Cruz Conde

Nueva vida en la Corredera

  • La apertura del centro cultural de la Universidad de Córdoba puede ser un punto de partida para retomar el plan de usos de la plaza y reforzar la apuesta por la cultura

Centro Cultural de la UCO Centro Cultural de la UCO

Centro Cultural de la UCO / Juan Ayala

Yo entiendo que el algoritmo de Google ahora se pirre por relator, Cataluña o Vox. Que el clima de crispación haya llegado a tal nivel que “cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo beneficio político”, que diría Mariano Rajoy.

Pero, de repente, pasan cosas en esta ciudad que en algunos entornos pasan desapercibidas pero que merecen una mirada simplemente para cambiar de tercio. Para salirnos del guión y demostrar que hay otra manera de hacer las cosas. La resistencia ahora parece ser fijarse en los asuntos positivos, que puedan hacer mejorar las cosas, la ciudad. Ojalá Google, Facebook o quien sea le dé por premiar eso algún día.

La cuestión es que esta semana ha abierto sus puertas el Centro Cultural de la Universidad de Córdoba en la plaza de la Corredera. Se trata de la recuperación de las Casas de Doña Jacinta, el único edificio que se mantuvo intacto tras la remodelación de la plaza y que fue hasta hace unos años sede de Procórdoba, extinguida tras la crisis del ladrillo.

El espacio quiere ser un generador de proyectos culturales que, por el momento, alberga de forma permanente la colección de los ganadores del Premio Internacional de Fotografía Pilar Citoler y será la sede de Suroscopia y Ucopoética. Una puerta abierta a la cultura en estos tiempos en los que tanto se necesita y aire fresco en la Corredera en medio de tantos veladores.

La Universidad lleva años trabajando en este proyecto hasta que ha visto la luz y me parece un buen punto de partida para plantear una nueva ida en esta plaza. ¿Recuerdan el plan de usos de la Corredera? El documento aprobado en 2003 establecía las actividades permitidas en el entorno y prohibía algunas cuestiones como elementos publicitarios en veladores, negocios y edificios o cocinar y preparar alimentos en actos populares (¿mercado medieval?), además de no ocupar de manera indiscriminada los soportales.

El documento se aprobó tras un amplio consenso entre vecinos y comerciantes, aunque está claro que se ha incumplido prácticamente en su totalidad. En este mandato se propuso una revisión del plan tras cumplirse 12 años de su aprobación pero tampoco han trascendido nuevas propuestas para este entorno, que es clave porque es uno de los lugares más visitados por los turistas pero también el epicentro de los vecinos del casco histórico y lugar de encuentro para los cordobeses.

Además de los veladores, otro de los aspectos que regulaba el plan de la Corredera era la saturación acústica, otra de las quejas habituales de los vecinos del casco, que ya no saben qué hacer para lograr la convivencia entre la necesaria actividad turística y su rutina.

Ojalá la iniciativa de la Universidad atraiga a más proyectos atraídos por la cultura

El deterioro de la plaza porticada es evidente y quizá una mirada a este espacio es una de esas cuestiones que no requiere de tantos trámites administrativos o urbanísticos, ni siquiera de partida presupuestaria –aunque de dinero anda sobrado este gobierno municipal– sino de ideas, pararse a pensar, ver un poco más allá de la política y elecciones.

Ojalá la iniciativa de la Universidad atraiga a más proyectos y la cultura sea uno de los ejes por los que se apuesta para la recuperación de esos edificios vacío, abandonados. Una nueva vida para ellos con iniciativas culturales. Pero hacerlo en serio. ¿Recuerdan la Pérgola? Una idea brillante en su concepción para recuperar uno de los inmuebles más céntricos e imponentes de la ciudad cuyo aprovechamiento está ahora muy en cuestión.

Apuesto por una nueva vida para la plaza de la Corredera. Con bares, claro, pero también con espacios abiertos, propuestas, opciones para los vecinos, para los turistas, para los jóvenes. Que cunda el ejemplo de la Universidad y que nuestros políticos dejen de pensar en Cataluña, en la Junta, en Pedro Sánchez o en mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios