Prevención de la ludopatía

Acojer ve “alarmante” la apertura de 19 salas de juego en sólo un año

  • El presidente de la asociación señala que la edad media del jugador ha descendido hasta los 25 años

Salvador Secilla junto a los representantes el Ayuntamiento. Salvador Secilla junto a los representantes el Ayuntamiento.

Salvador Secilla junto a los representantes el Ayuntamiento. / El Día

El presidente de la Asociación Cordobesa de Jugadores en Rehabilitación (Acojer), Salvador Secilla, ha denunciado la situación actual de la ciudad en torno a los salones de juego. Junto al primer teniente alcalde, Pedro García, y al delegado de Servicios Sociales, Juan Hidalgo, ha destacado la “alarma social” que supone esta actividad. Según ha hecho saber Secilla, la edad media del jugador en 1988 era de entre 45 y 50 años, mientras que en la actualidad ésta se sitúa entre los 25 y los 30 años.

Ha recordado, además, que en 2018 se abrieron 19 nuevas salas en Córdoba, algo que ha venido acompañado de “un alarmante bombardeo constante” de publicidad “a todas horas”. Al respecto, ha expresado que no comprende “cómo puede ser que líderes de la masa social se presentan a hacer esta publicidad”, en referencia a actores y deportistas que protagonizan este tipo de anuncios.

El presidente de Acojer también ha hecho hincapié en que “no puede ser que haya un salón de juegos en la esquina de un colegio”, y ha denunciado el uso de “ganchos” que usan estos establecimientos que derivan en un sufrimiento “para el que está enganchado y para la familia”.

Por su parte, Pedro García ha afirmado que la administración local va a “trabajar en la parte competencial con todo lo relacionado con la actividad de las salas de juego”. En concreto, García ha señalado que se están estudiando “medidas coercitivas que permitan el trabajo en las zonas más vulnerables y así evitar que proliferen estos establecimientos”.

Según el teniente alcalde, desde 1999 hay 77 expedientes para poner en marcha salas, algunas de las cuales “se pueden comprobar que están abiertas”, y ha criticado que se instalen en estas zonas como el Sector Sur, “que es uno de los barrios que más ha reclamado acciones para combatirlos”. A su vez, García ha pedido que se tomen acciones desde el Gobierno central y la Junta para que “esté enciman de esta petición” y se pueda “exigir a los salones los requisitos”.

García, en este sentido, ha puntualizado que algunos países europeos ya han prohibido los anuncios relacionados con los juegos de azar, y por ello ha asegurado que es necesaria “una ley estatal y una regulación autonómica”, ya que el Ayuntamiento tiene limitada sus acciones a nivel de la ciudad. Por lo tanto, en lo que respecta al Consistorio, se espera que se apruebe el próximo viernes en el Plan Normativo de 2019 las medidas que regulen la actividad y la situación en la ciudad, en colaboración con Servicios Sociales.

El Ayuntamiento quiere regular la publicidad y la actividad relacionada con los juegos de azar

En este ámbito, Juan Hidalgo ha argumentado que, desde 2005, la ludopatía está considerada como una enfermedad y, por lo tanto, es necesario “regular la zona de influencia” de los establecimientos que se dedican a esta actividad. En concreto, el delegado ha destacado que hay que alejarlos de lugares señalados como son los centros escolares, los centros de salud y los parques infantiles.

También ha criticado la elevada presencia de los locales en las zonas desfavorecidas, ya que “su caldo de cultivo es la gente desesperada”.

Además, ha reiterado que la publicidad “engaña a los usuarios a través de anuncios agresivos” y presenta los establecimientos “como la solución fácil, cuando sabemos que nadie regala nada”. Hidalgo ha hecho referencia al perfil del jugador “que cada día es más joven”, y ha señalado que hay que “combatir la normalización, no podemos hacer apología del juego” y que hay que cuidar el entorno “estableciendo un radio mínimo”.

Uno de los salones de la ciudad. Uno de los salones de la ciudad.

Uno de los salones de la ciudad. / Juan Ayala

Los datos de Acojer señalan que 300 familias recurren actualmente a la asociación para combatir la ludopatía, ya que como ha señalado su presidente “la familia sufre más las consecuencias que el ludópata”. La asociación, que fue creada en 1988, ha sido pionera a nivel andaluz y nacional al señalar la problemática que genera esta actividad.

Acojer cuenta con un centro oficial en Córdoba y, aunque registra que es la provincia con menor incidencia del juego patológico, el presidente ha recordado que “puede caer gente de todo tipo, incluso con estudios universitarios”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios