Provincia

Así luce la superluna de mayo sobre Los Pedroches

Superluna de mayo, captada desde Conquista. Superluna de mayo, captada desde Conquista.

Superluna de mayo, captada desde Conquista. / F. Buenestado

En la noche del 7 al 8 de mayo, la luna parece poder alcanzarse con las manos desde la tierra. Es lo que se conoce como luna de las flores, un término que se ha difundido con éxito en los últimos años y que tiene su origen en las culturas nativas de Estados Unidos. La denominación varía de unas tribus a otras, como luna de la leche, de la madre o de la siembra del maíz, siempre con referencias a un momento del ciclo terrestre vinculado al florecimiento, la abundancia y la fertilidad.

Aunque no hace falta irse tan lejos. Basta con viajar a Los Pedroches para conocer la mejor luna posible. Para muestra, la fotografía que acompaña a estas líneas, captada desde Conquista por el propio alcalde, Francisco Buenestado, y que retrata a un satélite pálido, con sus imperfecciones y sus claroscuros, con apariencia de una fruta marchita. Buenestado recuerda que toda la zona está declarada Reserva Starlight, otro término anglosajón que reconoce a esos lugares donde los cielos están limpios y las estrellas y los astros se muestran en toda su plenitud, como sobre este pequeño municipio cordobés de apenas 400 vecinos.

La iniciativa Starlight surgió en el año 2007 cuando, a través del Instituto de Astrofísica de Canarias, se ideó una estrategia no solo para conservar sino también para divulgar el cielo nocturno de aquellas zonas que aún mantuviesen valores adecuados de oscuridad y condiciones óptimas para la observación y estudio del firmamento. Desde ese momento, han sido muchos los territorios que se han sumado a una tendencia que aboga por la preservación de un recurso tan frágil y valioso como es la oscuridad natural durante la noche mediante su difusión como recurso turístico y como herramienta de desarrollo de zonas rurales de interior.

Es el caso de Los Pedroches. En el ejemplo concreto de Conquista, el mirador se ubica en la ermita de San Gregorio. Para llegar aquí, hay que tomar la CP-314 dirección a La Garganta y continuar 1,5 kilómetros hasta un desvío a la izquierda que indica “ermita de San Gregorio”, el patrón del municipio. Desde allí, hay que continuar por la pista 2,5 kilómetros hasta llegar a una zona circular asfaltada. El esfuerzo tiene su recompensa: un cielo limpio sobre un paisaje desde el que, en la madrugada del 8 de mayo, la luna parece poder tocarse con los dedos.

Desde cualquier punto de la comarca, en general, se pueden observar las estrellas, pues sus 17 municipios cuentan con acreditación: Conquista, Villanueva de Córdoba, El Guijo, Santa Eufemia, El Viso, Villaralto, Alcaracejos, Torrecampo, Añora, Pozoblanco, Pedroche, Dos Torres, Hinojosa del Duque, Fuente la Lancha, Villanueva del Duque, Belalcázar y Cardeña. En esta última localidad, de hecho, se instaló el primer observatorio astronómico de la comarca, aunque el inventario de lugares idóneos es interminable, como la zona de la ermita de la Virgen de Luna. En junio, cuando como dice el refrán “el cielo es limpio como ninguno”, quizás sea un buen momento para descubrirlo siempre que la desescalada avance a buen ritmo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios