La Gloria de San Agustín

Se puede, si se quiere

  • Es de listos el saberse adaptar a lo que uno tiene en cada momento

Margaret Keenan, la primera mujer de Reino Unido en recibir la vacuna del coronavirus. Margaret Keenan, la primera mujer de Reino Unido en recibir la vacuna del coronavirus.

Margaret Keenan, la primera mujer de Reino Unido en recibir la vacuna del coronavirus.

En casa de mi hermana lo tenemos más claro que el agua, queremos pasarlo bien en estas navidades, pero también en las del año que viene, y en las del otro, y en las del otro, y así mientras más mejor, que queremos durar una pila de años, que nos gusta vivir y nos gusta estar con la gente que queremos. Y con eso queda todo dicho, me parece a mí.

Con nuestras poquitas cosas, si nos comparamos con la gente que tiene de todo, sí, lo sé, pero a lo mejor esos que tienen de todo no tienen lo que nosotros tenemos, y al revés, que las cosas a veces no son como parecen. Que mi hermana lleva unos días viendo la serie de la reina de los ingleses y que no todo es tan bueno como les suponemos, que al final están llevando las vidas que les han dicho, pero no las que les hubieran gustado, o algo parecido. Yo no sé si me entienden, pero yo creo que me explicado medianamente bien, me parece a mí.

En definitiva, que es de listos el saberse adaptar a lo que uno tiene en cada momento y todo lo demás es ganas de sufrir y de pasarlo regular, eso es lo que estaba tratando de decir. Y así creo yo que hay que entender este tiempo feo que nos ha tocado, aceptándolo como ha venido, y ya está, que es la única manera de que sigamos haciendo cosas de las que nos gustan en el futuro. Que tengo yo metido en la cabeza que esto se mejora antes de lo que imaginamos, pero en muy poco, que vaya alegría que me llevé el otro día viendo como la señora mayor se estaba poniendo la vacuna. 

Y me parece muy bien que la primera persona de los ingleses haya sido una mujer de 90 años, que a ellos son los primeros que tenemos que cuidar, que vaya cómo la enfermedad esta se ha portado con ellos, que ya no están más de los que podíamos haber imaginado. Y nuestros mayores no sólo se merecen nuestro respeto, algo más, que sin ellos no estaríamos donde estamos, que eso es así como estoy contando. Por eso ahora toca hacer lo que debemos y ya está, que ya tendremos tiempo de hacer lo que nos dé la gana cuando esto se solucione o se alivie, que si ponemos todos de nuestra parte seguro que lo conseguimos antes.

En fin, que vamos a tener una navidades diferentes y ya está, que ya tenemos algo que contarle a los que vienen detrás, aunque el problema es que todos vamos a contar lo mismo y me parece que va a ser muy aburrido. Por eso, despacito y buena letra, sobre todo ahora que estamos viendo el final del túnel. No vayamos ahora a apagar la luz, cuando más falta nos hace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios