita y se ha ido apagando un poco. Es un pivote defensivo, pero creo que tiene un problema. Él tiene la mentalidad de ocho en vez de seis, y creo que cuando se mentalice de que tiene que hacer las cosas como un pivote defensivo, mejorará muchísimo. Pero va a mejorar mucho también dentro de la dinámica del primer equipo, con la exigencia que hay en los entrenamientos… Luismi es un jugador con mucha chispa que va a encantar a la afición de Córdoba porque tiene chispa, es veloz, es dinámico, se asocia bien, tiene gol, busca la portería rival y es valiente…  Y luego está Julio Iglesias, que es talento puro y seguro que va a sorprender también.

-Al único que no hemos podido ver es a Djak Traoré. ¿Le ha trastocado mucho los planes?

-Sí, porque al final teníamos dos futbolistas que partían por luchar por el puesto de pivote: Darren, que es sub 23, un gran sub 23, y Djak. Pero Djak vino lesionado y no termina de estar bien, y en principio venía para ser un fichaje importante y da rabia no poder contar con él. Pero al final no me puedo desgastar en eso, sino en pensar que los 20 que vayan son los mejores futbolistas para ganar al Lorca.

-Antes hablamos de su papel de revulsivo cuando era futbolista. ¿Cuesta hoy hacerle ver a un futbolista que puede ser importante saliendo desde el banquillo?

-Al final el futbolista quiere jugar y, en su egoísmo profesional, hacerlo el máximo de minutos posibles. Y muchas veces no se da cuenta de que a mí me toca elegir y no es una situación fácil. Pero yo pido el mismo respeto que yo doy a la gente. Al final a mí me pagan para tomar ese tipo de decisiones y hay que respetarlo. Indudablemente a unos les gustará más una alineación y a otros otra, pero esto funciona así. Pero al final durante la semana voy a trabajar y voy a decidir pensando que es el mejor once para ganar al rival.

"Tenemos que remar todos en la misma dirección; al final porque pongas una mala cara no vas a jugar"

-Toca tirar de esa mano izquierda, tan necesaria cuando aparecen los egos.

-Creo que aquí no hay tantos egos porque al final estamos en Segunda B y no dejamos de ser gente de Segunda B. Y si no tenemos eso claro, lo tenemos complicado. Yo creo que no debe existir ningún ego en Segunda B… ni en Segunda; al final en Primera te vas a encontrar con situaciones diferentes porque te encuentras con grandes estrellas del fútbol mundial y es complicado el manejo y la dirección de un grupo. Pero aquí tenemos que ser humildes, remar todos en la misma dirección, porque al final porque pongas una mala cara no vas a jugar; lo harás porque demuestres en la semana y cuando te ponen que eres un tío válido y que vas a sacar un rendimiento increíble en el equipo.

-¿Es Sabas ese tipo de entrenador?

-Si me he tirado ocho años de suplente, creo que sí lo soy… Siempre va a haber alguien que no esté a gusto con su situación, y eso es inevitable, pero yo soy de los que da cariño a todo el mundo; soy muy exigente pero a la vez cercano, y al final si no eres así, vas a tener poca llegada al futbolista.

-Plantilla, conceptos, estilo... Gran ecuación para un objetivo claro: subir a Segunda División.

-Al Córdoba le vale ahora mismo ganar los tres puntos el domingo, porque al final tenemos que ir sumando poco a poco. Además, el Cholo lo dice muy claramente y es una frase típica del fútbol, pero es la realidad: el domingo hay que ganar, sí o sí, no queda otra. Cuando te planteas eso, irán saliendo las cosas. Más planteamientos más allá del Lorca, yo no me planteo. Pero sí es verdad que el objetivo final es el ascenso.

-Una última. ¿Cree que puede ser perjudicial mirar ya al final del recorrido?

-Está claro, porque hay unas fases. Cuando eres un bebé empiezas a gatear y luego empiezas a andar; pues esto es igual. Vamos a ir quemando etapas, e intentar hacerlo de la mejor manera posible. Yo no miro más allá que no sea el domingo.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios