• 'el Día' es un ejemplo de buen periódico local, serio, riguroso y comprometido con su territorio

20 ANIVERSARIO | PUNTOS DE VISTA

Una excelente redacción

Primera redacción de 'el Día', en Gran Capitán. Primera redacción de 'el Día', en Gran Capitán.

Primera redacción de 'el Día', en Gran Capitán.

Francis Vargas

Cuentan que el primer día de director de un periódico es malo, y que todos los demás son peores. El periodismo es uno de los oficios más bonitos del mundo, pero el liderazgo de una redacción pesa como el plomo, es posible que la responsabilidad y la exposición pública multipliquen las preocupaciones de un modo especial. Comencé a dirigir el Día de Córdoba casi sin red, hasta entonces no había ocupado ese puesto y si salí airoso, fue gracias a los periodistas que formaban su redacción, una de las mejores en las que he trabajado.

Recién llegado, mi antecesor, Alfredo Martínez, hizo de cicerone en Córdoba. Me presentó a quienes entonces eran los líderes políticos y empresariales de la ciudad, y es que, en esos momentos, antes de la gran crisis económica, creo que Córdoba vivía uno de sus momentos esplendorosos. Por lo que se refiere al clima informativo, digamos que era ardiente como los meses de agosto: una batalla pública entre el obispo y un sacerdote, que presidía una caja de ahorros, no es algo que se repita a menudo.

El Día funcionaba casi solo. A pesar de su juventud, los periodistas eran unos profesionales muy comprometidos con la marca, eran unos incansables trabajadores y publicaban un magnífico producto. No es ojana, el Día de Córdoba es un magnífico ejemplo de buen periódico local, serio, riguroso y comprometido con su territorio. Contaba con una buena sección de Local, y diría que unas sobresalientes de Economía y Cultura.

Y no sólo eran los periodistas, había un plantel de columnistas extraordinario. Basta citar a Elena Medel, Joaquín Pérez Azaustre, Pablo García Casado y Salvador Gutiérrez Solís. A Elena le llamé un día a su casa, y su madre me explicó que no estaba, que se encontraba en esos momentos en el instituto. Pensé que trabajaba en el Instituto Andaluz de la Mujer o en otro organismo público, pero fue su madre la que me tuvo que aclarar que no, que aquella columnista selecta aún recibía clases.

Con algunos de los periodistas que formaban equipo he seguido trabajando hasta hoy. Luis Pérez Bustamante se nos hizo director y cordobés, y Juan Ruz le sucedió después. Varios de ellos siguen en el Día, sin faltar al compromiso diario con los lectores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios