EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Nochebuena y Navidad en Córdoba Un menú para celebrar la alegría

  • Cigalas, gambas, jamón, cordero o rodaballo, las mesas de los cordobeses acogen estos días todo tipo de viandas para disfrutar en familia de la Nochebuena y del día de Navidad

Carnicería de Moisés Martín, en el mercado Sánchez Peña. Carnicería de Moisés Martín, en el mercado Sánchez Peña.

Carnicería de Moisés Martín, en el mercado Sánchez Peña. / Jordi Vidal

En pocas horas, las mesas de miles de cordobeses empezarán con el trasiego de platos, copas y conversaciones sobre política que casi nunca acaban bien. Todo estará regado con vino y cava, las bandejas harán gala de las buenas manos de los cocineros (o cocinillas) y lo importante, como siempre, será pasar un buen rato con la familia.

Pero claro, antes de celebrar la Nochebuena y el día de Navidad hay que hacerse con todos los ingredientes para que la cena salga redonda. Este fin de semana las plazas de abastos, los supermercados y hasta las floristerías han sido un trasiego constante de clientes que, eso sí, han tenido la suerte de encontrarse las tiendas abiertas también en domingo.

Uno de esos mercados a los que acuden los cordobeses para surtirse de los mejores productos es el de Sánchez Peña, en la plaza de la Corredera. Carne, pescado y, por qué no, una parada para tomar un café entre compra y compra fue el recorrido de Jorge Campos, un joven de 32 años al que, por primera vez, le toca preparar la cena de Nochebuena. "Me he comprado un piso y he invitado a mi familia a cambiar de casa por primera vez para la cena", comentaba Jorge frente a la pescadería García Sánchez, donde compró rodaballo, el pescado de moda de estas Navidades.

Al menos así lo comentaba uno de los tenderos mientras mostraba una pieza de este pescado que está a algo menos de 14 euros el kilo. "A la gente le gusta todo, el marisco y el pescado, aunque las gambas y los langostinos siempre triunfan", añadía el comercial.

Hay quien tiene sus trucos en esto de las compras para ahorrarse unos euros, que nunca viene mal. Antonia, vecina del barrio, suele venir al mercado todas las semanas y reconoce que, al menos este año, los precios no han variado en exceso en estos días. "Yo vengo siempre una semana antes para comprar el marisco, lo congelo y así no lo tengo que comprar más caro días después", explicaba esta cordobesa frente a una fuente de gambas a casi 22 euros el kilo.

La Carihuela, en la plaza de Chirinos, es otra de las pescaderías que cuando llegan estas fechas tiene lista de espera. Nadie duda de que en este comercio el pescado entra por los ojos y que la calidad hay que pagarla. José y Marta, una pareja que cenará esta noche con amigos, siempre compran aquí el pescado y el marisco para las grandes ocasiones. "Si compras aquí ya te digo yo que no fallas", comentaba el marido mientras la tendera le mostraba unas cigalas que estaban a 290 euros el kilo. En La Carihuela, el pescado que más está triunfando para estos días es la dorada y la lubina, unos clásicos que nunca fallan.

Y para comprar la carne, de vuelta a la plaza de la Corredera. Uno de los puestos que también acumula colas para elaborar los platos principales de los menús es el de Moisés Martín. Las paletillas ibéricas colgadas en la parte de arriba de sus locales llaman más que la atención. Pero si hay algo por lo que el puesto de Moisés triunfe eso es, sin duda, su carne. Amalia viene desde el Sector Sur para comprar la carne para estas fechas. Esta mujer encarga siempre un pavo relleno para llevárselo a casa y así, explica ella misma, "no me tengo que meter en la cocina a hacer nada".

Moisés explica que el cordero es, por ahora, la carne que más tirón tiene para los menús de estos días. Aún así, los clientes no paran de llevarse otros productos como el secreto ibérico, la presa (también ibérica) o los pollos de corral. La pieza de cochinillo, otro de los clásicos, está este año a 65 euros.

También de puestos como este salen algunos de los entrantes de la mayoría de las mesas navideñas, como el jamón, el salchichón ibérico (a poco menos de diez euros la pieza) o los quesos –en el comercio de Moisés los hay de varias provincias de Andalucía–.

Y tras llenarse las barrigas con los entrantes, el pescado, el marisco, la carne y todo lo que hay encima de los platos, todavía hay que dejar paso para el postre. Las tartas caseras son muchas veces la gran opción en estos casos, donde innovar nunca está de más. Por supuesto, no faltan ni el turrón ni los mantecados, que también se suelen regar con un poco de anís para pasar todo lo comido hasta el momento.

Pero si no se tiene mucha maña en la cocina, las opciones de comprar un postre ya hecho tampoco son malas. En la panadería Roldán lo que triunfa cada año es el tronco de Navidad, que está a 25,50 euros. Ya hay incluso roscones de Reyes y clientes que se los llevan, aunque las típicas bandejas de dulces todavía siguen ganando la partida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios