Turismo

¿Qué ciudades cobran la tasa turística sobre la que se debate ahora en Córdoba?

  • Cataluña y Baleares son las únicas comunidades españolas donde los turistas pagan por hospedarse

  • Las principales capitales europeas cuentan con este impuesto desde hace varios años

Turistas con maletas en la Puerta del Puente. Turistas con maletas en la Puerta del Puente.

Turistas con maletas en la Puerta del Puente. / El Día

El debate sobre la tasa turística está encima de la mesa. El Pleno del Ayuntamiento de Córdoba pidió al Instituto Municipal de Turismo (Imtur) que elaborara un informe de pros y contras de este impuesto que defienden, entre otros, el propio gobierno municipal (IU de manera más significativa que el PSOE, que apenas se ha pronunciado), los vecinos e incluso la Universidad de Córdoba (UCO), esta última institución con una serie de condiciones.

Sin embargo, todo el debate que pueda suscitar este asunto depende mucho de lo que quiera hacer la Junta de Andalucía. Y es que es el gobierno autonómico el que tiene la capacidad para fijar un impuesto que, de llevarse a cabo, debería aplicarse en todas las capitales de provincia andaluzas.

Y la Junta, de momento, no está por la labor de aplicar dicha tasa al visitante. Desde el gobierno andaluz entienden que gravar la estancia al visitante supondría una pérdida de competitividad de los destinos, argumento que también usan los empresarios para oponerse a este cobro.

En España, la tasa turística no es un impuesto ni mucho menos extendido. Tan solo Cataluña e Islas Baleares aplican este impuesto en distintas ciudades y lo hacen desde hace varios años.

Sin embargo, la tasa turística sí es algo extendido en Europa, especialmente en las principales capitales turísticas.

Zonas en las que se cobra la tasa turística

  • Cataluña: la comunidad autónoma aplica el conocido como impuesto sobre las estancias en establecimientos turísticos desde el año 2012. Se cobra a aquellos visitantes que se alojen en hoteles, apartamentos, viviendas turísticas e incluso cruceros. El importe del pago depende de la zona de alojamiento, con especial diferencia entre Barcelona y el resto de destinos. El pago se hace por persona y día en un máximo de siete días (si se está en un mismo lugar más de una semana tan solo habrá que pagar siete días de tasa). El importe va desde los 45 céntimos al día hasta un máximo de 2,25 euros diarios.
  • Islas Baleares: la tasa turística en Baleares se conoce como ecotasa y funciona desde 2016. A lo largo de los últimos meses se han incluido algunas variaciones que rebajan el pago si el turista se aloja en temporada baja. El precio mínimo que se paga aquí es de 1 euro y el máximo de 4 euros (por día). En temporada baja se paga un 75% menos que en temporada alta y si la estancia dura más de ocho días el precio a pagar se reduce a la mitad.
  • Ámsterdam: en la capital de los Países Bajos los turistas tienen que pagar por día el 6% de lo que cuesta la noche de hotel. Varía, por lo tanto, en función de los precios y la categoría de los alojamientos.
  • Berlín: la capital alemana sigue el mismo modelo que Ámsterdam y en este caso grava el 5% del coste de la habitación.
  • Bélgica: el país belga tiene tasa turística en muchas de ciudades. La capital, Bruselas, tiene uno de los city tax más elevados de Europa ya que en un hotel de máxima categoría la tasa puede rozar los nueve euros por noche, el precio mínimo es de poco más de 2 euros.
  • París: la que es, quizá, la mayor capital turística de Europa cobra a los turistas una tasa que va desde los 25 céntimos por alojarse en campings o puertos deportivos hasta los 5 euros por noche en palace
  • Budapest: la capital de Hungría cobra a los turistas en función del distrito en el que se alojen. Si el hotel está en la zona más turística se cobra el 4% del importe de la habitación, en el resto de distrito el cobro se sitúa entre 1 euro y 2 euros.
  • Oporto / Lisboa: en el país vecino también hay ciudades con impuesto turístico. En la capital portuguesa ya se cobra 2 euros por noche, un precio que se ha doblado este mismo año. En Oporto la tasa se estableció el año pasado y se sitúa también en 2 euros.
  • Roma: otra de las grandes capitales turísticas europeas también cobra tasa. En la capital de Italia se paga desde 3 euros por los hoteles de más estrellas hasta 2 euros por los de menos categoría. Además, se cobra una tasa de 3,5 euros a aquellos turistas que se alojen en establecimientos ofertados por Airbnb. No es la única ciudad italiana que cobra el impuesto también lo hacen Florencia y Milán (1 euro por cada estrella del hotel) o Venecia, donde el coste varía según la temporada.
  • Praga: en la capital de República Checa la tasa es de 50 céntimos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios