Manuel Martínez. Líder y Vocalista de Medina azahara

"Deberían obligar a que artistas cordobeses telonearan a quienes vienen de fuera"

  • Es actualidad por partida triple: acaba de publicar su biografía, el próximo viernes su banda, Medina Azahara, saca nuevo disco y ya diseña la gira mundial por el 40 aniversario de la misma

Manuel Martínez sostiene un bajo en el local de ensayo que Medina Azahara tiene en Córdoba. Manuel Martínez sostiene un bajo en el local de ensayo que Medina Azahara tiene en Córdoba.

Manuel Martínez sostiene un bajo en el local de ensayo que Medina Azahara tiene en Córdoba. / reportaje gráfico: juan ayala

En la biblia del rock and roll, Manuel Martínez (Posadas, 1951) es, sin duda, uno de los grandes protagonistas del capítulo dedicado al rock andaluz, es uno de sus grandes apóstoles, un gran apóstol que ahora cumple 40 años predicando ese evangelio, el del rock andaluz, con su banda, Medina Azahara, por medio mundo. "Y lo que nos queda", añade. De momento, el próximo viernes verá la luz su enésimo LP y vigésimo disco de estudio, Trece rosas. Manuel defiende que "el rock and roll es también una forma de ser y de vivir", algo que deja patente su biografía, un libro que acaba de editar bajo el título Manuel Martínez: Confesiones de un roquero andaluz. "Nosotros en Medina nos consideramos roqueros. Siempre hemos sido roqueros. Cuando estaba en Retorno, por ejemplo, tocábamos en directo los discos de [Deep] Purple, desde el Made in Japan hasta Fireball, lo hacíamos completamente igual que Deep Purple, lo que pasa es que llegó un momento en el que nos cansamos de hacer todo eso, e intentamos hacer cosas nuestras, pero en mi caso siempre he sido roquero, ni popero ni nada, roquero", insiste.

-Un roquero andaluz al que un día le pidieron que renunciara a lo andaluz.

Siempre intenté luchar por lo que me gustaba, pero nunca pensé que podía llegar a los 40 años de carrera"

-Bueno, creo que el estilo es lo que nos hace diferentes a todos los otros grupos y solistas. Aquello pasó cuando para un disco buscamos a un productor que fuese distinto a lo que habíamos tenido antes y algunos del grupo eligieron a un chico que venía de otra onda, que venía de hacer muy buenos discos, pero de otro estilo. Cuando escuchó nuestras canciones, que después serían parte de Caravana Española, intentó hacernos cambiar en todo, hasta en la imagen, y algunos de los entonces miembros de Medina se cortaron el pelo, empezaron a vestirse de forma distinta. A mí, por supuesto, me dijo "tú tienes que cortarte el pelo tienes que cantar de distinta forma, dejar de cantar con acento andaluz" y le dije "te estás equivocando, Medina Azahara es todo esto que ves por la forma de cantar, por la forma entender la vida, yo no quiero cambiar por un disco, yo no quiero hacer un disco y acabar arrepintiéndome toda la vida de lo que he hecho, quiero seguir siendo yo a la hora de cantar y a la hora de comportarme en la vida". Muchos del grupo en aquel momento cambiaron, de hecho se ve en la imagen del disco, porque querían adaptarse a esos movimientos. Yo era la parte opuesta y, la parte que en un momento determinado salía más perjudicada porque no me dejaba, entre comillas, dirigir por un muchacho que seguramente llevaría su parte de razón, pero no la parte de razón de Medina. Creo que el tiempo me dio la razón.

-¿Algún día pensó aquel niño de Posadas, aquel pequeño Manuel Martínez que aparece en la biografía, que llegaría tan lejos?

-Por supuesto que no. Recuerdo que cuando yo era pequeñito mi primo, que era maestro de escuela, tenía un grupo y yo estaba como loco intentando ver cómo ensayaban, pero nunca tuve la oportunidad de ver esos ensayos; sin embargo, cuando me vine a vivir a Córdoba al grupo que vi ensayando se llamaba Los Pilotos, en La Fuenseca, en un bar, y desde entonces el gusanillo estaba ya dispuesto a escuchar música y a hacer música. La verdad es que lo que me preguntas es imposible de imaginar, yo siempre intenté luchar por lo que me gustaba, que era la música, pero nunca pensé que podía llegar a los 40 años de carrera, ni nada parecido; sí es verdad que cuando formábamos un grupo siempre lo hacíamos con la intención de que durase mucho. Cuando hicimos Medina la verdad es que fue una experiencia bastante bonita, porque ni pensábamos grabar un disco ni nada parecido, pensábamos en hacer canciones para que la gente las escuchase y que fuesen diferentes; pero lo que sí es verdad es que queríamos ser un grupo de larga carrera, como los Rolling Stones, que no tuviese fecha de caducidad. Y hasta ahora lo estamos consiguiendo.

-¿Y cuál es el secreto para mantenerse 40 años como grupo?

-Trabajar mucho y en cada disco intentar dar todo lo que tienes. Hay discos con canciones que a lo mejor son más representativas para la gente, pero también hay discos que no son tan nombrados y son tan buenos como esos. Siempre intentamos dar todo lo que tenemos en los discos y, por supuesto, en el escenario. La gente no se deja engañar, la gente cuando va a un concierto a ver un artista quiere pasárselo bien, divertirse, y quiere que el mensaje de esas personas les llegue y así sentirse felices; a nosotros nos pasa exactamente igual, nosotros somos los que reciclamos todo lo que nos da la gente. Tenemos muchos seguidores por toda España, por supuesto, por toda Europa, bastantes también, pero muchos más en Sudamérica y en Estados Unidos. En todos esos lugares somos una esponja que vamos absorbiendo toda la energía que nos da la gente y eso nos impulsa a intentar hacer buenos discos, a hacer buenas canciones y, por supuesto, a dejarnos la piel en cada escenario sea un pequeño o grande, sea un festival o sean las fiestas de un pueblo. Medina Azahara nunca se va a sentir cohibido por tocar en un pueblo pequeñito; sabemos que también viene a vernos gente de los alrededores, de otros sitios, y hasta gente de muy lejos del mismo, y eso hace que nos sintamos felices en cualquier sitio del mundo tocando, sea grande o pequeño.

-Volvamos al libro, una obra que firma Carmen Molina y que arranca con hechos de la Guerra Civil que marcaron a la familia de Manuel Martínez y que por su puesto forjaron su personalidad.

-Sí, ten en cuenta que yo nací en el 51, un año muy pegado a aquellas fechas, ya que 20 años no son nada prácticamente, y mi padre siempre hablaba de mi abuelo, al que asesinaron, y lo contaba a su manera. Mi padre siempre fue bastante de izquierdas, no es que fuese un luchador, pero sí lo llevaba en la mente, y la verdad es que todo eso te va dejando huella y un poso bastante amargo de su vida, de la vida de mi padre y, eso se va mezclando con la tuya y te va dejando una sensación de insisto, entre comillas, amargura. Ha sido una influencia bastante grande tanto la vida de mi padre como lo que le pasó a mi abuelo, y no sólo le pasó a mi abuelo, le pasó a muchísima gente en ambos bandos, tanto un bando como otro ejecutaron a personas que no tenían nada que ver con la guerra o que simplemente estaban luchando por otra cosa que no era la guerra. Se confundían las cosas y en ambos bandos ocurrió lo mismo.

-Precisamente también tiene relación con la Guerra Civil el inminente nuevo álbum de Medina Azahara, 'Trece Rosas' y hay dos capítulos en el libro titulados con el nombre de esas jóvenes, la mayoría socialistas, fusiladas por el régimen franquista .

-Sí, empezamos con Federico García Lorca y con escritores que vivieron esa época hasta llegar a las 13 rosas, cuyo fusilamiento fue también una injusticia. Hay mucha gente que opina lo contrario, pero bueno... la historia está ahí, nosotros no vamos a inventar nada ni vamos a reivindicar nada que no se sepa. Es la historia y ya está, unos la toman de una forma y otros la toman de otra. Nosotros pensamos que la historia está ahí y contamos esa historia sin entrar en política. La política es para los políticos, para eso les pagamos. Nosotros ni denunciamos siquiera, hacemos una crítica en una canción; siempre nos ha gustado luchar por cosas así, reivindicar cosas como nuestra oposición a las ofensas y el maltrato a los niños y a las mujeres, estamos en contra de las guerras y, por qué no también en este caso contra una injusticia como fue aquella. Hemos hecho una canción acoplándonos a la historia que hemos conocido.

-En el libro habla de John Lennon como la gran influencia musical de Manuel Martínez.

-Para mí John Lennon es muy importante. Creo que es una de las figuras del siglo XX más influyentes en lo que a la música se refiere y yo soy cantante, escritor y un poco músico. Lennon ha sido una influencia bastante creativa para mí y para muchísima otra gente, tanto los Beatles. como todo lo que ha conllevado la vida de Lennon en su defensa de la paz, pero también han sido grandes influencias para mí Mick Jagger, Ian Gillan [vocalista de Deep Purple]...y otros muchos artistas.

-Supongo que Medina Azahara celebrará su 40 aniversario a lo grande.

-Sí, tenemos pensado hacer una gira bastante importante. Y será Medina Azahara quien hará su gira de 40 años. Estoy escuchando por ahí que ex de Medina van a hacer también una gira de 40 años y me parece ridículo que después de décadas sin estar en la música aparezcan para llevarse un trozo de la tarta por la que hemos luchado con mucho esfuerzo y sacrificio los que estamos en el grupo durante tantísimos años; insisto, es ridículo que aparezcan ahora esas personas para intentar aprovecharse de esa tarta. Pero bueno, nosotros vamos a intentar hacer una gira potente, una gira entre comillas diferente a las que hemos venido haciendo hasta ahora, porque 40 años no se cumplen todos los días y supongo que va a ser una gira bastante larga, por lo menos de dos años, que nos llevará a Estados Unidos, a diferentes países de Sudamérica y, por supuesto, vamos a recorrer todo el país.

-Aparte de en España, ¿dónde os sentís más queridos?

-Según la cantidad de gente que está en las redes sociales apoyando a Medina, tenemos muchos más seguidores, con diferencia, en México. En México es una locura, pero también en Chile, también en Colombia, también en Ecuador, en Estados Unidos, donde hemos estado varias veces y siempre con llenos.

-Si a eso sumamos Europa, donde tenéis legiones de seguidores, la música de Medina Azahara se escucha en medio mundo. Durante la presentación del libro, el concejal de Cultura, David Luque, dijo que Medina Azahara son los grandes embajadores de Córdoba en el mundo, ¿así lo sentís?

-Córdoba es para nosotros la madre de toda la cuestión musical de Medina Azahara. Creo que si viviera en Madrid no compondría las canciones que compongo, serían completamente distintas. Es cierto, durante la presentación del libro, el concejal de Cultura dijo que éramos embajadores de Córdoba en todo el mundo, que muchas cosas de la ciudad se conocían por nuestra música más que por la promoción pública que se ha hecho de Córdoba; es verdad que la música de Medina Azahara con todos los fans que tiene en todos lados, hace que mucha gente venga a conocer Córdoba. Ahora acabo de encontrarme con alguien de fuera que ha venido a ver Córdoba y me ha dicho "joder, qué casualidad, que vengo a ver Córdoba y estás aquí". Y así muchas cosas. Medina Azahara es un monumento histórico superconocido en todo el mundo, pero también nosotros hemos puesto nuestro pequeño grano de arena para que mucha más gente lo conozca y también para que conozca la Mezquita. Nosotros siempre pregonamos allá por donde vamos que somos de Córdoba, de la que siempre contamos que es la ciudad más bonita del mundo. Por ejemplo, cuando interpretamos la canción Córdoba intentamos transmitir a quien la escucha que tiene que venir a conocer Córdoba, que no le va a defraudar. Si eso es ser embajadores, pues lo somos.

-Curioso, fans de unos roqueros por todo el mundo cuando se dice que el rock está en horas bajas

-Bueno, afortunadamente con Medina pasa todo lo contrario, Medina siempre va captando a muchos más fans, la historia de Medina siempre ha ido creciendo y eso es porque la gente llena nuestros conciertos. Un grupo no puede sobrevivir sin público que vaya a los conciertos. Hoy en día el rock no se oye en radio ni se pone por televisión y eso hace que parezca que está más decaído de lo que está realmente, porque si tú vas a un concierto o vas a un festival como, por ejemplo, el Viña Rock o el Leyendas, te encuentras con 80.000 personas viéndolos. Kiss y Scorpions, por ejemplo, han llenado los últimos años en Córdoba. Estoy convencido de que el rock sigue muy vivo y haciendo cosas importantes e interesantes, lo que pasa es que no se dan a conocer. Pienso que el rock durará siempre aunque no se ponga en las televisiones y no se escuche en las emisoras.

-Cuatro décadas de música las de Medina Azahara ajenos a las modas del mercado musical

-Bueno, de hecho, en estas cuatro décadas siempre han estado de moda diferentes movidas; ahora mismo hay una muy potente, que es la música latina, que nos la están poniendo por todos lados, incluso aquí en Andalucía en la RTVA pública Canal Sur no nacen nada más que bombardearnos con cosas que vienen de fuera y, además son bastante malas y no tienen calidad musical para radio o televisión. Hay que pasar de todas esas modas, como músicos simplemente verlas pasar o verlas de una forma distinta a lo que tú estas haciendo; si tú eres constante con lo que crees, con tus ideas y con tu forma de hacer música y mantienes tu propio estilo, el público te acaba recompensando.

-Con 40 años de vida, Medina Azahara forma parte de un panorama musical de Córdoba que ¿cómo está actualmente?

-Lo veo un poco pobre, pero no por los artistas, sino porque no hay sitios en los que tocar, hay sitios pequeñitos en los que a los artistas no se les ve cómo son realmente. Debería de haber muchos más sitios donde tocar en Córdoba porque hay muy buenos músicos. Córdoba siempre ha dado muy buenos músicos, pero no tienen una gran expansión y en nuestra ciudad tampoco hay demasiados eventos donde puedan demostrar lo que son. Yo creo que se echa de menos la muestra pop-rockera, donde los grupos de aquí podían desarrollar su música. Además, en los conciertos de la gente que viene de fuera se les debería de obligar a que antes o después toque un grupo cordobés que está empezando a abrirse puertas, por lo menos para que les sirva de presentación. A nosotros nos pasa fuera y estamos encantados porque esa es una manera de fomentar la música local. Se debería de obligar a que se hiciese.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios