Self Storage en Córdoba La era de los trasteros inteligentes

  • El 'self storage' crece a un ritmo imparable en Córdoba

  • Vistas las cuotas de mercado, cada vez son más los que se refieren a este hecho como el boom del autoalmacenamiento

Antonio Romero de Trasteros Gondomar muestra las instalaciones. Antonio Romero de Trasteros Gondomar muestra las instalaciones.

Antonio Romero de Trasteros Gondomar muestra las instalaciones. / Jordi Vidal

El trastero está en sus máximas cuotas de mercado. Este sector está creciendo a un ritmo imparable y cada vez son más los que se refieren a este hecho como el boom del trastero. El self storage o almacenaje inteligente consiste en el autoalmacenamiento mediante un contrato de servicio de un módulo con seguridad propia.

Las inmobiliarias son conscientes de esta nueva realidad. Desde Alkazacor afirman que el precio del alquiler de los trasteros se ha visto reducido en los últimos años. Su asesor inmobiliario, Víctor Díaz, especifica que los pisos de nueva construcción incluyen trastero, pero esto no suele ocurrir con edificios más antiguos. En este caso, cuando los inquilinos necesitan mayor espacio, buscan servicios de alquiler de guardamuebles por las características que ofrecen y servicios adicionales, ya que existen dificultades para encontrar trasteros convencionales en la barriada de residencia del usuario.

La construcción de trasteros en Córdoba está en auge, repartidos por diferentes zonas de la ciudad. Así es el ejemplo de Ciudad Jardín, donde se está construyendo una comunidad de trasteros con una finalización prevista para el próximo mes de abril. No obstante, ya se ha vendido el 100% de los espacios ofertados.

La construcción de trasteros en Córdoba está en auge

Existen grandes diferencias entre los centros operadores de trasteros. No todos ofrecen los mismos servicios, condiciones u otros factores que dependen de la preferencia de los clientes. Una de las principales variaciones de un operador a otro depende del tamaño, en función de la superficie del centro.

La Asociación Española de Self Storage (AESS) indica que los centros más pequeños no suelen disponer de personal de atención y, en consecuencia, no pueden ofrecer servicios adicionales como la venta de material de embalaje o el servicio de recogida de mercancías. En el caso de los trasteros con una superficie más reducida, cuentan con clientela en mayor proporción particular. Por el contrario, los que disponen de un área de carga y descarga, atención presencial, zona de aparcamiento y trasteros de grandes dimensiones, suelen ser alquilados por empresas.

Otra diferencia es la ubicación, que determina en gran medida el precio. Los trasteros urbanos tienen un coste medio más elevado y disponen de un acceso rápido a pie. Los que se ubican en polígonos o en la periferia están bien situados logísticamente, siendo más apropiados para empresas o autónomos.Los particulares lo utilizan como un método para ganar espacio en casa o como solución a un problema temporal, como una mudanza o reforma. En España, este tipo de usuarios representan el 70% de la demanda. Por otro lado, las empresas y autónomos suelen contratar a largo plazo para instalar su archivo o el stock temporal del material.

La mayoría de usuarios de estos espacios necesita almacenar cosas de manera temporal

La AESS asegura que este tipo de industria tiene beneficios con respecto a los trasteros convencionales, sobre todo en lo que respecta a seguridad. La mayoría ofrecen un seguro incluido en el precio, pero son muchos los que apuestan por alarmas individuales en las puertas del espacio o la videovigilancia.

En la zona centro de la ciudad, se encuentra Trasteros Gondomar, la primera empresa self storage y único centro socio de la AESS en Córdoba, que abrió sus puertas hace un año. Dispone de 35 trasteros con una superficie que oscila desde los cuatro metros cuadrados a los nueve. Su precio va de los 65 a los 120 euros, variando en función del tamaño y de lo que se contrate. Algunos servicios de los que disponen son el uso de llave magnética, videovigilancia o la contratación de seguridad privada. El gerente, Antonio Romero, destaca la ubicación como uno de los grandes beneficios: “se encuentra a pie de calle”, añade.

Antonio Romero en el interior de uno de sus trasteros inteligentes en la zona centro de la ciudad. Antonio Romero en el interior de uno de sus trasteros inteligentes en la zona centro de la ciudad.

Antonio Romero en el interior de uno de sus trasteros inteligentes en la zona centro de la ciudad. / Jordi Vidal

Este tipo de trasteros funciona como un anexo más de la vivienda porque en muchos casos no se dispone de espacios en la vivienda para almacenar muebles u otros elementos con menor uso, como bicicletas o material deportivo, indica Romero. La mayoría de los clientes son residentes de la zona o locales próximos, por lo que explica Antonio Romero que posiblemente abran nuevas instalaciones en otros puntos de la ciudad próximamente.

Otro caso es el de Mariano Parra, promotor de trasteros, que cuenta con una amplia experiencia en este tipo de industria, ya que dispone de más de 700 trasteros en Valencia. Tras el nicho de mercado que ha encontrado en Córdoba, inicia la construcción de 60 espacios en la zona de República Argentina.“En diez días, he recibido más de 20 llamadas de interesados en alquilar los trasteros”, añade Mariano Parra. Son ofertados en diferentes tamaños, que van desde un metro cuadrado a un precio de 30 euros, a 100 euros mensuales por el de cinco metros cuadrados. Ofrecen servicios adicionales incluidos en el precio como el seguro y la seguridad privada.

En estos espacios no pueden almacenarse animales o material tóxico

Parra añade que llevará a cabo un control que impida la entrada de productos ilegales y también destaca la inexistencia de enchufes en el interior del edificio, “aquí respetamos la normativa europea para este tipo de industria”, indica. En la lista de la Norma Europea UNE-EN 15696 se contempla la prohibición de cualquier tipo de material peligroso, tóxico o ilegal, además de plantas o animales, como especifican desde AESS.

En el polígono de la Torrecilla se encuentra Mudanzas Team, una empresa que originariamente se dedicaba a las mudanzas y que, actualmente, también dispone del servicio de guardamuebles en Córdoba, desde donde aseguran que los muebles no sufrirán el más mínimo deterioro.

Alberto Luque, en las instalaciones de Mudanzas Team enseña uno de los contenedores en el Polígono de la Torrecilla. Alberto Luque, en las instalaciones de Mudanzas Team enseña uno de los contenedores en el Polígono de la Torrecilla.

Alberto Luque, en las instalaciones de Mudanzas Team enseña uno de los contenedores en el Polígono de la Torrecilla. / Juan Ayala

Desde Mudanzas Team, Alberto Luque cuenta que el servicio de trasteros se originó por la demanda de los propios clientes cuando se mudaban a viviendas más pequeñas donde no podían almacenar todos los muebles de los que disponían o cuando adquirían mobiliario nuevo. Aprovechando su servicio de mudanzas, realizan la labor de precintar e inventariar desde el domicilio hasta su posterior traslado al contenedor, como llaman a los trasteros. Se encuentran en naves con vigilancia las 24 horas del día, con protección contra incendios, robos, incluso inundaciones, no obstante, ofrecen un seguro opcional a todo riesgo. Para las empresas y autónomos, también existe la oportunidad de archivar documentos.

Luque, de Mudanzas Team, ofrece un servicio que otras empresas del sector no añaden. Este servicio adicional es la atención personalizada. Esta empresa cuenta a su favor con la posibilidad de actuar como intermediarios en caso de que el arrendador esté interesado en vender la totalidad del contenedor o parte de él. Para que el servicio sea efectivo, el cliente informa al centro de los elementos que desea vender y aporta el consentimiento para que Mudanzas Team pueda mostrar la mercancía al posible comprador. De este modo, el centro funciona de enlace sin necesidad de presenciarse el arrendador en las instalaciones.Fabio Luque, de Focsa Renting, dispone de dos centros en Córdoba.

Uno de ellos está ubicado en la zona de la Corredera. Cuenta con 18 trasteros de hasta siete metros cuadrados, con un precio medio de 50 euros mensuales, dependiendo del tamaño. Además de servicios adicionales básicos como la videovigilancia, también ofertan otros, como el servicio de traspaso o mudanza desde el propio domicilio.

Una promoción de la próxima entrega de trasteros en abril en la zona de Ciudad Jardín. Una promoción de la próxima entrega de trasteros en abril en la zona de Ciudad Jardín.

Una promoción de la próxima entrega de trasteros en abril en la zona de Ciudad Jardín. / Jordi Vidal

La AESS forma parte de la Federación de Asociaciones Europeas de Self Storage (Fedessa). Ambas pretenden posicionar el self storage como una industria responsable en el sector empresarial. En España hay más de 470 centros de guardamuebles repartidos en más de 150 ciudades, siendo el tercer país de Europa con mayor número de centros. Los centros españoles suponen un 11% del total europeo, por detrás de Reino Unido (40%) y Francia (13%). El crecimiento nacional constituye más de un 50% en los últimos tres años.

El gerente de la AESS, Carles Viladecans, añade que la política de precios, según el último estudio europeo, tiene una media española entorno a los 20 euros por metro cuadrado al mes. El encarecimiento de la compra y alquiler de la vivienda ha beneficiado directamente al éxito de estos trasteros inteligentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios