Educación

Una veintena de colegios de Córdoba tendrán controladores para una vuelta a las aulas segura

  • Sadeco pondrá a parte de su plantilla a trabajar en la limpieza y desinfección de los centros educativos

  • Habrá campañas de concienciación para que los niños se adapten a la 'nueva normalidad'

Puesta a punto del colegio Eduardo Lucena, en la avenida de Guerrita. Puesta a punto del colegio Eduardo Lucena, en la avenida de Guerrita.

Puesta a punto del colegio Eduardo Lucena, en la avenida de Guerrita. / Juan Ayala

El Ayuntamiento de Córdoba quiere garantizar que la vuelta de los niños al colegio a partir del próximo 1 de septiembre sea "totalmente segura", para lo cual ha establecido un plan con cuatro medidas entre las que se encuentra la contratación de una veintena de personas que se encargarán de controlar las entradas y salidas en los colegios con mayor volumen de alumnado. Así lo ha avanzado este miércoles el concejal de Educación e Infancia, Manuel Torrejimeno (Cs), quien ha sostenido que el Consistorio responde así a una de las demandas más habituales de la comunidad educativa en los últimos tiempos. 

Serán entre 15 y 20 centros públicos los que cuenten con este nuevo servicio, con el objetivo de que en los accesos y las salidas de los colegios donde existe más de una puerta se guarde la distancia de seguridad en un curso que estará fuertemente condicionado por la crisis económica del covid-19.

Durante una visita al colegio Eduardo Lucena, en la avenida de Guerrita, Torrejimeno ha insistido en que la vuelta a las aulas se hará "con normalidad". Para ello, también será fundamental la intervención de la empresa Saneamientos de Córdoba (Sadeco), a quien el Ayuntamiento ha encomendado la desinfección de todos los centros públicos de la capital.

La limpieza, precisamente, es la segunda de las medidas incluidas en el plan municipal de la vuelta a clase segura. En este sentido, el presidente de Sadeco, el concejal David Dorado, ha enviado un mensaje de "tranquilidad" a las familias. Ha recordado que la Junta de Andalucía ha dado el visto bueno a las 162 contrataciones previstas en el Plan AIRE, que incluyen precisamente 50 peones para la desinfección de los colegios, tres administrativos y un capataz. Estas contrataciones se encuentran ya en manos del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y del Instituto Municipal de Desarrollo Económico (Imdeec).

Dorado ha avanzado que, en previsión de que los contratos no estén cerrados al inicio del curso, será Sadeco la que pondrá parte de su plantilla al servicio de los colegios de la capital. Para ello, y puesto que los recursos de la empresa pública son "limitados", se detraerá el personal de aquellos centros públicos que permanecen cerrados, como es el caso de las bibliotecas, para que trabajen en los colegios. "Sadeco no le va a dar la espalda a los colegios ni los va a dejar tirados en la cuneta", ha insistido el también teniente de alcalde de Infraestructuras y Medio Ambiente.

Los protocolos de las autoridades sanitarias obligan a una limpieza y desinfección continua de los centros, con reiterados servicios durante la jornada lectiva. Debe intervenirse en varias ocasiones a lo largo de la mañana no solo en los cuartos de baño, que pueden ser a priori las zonas más sensibles, sino también en pasamanos y barandillas. Esto obligará a "reestructurar" Sadeco "por un tiempo limitado, ya que la prioridad -ha insistido Dorado- es que la vuelta al colegio se haga con las máximas garantías. El responsable municipal, no obstante, no ha sabido concretar cuántos trabajadores de la empresa serán necesarios en la vuelta al colegio para suplir los contratos del Plan AIRE y, más adelante, para complementar sus servicios.

La tercera medida incluida en el plan municipal va dirigida a los niños que hacen uso de las rutas de caminos escolares seguros. Son alrededor de 300 los pequeños que a diario son llevados en autobús al centro y, desde sus respectivas paradas, se dirigen a pie hasta el colegio. A todos ellos, el Ayuntamiento entregará mascarillas.

Por último, como cuarta medida, se realizarán campañas de formación para que los escolares sepan adaptarse a los requerimientos de la denominada nueva normalidad, en la que el covid-19 condiciona todos los aspectos del día a día. El concejal de Educación ha explicado que estas campañas de concienciación incidirán en aspectos como la necesidad de guardar la distancia de seguridad dentro y fuera de las aulas, el buen uso de la mascarilla o las ventajas de mantener una correcta higiene de manos, con lavados continuos y uso de gel hidroalcohólico, tal y como insisten las autoridades sanitarias.

La primera teniente de alcalde, Isabel Albás, ha agradecido la implicación de la comunidad educativa en este complicado regreso a las aulas y ha insistido en que el Ayuntamiento "va a garantizar a los padres que pueden llevar a sus hijos al colegio de manera segura". Para ello, aunque ha asumido que las competencias municipales en materia de educación son "poquitas", ha puesto como ejemplo su propio caso, como madre de familia numerosa.

"Yo sí voy a llevar a mis hijos a clase. La educación de los niños es fundamental", se ha dirigido Albás a aquellas familias que todavía dudan sobre la vuelta al colegio por el peligro de que los menores se contagien del virus SARS-CoV-2. "Tenemos que volver a la normalidad", ha concluido Albás, quien ha querido responder también de esta manera a las críticas de la oposición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios