Solidaridad

El comedor de los Trinitarios alerta de que los usuarios se acercan ya a los años de la crisis

  • El centro, que cumple en 2019 tres décadas de vida, presta 210.000 servicios de alimentación desde 2007 

Cocineras del comedor de los Trinitarios durante la preparación del almuerzo. Cocineras del comedor de los Trinitarios durante la preparación del almuerzo.

Cocineras del comedor de los Trinitarios durante la preparación del almuerzo. / El Día

El año en el que el comedor de los Trinitarios, que gestiona la Fundación Prolibertas, ha atendido a más personas es, hasta la fecha, 2011. Ese ejercicio, en plena crisis económica, se ofrecieron un total de 19.635 comidas. Desde entonces, han pasado ocho años y, los números lejos de reducirse se han incrementado, tanto que desde el centro alertan ya de que este año se puede superar ese techo. Y es que, en lo que va de año y hasta el pasado domingo en el el comedor se han dado más de almuerzos, bolsas de bocadillos y de alimentos y meriendas.

Son los datos que ha dado a conocer el coordinador del comedor, David Lino, durante la presentación de los actos previstos para celebrar el 30 aniversario de la puesta en marcha de este centro. 

"Nos han sorprendido las cifras", ha reconocido. Así, en lo que va de año el centro ha atendido a 783 personas diferentes y 153 familias, lo que suma 1.395 personas, de las que 411 son nuevas. De todas ellas, el 41% tienen nacionalidad española y el resto son extranjeros. De ellos, el 13% solicita asilo o protección internacional. 

Lino ha destacado que, por el momento, "se han superado a los usuarios del año completo de 2018" con estos más de 16.000 almuerzos, casi 4.000 servicios de ropero, 3.000 de ducha y 200 de peluquería, un servicio este que "lo presta una persona que viene un día en semana", ha explicado.

El responsable del comedor también ha alertado del aumento significativo de personas que demandan esta prestación y que "tienen problemas de salud mental y patología dual; son personas que no pueden vivir con sus familias, consumen y acaban en la calle" y ha destacado que se ha registrado un repunte de personas que acuden de nuevo al comedor después de tres años. 

Sin la ayuda del IRPF

Estas cifras llegan, además, en un momento complicado en cuanto a lo económico para la Fundación Prolibertas, ya que, según ha recordado su director general, Antonio Jiménez, han dejado de percibir en ayudas del IRPF unos 80.000 euros. 

Jiménez, además, ha aludido a los informes que vaticinan la llegada de una nueva crisis económica. Sin embargo, ha señalado que las personas que "ya estaban en exclusión y pobreza severa no han salido de la crisis; cada año que pasa es un deterioro mayor". 

La fundación, además, sigue a la espera de la cesión por parte del Ayuntamiento del antiguo Cuartel de Lepanto para poder ampliar sus instalaciones y ofrecer un servicio "digno" a todos los usuarios. No en vano, el comedor ha tenido que duplicar sus turnos desde hace un par de semanas ante la elevada demanda. "

"Estamos en conversaciones con el nuevo gobierno municipal para ver si es posible la cesión de las instalaciones del centro de día Casa Libertad de Lepanto y vemos buena voluntad", ha considerado. Este centro, por otra parte, se puso en marcha en marzo de 2018 y también se ha quedado pequeño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios