Córdoba

Más de 616.000 personas padecen depresión en Andalucía, la comunidad española con más casos

  • La compañía farmacéutica Lundbeck celebra en Córdoba una mesa redonda para impulsar el conocimiento sobre esta enfermedad, trabajar contra el estigma social y compartir experiencias

Rafael Ángel Castro, Carmen Prada y Paloma Ruiz, participantes en la jornada. Rafael Ángel Castro, Carmen Prada y Paloma Ruiz, participantes en la jornada.

Rafael Ángel Castro, Carmen Prada y Paloma Ruiz, participantes en la jornada. / Laura Martín

Un total de 616.200 personas sufren depresión en Andalucía, según los últimos datos de la Encuesta Nacional de Salud de España, cifra que sitúa a la comunidad andaluza como la región del país con más población afectada por este problema de salud mental.

La depresión es una enfermedad compleja, multidimensional y heterogénea, que se manifiesta a nivel emocional, físico y cognitivo dificultando el desarrollo de las actividades cotidianas.

En muchos casos, conlleva un estigma para las personas que la sufren y es aún una gran desconocida para la sociedad, a pesar de ser una de las primeras causas de incapacidad en todo el mundo.

Así se ha puesto de manifiesto en el segundo encuentro del ciclo Diálogos de Escucha Activa: #VivirConDepresión, organizado por la compañía farmacéutica Lundbeck dentro de su campaña de concienciación Rethink Depression, y que se ha celebrado en Córdoba tras su primera cita en Valladolid.

Hay al menos un 30% de personas afectadas a las que no se les ha diagnosticado el trastorno

El encuentro, que ha contado con el apoyo de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) en Andalucía, el Colegio Oficial de Médicos de Córdoba y la Sociedad Española de Urgencias Psiquiátricas (SEDUP), pretende dar a conocer la depresión como un trastorno que va más allá del estado de ánimo, en un formato de intercambio de conocimiento entre varios agentes del ámbito de la salud mental y social, quienes han abordado la importancia de un diagnóstico precoz de la depresión para la recuperación funcional completa del paciente.

Se estima que alrededor del 50% de los pacientes con depresión no llega a ser tratado correctamente y que hay al menos un 30% de personas afectadas a las que no se les ha diagnosticado el trastorno.

Para reducir esta tasa de infradiagnóstico es fundamental el papel de los médicos de Atención Primaria, que por la cercanía, accesibilidad y atención continuada a lo largo de la vida se encuentran en la mejor posición para la identificación precoz de posibles casos.

“Nos encontramos con personas que llegan a la consulta confundidas y, más que un diagnóstico o un tratamiento, solicitan consejos médicos para superar una circunstancia que no saben manejar. Es por ello que la Atención Primaria tiene un papel fundamental para detectar cuadros depresivos, ya sea a través de las vivencias significativas expuestas por el paciente, de su predisposición genética o por la alta frecuencia de visitas debido a fatiga, los cambios de peso, las cefaleas o epigastralgia -dolor de estómago- que en realidad enmascaran un proceso depresivo”, ha señalado en el encuentro Rafael Ángel Castro, médico de familia y responsable de Salud Mental de la SEMG en Andalucía.

La banalización del término 'depresión' también preocupa a los expertos, quienes han destacado durante la jornada que se tiende socialmente a denominar así a sentimientos de irritabilidad, ansiedad o tristeza, cuando realmente corresponden a estados de ánimo o épocas vitales pasajeras y breves.

Así lo ha expresado la médico psiquiatra responsable del Área de Salud Mental del Hospital Universitario Reina Sofía, Carmen Prada: “la depresión conlleva síntomas cognitivos que van más allá de un sentimiento de tristeza o desánimo, como son las dificultades de atención y concentración, de memoria, de toma de decisiones y planificación que se convierten en complicaciones para el desarrollo del día a día del paciente”.

Los prejuicios sociales y el estigma que pesa sobre el enfermo son dos de los motivos por los que muchas personas se resisten a revelar que padecen depresión en su entorno laboral o social.

En palabras de la responsable del Aula de Salud Mental de la Escuela de Pacientes de Andalucía, Paloma Ruiz, “en nuestra sociedad, las enfermedades mentales más comunes se entienden como debilidad y conseguir normalizarlas es nuestro reto. La inclusión o reincorporación al mercado de trabajo, así como la actitud de los compañeros, amigos y familiares tienen una gran importancia para la recuperación de los pacientes”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios