Córdoba CF

Álex Quintanilla y su dulce regreso al césped

  • El vasco no jugaba un partido de competición oficial desde el pasado 11 de junio de 2017, con el Mirandés

Álex Quintanilla, vigilado por Luismi, a la salida de un córner. Álex Quintanilla, vigilado por Luismi, a la salida de un córner.

Álex Quintanilla, vigilado por Luismi, a la salida de un córner. / álex gallegos

La victoria del Córdoba ante el Valladolid fue especialmente dulce para Álex Quintanilla y Javi Noblejas, que el pasado domingo se estrenaron con la camiseta del Córdoba en competición liguera. El primero de ellos pasó ayer por sala de prensa para compartir sus sensaciones después de un largo período de inactividad. Y es que Quintanilla no jugaba un partido desde el final de la temporada pasada, cuando con el Mirandés ganó en Soria (0-2) en la jornada 42, el 11 de junio de 2017. A partir de ahí, llegó el verano, su fichaje por el Almería y aquella rescisión de contrato en el último día del mercado, que le jugó una mala pasada y le obligó a quedarse en paro.

Todo eso es pasado ya, afortunadamente, para el vasco, que ante el Valladolid completó los 90 minutos y se mostró a buen nivel. Por eso, el central se mostró "contento de haber podido participar en la victoria del equipo" y reconoció encontrarse "recuperando sensaciones porque hacía tiempo que no jugaba un partido completo".

Es una sensación increíble el apoyo de la afición; estamos todos comprometidos con la situación y agradecidos"

Su retorno al fútbol fue dulce y Quintanilla apuntó que "el fútbol va muy relacionado con las emociones y los momentos" y se alegró porque, a su juicio, consiguieron "crear una atmósfera entre el equipo, la afición, los directivos y el cuerpo técnico". El vasco aseguró que en el vestuario creen "que es posible y estamos trabajando para ello; en momentos como el partido del domingo se ve que la gente cree de verdad y que vamos a tener opciones". También valoró el central blanquiverde el ambiente que se respiró en El Arcángel. "Es una sensación increíble el apoyo de la afición. En ese sentido estamos comprometidos con la situación y agradecidos. La atmósfera que se ha conseguido crear, a pesar de la situación, creo que es la idónea para que las cosas salgan bien", apuntó. Eso sí, Álex Quintanilla advirtió de que "hemos dado un primer paso pero hay que normalizar las semanas de victorias porque al final es lo que necesitamos, hacer de esto algo normal cada semana". Quiere evitar el vasco el exceso de euforia, algo normal "cuando llevas tiempo sin ganar y lo haces, puedes creer que has hecho algo importante. Y lo es, pero también hay que ser consciente de que es sólo un partido y quedan muchos más por ganar".

Pensando ya en el Alcorcón, próximo rival del Córdoba el domingo, Quintanilla indicó que "es un partido ante un rival directo, a pesar de la diferencia de puntos que tenemos, pero por el puesto que ocupan en la clasificación" y cree que tendrán que ir "convencidos de cómo lo vamos a hacer para traernos los tres puntos, que sería muy importante para continuar en esta línea". Sobre las fortalezas del conjunto alfarero, el defensa del CCF destacó que "es un equipo capaz de jugar como bloque y difícil, sobre todo en su casa. Es complicado hacerles ocasiones y será un partido complejo. Sabemos lo que nos vamos a encontrar, pero nos toca trabajar para ver qué tenemos que hacer para traernos los puntos".

El vasco, por cierto, reconoció que viendo la jugada del penalti repetida "sí que puede pitarlo perfectamente", pese a que él intentó "molestarle, no robarle el balón". Por suerte, Pawel repelió la pena máxima y el debut de Quintanilla se tornó en victoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios