Encuesta de Población Activa El paro sube en Córdoba en el último año y su tasa es la segunda más alta de Andalucía

  • La provincia registra 87.900 personas desempleadas, 6.300 más que a cierre de 2018

Dos albañiles trabajan en una obra.

Dos albañiles trabajan en una obra. / Efe

La provincia ha cerrado 2019 con un aumento del paro en 6.300 personas respecto al año anterior, registrando 87.900 desempleados y una tasa del 23,70%, la segunda más alta de Andalucía. 

Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), Córdoba sigue estando a la cabeza de España en la tasa de paro, solo precedida por Ceuta, Melilla, Cádiz y Badajoz.

Los datos sí son positivos respecto al tercer trimestre de 2019, cuando se anotaron 94.700 personas en las listas del desempleo, por lo que a finales de año había 6.300 menos sin trabajo.

Hay que recordar que entre octubre y diciembre el empleo aumenta por las campañas de Navidad (se hacen contrataciones extra tanto para esas fechas como para las rebajas) y la actividad agrícola, fundamentalmente por la aceituna.

Según la serie histórica publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las cifras del último trimestre del año son las segundas mejores desde 2008, cuando la tasa era de 20,19%. A cierre de 2018 se logró un 22,47% tras un periodo de crisis catastrófico en el que se llegó al 36,68% de la población en paro, como ocurrió a finales de 2013. La tasa continúa muy por encima de los niveles precrisis, cuando hubo un 14,69% a cierre de 2007, o un 15,67% e finales de 2005.

Alrededor de 6.800 personas de la provincia buscan su primer empleo

Por su parte, Andalucía cerró 2019 con 10.500 parados menos que el año anterior, lo que supone una caída del 1,26%, y con la creación de 45.800 empleos. En España, el desempleo se redujo en 112.400 personas, lo que reduce la tasa hasta el 13,78%, la más baja desde 2008

Según la última EPA, el número de ocupados también ha crecido, aunque levemente, de los 281.600 registrados en el último trimestre de 2018 a los 282.800 del cierre de 2019, un 0,43% más. Esto supone 1.200 puestos de trabajo más.

A finales de 2019 también se ha logrado aumentar la cifra respecto a los tres meses anteriores, aunque no se han superado las de los dos primeros trimestres. Así, de enero a marzo se anotaron 289.800 empleados, de abril a junio 288.300 y de julio a septiembre 279.800.

A su vez, hay que destacar que estos datos están relacionados con el descenso que se ha producido en la población activa en los últimos años; de las 378.500 personas en edad de trabajar que había a finales de 2016, al año siguiente se pasó a 370.500 paracerrar 2018 con 363.200 y de ahí aumentar levemente hasta las 370.700 de 2019. El dato más alto de la última década se dio en 2011, con 390.700 habitantes en edad de trabajar. Según esto, desde esa fecha la población activa ha decrecido un 5,12%.

La EPA sigue reflejando las dificultades que tienen las mujeres para acceder a un puesto de trabajo. De las personas empleadas, 122.200 son mujeres , lo que supone solo el 43,2% del total, mientras que 160.600 son hombres.

Sin embargo, una variable que sí resulta positiva es la de parados que buscan su primer empleo, que ha descendido hasta las 8.600 personas frente a las 10.100 que había a finales de 2018.

La Encuesta de Población Activa también hace un análisis por sectores económicos. La única actividad que crece porcentualmente es el sector servicios, que pasa del 68,4% a aglutinar al 71,4% de los ciudadanos con empleo, aunque aún no consigue alcanzar la tasa de 2017, el 73,9%. En total, se dedican al sector terciario 201.800 personas en Córdoba.

La industria es la que más baja: su tasa interanual ha pasado de 15,4% a finales de 2018 a 13,4% al acabar 2019; con 38.000 ocupados dedicados a ella. Por su parte, la agricultura desciende del 10,9% al 10,4% y registra 29.400 empleados; mientras que la construcción lo hace del 5,3% al 4,8% y reúne a 13.700 trabajadores.

Las reacciones de los sindicatos

CSIF Córdoba considera positivo que el número de ocupados en la provincia haya aumentado en 1.200 en el último año (2,3%), sin embargo, lamenta que la tasa de paro de la provincia se mantenga como la quinta más elevada en España y la segunda en Andalucía.

La presidenta de CSIF Córdoba, Dolores Navajas, alerta de que “nos encontramos ante un nuevo dato que demuestra que estamos al inicio de una desaceleración de la economía, como ya se pudo comprobar a principios de enero con las estadísticas del paro de 2019”. “Resulta especialmente preocupante que en nuestra provincia crezca el desempleo mientras que en el conjunto de España y de Andalucía se contabilizaron sendas bajadas el año pasado”, resalta.

El secretario de Empleo de CCOO, Manuel Merino, ha vuelto a insistir en la necesidad de generar un cambio de modelo económico y productivo en la provincia para atajar las cifras de paro. Así, ha señalado que “de las diez empresas con más trabajadores de la provincia, ocho pertenecen al sector servicios, lo que da idea de la clase de empleo que hay”.

Por su parte, el responsable de Empleo de UGT, Manuel Torralba, asevera que “lo del cambio de modelo productivo ya parece el cuento de las 1001 noches, la precariedad instalada en Córdoba una novela negra inacabable y que desaparezca la pobreza parece una historia de ciencia ficción”. No obstante, muestra su esperanza ante las primeras medidas que ha tomado el nuevo Gobierno central.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios