Día de la Inmaculada

El obispo de Córdoba considera que tener al Ejército es "una seguridad y un orgullo"

  • La Brigada de Infantería de la Brimz X celebra la víspera de la solemnidad de su patrona con una misa en la Mezquita-Catedral

El obispo de Córdoba, durante la misa celebrada en la Mezquita-Catedral. El obispo de Córdoba, durante la misa celebrada en la Mezquita-Catedral.

El obispo de Córdoba, durante la misa celebrada en la Mezquita-Catedral. / El Día

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha recibido este lunes, víspera de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, a los militares que conforman la Brigada de Infantería de la Brimz X, con sede en Cerro Muriano, para honrar a su patrona en una celebración eucarística que ha tenido lugar en la Mezquita-Catedral.

Fernández ha señalado que para los ciudadanos españoles, “tener al Ejército es una seguridad y un orgullo”, por lo que ha pedido a la Inmaculada que mantenga a los militares fieles a su servicio a la patria, más aún en esta situación nada fácil”.

En su homilía, el prelado de la Diócesis de Córdoba también ha agradecido el trabajo de los militares. “Quisiera darle gracias a Dios por todo lo que la sociedad a través de vosotros recibe continuamente: servicio al Estado, a la paz, a la vida diaria -especialmente complicada este año- y a quien más necesita. Habéis estado ahí en primera línea ayudando a una sociedad que sufre y os pido que sigáis siendo agentes de solidaridad y de ayuda a tantas y tantas personas”, ha subrayado, al tiempo que ha encomendado al ejército español a la Virgen Inmaculada.

El prelado ha recordado también el significado de la Inmaculada Concepción de María, patrona del ejército y de España, manifestando que “es importante que llegado este día, pongamos este plus de amor y fe a quien es patrona desde hace siglos y a quien veneramos como Madre Santísima de los ejércitos en España, la Inmaculada Concepción”.

“El pecado es un verdadero desastre que ha existido en la historia de la humanidad y Jesucristo ha venido a curarnos de esa enfermedad y a librarnos de ese virus del pecado, como queremos que nos libre de este virus que nos azota, gracias a su Madre”, ha explicado. Asimismo, ha puesto de manifiesto que “esta fiesta está hecha para contemplar a María y que descanse en ella nuestra mirada y nuestro corazón”.

Tras la celebración eucarística, los militares han podido disfrutar de un concierto-homenaje de música de la mano del organista de la Catedral de Córdoba, Clemente Mata.

La advocación de María Inmaculada representa para los militares de la Brigada de Infantería la tradición y los valores de quienes les han precedido en la tarea del servicio que desempeña. De ahí que cada año, en la solemnidad de la Inmaculada, ésta viva una de las festividades más queridas por sus integrantes, la de su patrona, la Purísima Concepción de María.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios