profesionales

Enfermería reivindica su papel en el seguimiento terapéutico

  • El 90% de los crónicos creen que los farmacéuticos no deberían asumir esa labor asistencial

Manuel Cascos, de Satse; David Álvarez, del Instituto Análisis de Investigación, y Florentino Pérez Raya, del CGE. Manuel Cascos, de Satse; David Álvarez, del Instituto Análisis de Investigación, y Florentino Pérez Raya, del CGE.

Manuel Cascos, de Satse; David Álvarez, del Instituto Análisis de Investigación, y Florentino Pérez Raya, del CGE. / m. g.

Comentarios 3

El rediseño constante de la asistencia sanitaria, y los cambios sociales y económicos, hacen que las responsabilidades y labores puedan variar entre profesionales sanitarios. El histórico exceso de protagonismo de la profesión médica en la toma de decisiones sobre procesos y medicamentos ha hecho que en tiempos de sobrecarga, y bajo el mantra administrativo de la búsqueda de resultados en salud, se busquen cambios en el reparto de competencias.

De un tiempo a esta parte, empujados por el descenso de los márgenes de beneficios, los profesionales de farmacia vienen reivindicando un aumento en sus responsabilidades de cara al cuidado de la salud de la población. Los planteamientos de sus organizaciones han ido orientados al establecimiento de la provisión de servicios útiles para el sistema sanitario. Uno de los servicios planteados es la supervisión y el consejo sobre todo lo relacionado con tratamientos farmacológicos, especialmente en mayores con una o varias patologías crónicas.

La semana pasada, los profesionales de Enfermería, agrupados en la Mesa de la Profesión Enfermera que forman el Consejo General de Enfermería y el Sindicato de Enfermería SATSE, reivindicaron su responsabilidad en este ámbito. Para ello han encargado una encuesta que indica que más del 90% de los pacientes crónicos quieren que únicamente sean médicos o enfermeros los profesionales que realicen su seguimiento terapéutico. Un 1% de los encuestados acepta que los farmacéuticos vayan a sus casas a revisar los botiquines y controlar sus tratamientos.

El colectivo critica las propuestas del sector farmacéutico orientadas a servicios

Según esta encuesta, realizada por teléfono a 800 personas, sólo el 2% de los pacientes crónicos y sus cuidadores entendería que la sanidad pública pagase a las oficinas de farmacia por el control de los medicamentos a domicilio, mientras que el 82% cree que lo que debería hacerse es contratar más enfermeras. El grado de satisfacción de los pacientes crónicos y cuidadores con la labor de las enfermeras ronda el nueve sobre diez.

Asimismo, en un comunicado la Mesa de la Profesión Enfermera afirma que "la mal llamada 'farmacia comunitaria' es una privatización encubierta que supone una clara estafa al Sistema Nacional de Salud y a los ciudadanos, al querer ofrecer unos servicios asistenciales que ya realizan médicos y enfermeros en Atención Primaria. "Los farmacéuticos no tienen respaldo legal ni competencias propias y les mueve un claro interés de lucro empresarial", añaden.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios