Gastronomía

Día Mundial de la Tapa: 10 lugares de Córdoba para tapear de lujo

Atún marinado y mazamorra de naranja sobre crujiente de almendra de Bodegas Mezquita

Atún marinado y mazamorra de naranja sobre crujiente de almendra de Bodegas Mezquita / Bodegas Mezquita

En el Día Mundial de la Tapa Córdoba tiene mucho y bueno que decir. En cualquiera de sus barrios se tapea de lujo. No obstante, nosotros hemos seleccionado diez lugares donde sirven verdaderos mini bocados de cielo y que representan la esencia de la gastronomía local para autóctonos y visitantes. 

En pleno centro de la ciudad el Mercado Victoria tendrá durante todo el día de hoy una promoción especial que incluye caña más tapa a cuatro euros. Y es aplicable a todos los puestos. Los clientes podrán adquirir la promoción en las barras Cruzcampo del Mercado.

También es un día especial en los cuatro establecimientos de Bodegas Mezquita. Así lo han anunciado en sus redes: "Para este día tan especial, hemos preparado una tapa que es pura magia: atún marinado y mazamorra de naranja sobre crujiente de almendra. ¿Se te hace agua la boca? Pues eso no es todo, porque por solo 3,50 euros, no solo podrás deleitarte con esta maravilla de tapa, sino que también te invitamos a una caña Cruzcampo". 

Donde también entienden, y mucho, de tapas durante todo el año es en Okapi (María La Judía, 8). Su cocina es totalmente artesanal y se está postulando como uno de los templos de la tapa de la capital. Imprescindible probar su carrillada de ternera en salsa. 

No obstante, tienen muchas más especialidades en formato XS. No hay más que recrearse en el sabor de sus croquetas, empanadillas, canelones...

En pleno corazón de la capital recalan quienes buscan una cocina clásica y una selección de vinos a la altura. Taberna Góngora (Conde de Torres Cabrera, 4) sigue conquistando al respetable con sus platos de caza, boquerones al limón, atún encebollado, bacalao o araña frita, entre otros bocados. 

Apenas unos pasos lo separan de Casa El Pisto (Plaza de San Miguel, 1) cuya barra tiene entidad propia. Los medios y copas de fino se sirven sin descanso y sus vitrinas lucen orgullosas la ensaladilla, el alioli, el salpicón de mariscos, el salmorejo o la tortilla de patatas. Su rabo de toro y el propio pisto merecen una mención aparte, al igual que su flamenquín o cualquier pescado frito.  

La idiosincrasia del pueblo cordobés

La Barra de Casa Pepe (Romero, 1) es perfecta para los sibaritas de los placeres de bocado. Vino a la temperatura perfecta, entorno pintoresco y privilegiado y materias primas de primer nivel. Es un pecado irse de allí sin haber catado un buen queso, ibéricos de la tierra, las berenjenas abuñueladas. Igualmente, a diario cuenta con pescados y salazones en forma de salpicón de marisco, quisquillas cocidas, anchoas con mantequilla de oveja, boquerones en vinagre y un largo etcétera. 

Al mismo grupo hostelero pertenece Casa Rubio, uno de los vecinos más insigne de la Puerta de Almodóvar. Su ensaladilla  de atún con carpaccio de pulpo y pimentón de La Vera es original, rica en texturas y contrastes y tremendamente adictiva.

Otro clásico bien ejecutado es el cochifrito con ajitos, una oda a la materia prima en que la pericia de sus chefs gana la partida al difícil equilibrio entre el crocante exterior y la jugosidad interna. 

El abc de la cocina tradicional cordobesa lo completa el rabo de vaca estofado, uno de esos guisos en que la carne está tan buena como la salsa que incita a mojar miga pan sin miramientos.

Casa Rubio tiene un vecino que le planta justa batalla culinaria. Se trata de Casa Bravo (Puerta de Almodóvar, 1).  Una taberna de toda la vida: con ambiente y clientes de taberna. Su variedad de tapas es bien amplia, aunque son especialmente recomendables sus patatas alioli, guisos, pescaíto frito, salmorejo o berenjenas con miel. Igualmente, su chef, Elena Rojano, elabora unos platos de casquería para chuparse los dedos y repetir. 

En el centro histórico de la ciudad El Churrasco (Romero, 16) lleva más de medio siglo haciendo las delicias de sus parroquianos. En su barra no faltan rabo de toro, berenjenas fritas, revuelto de habitas, riñones de cordero, etc. Y se respira aire de taberna clásica, de confesiones y conversaciones que crecen al calor de una copa de vino de Montilla-Moriles 

Taberna El Poema es uno de los establecimientos más famosos en la ciudad por sus tapas. Tiene dos sedes: una en Alonso de Burgos, 2 y otra en Gran Capitán, 29. Sus mesas, tanto en sala como en terraza, se cotizan al alza y los fines de semana es complicada tarea hacerse con una (o varias). Mucho tiene que ver las más de 30 tapas diferentes entre las que puedes elegir para acompañar la consumición: alioli, huevos rellenos, salpicón de mariscos, tortilla de patatas, mini hamburguesas o croquetas son algunas de las más populares del lugar. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios