Córdoba

Un cielo más estrellado que nunca en Los Pedroches

  • La falta de actividad humana derivada de la crisis sanitaria permite disfrutar con más claridad que nunca de las estrellas en una comarca considerada 'Reserva Starlight'

El cielo estrellado de Los Pedroches. El cielo estrellado de Los Pedroches.

El cielo estrellado de Los Pedroches. / José Jiménez Garrido

Ya sea desde la ventana, el balcón, la azotea o el jardín privado, en estos días se puede contemplar un cielo más estrellado que nunca debido a la reducción de la contaminación atmosférica provocada por la falta de actividad humana derivada de la crisis sanitaria por el coronavirus.

Y más aún en un cielo considerado Reserva Starlight como es la comarca de Los Pedroches, en el norte de Córdoba, uno de los 14 que existe en todo el mundo con esa calificación de la Fundación del mismo nombre, y la segunda de Andalucía junto con la de Sierra Morena que es, de hecho, la mayor de la Tierra.

"Prácticamente no tenemos contaminación atmosférica, porque la actividad de la comarca es agrícola y ganadera y quizá lo único que nos puede afectar es la contaminación natural de partículas en suspensión de polvo o como mucho el paso de dos corredores aéreos", explica Juan Manuel Ruiz, gerente del Centro de Iniciativas Empresariales y Turísticas (CIET) Los Pedroches.

Aunque el cielo de Los Pedroches está siempre bastante limpio y apto para la visualización nocturna estelar, ahora está "limpérrimo, ideal para contemplar el cielo nocturno", aunque el coronavirus está afectando a la propia calificación de Reserva Starlight al impedir que los técnicos sigan haciendo mediciones.

El cielo del norte de Córdoba logró la calificación en diciembre de 2016 y hay que renovarla cada cuatro años, por lo que el próximo diciembre iba a ser decisivo, pero la crisis sanitaria ha frenado en seco el proceso. "Estábamos haciendo ya las pertinentes mediciones y tomas de datos a lo largo de este año, pero lo más probable es que haya una prórroga hasta 2021", indica Ruiz.

Por ahora las medidas tomadas indican que la certificación "va bien y tendrá futuro", salvo en algunos puntos de la comarca cordobesa, con municipios a los que se les va a tener que dar un toque de advertencia porque el mantenimiento de la reserva es algo muy serio para el llamado astroturismo.

En este punto juega un papel muy importante el "falso mito de que las lámparas LED son más eficaces energéticamente hablando", ya que en algunos lugares las colocan con un exceso de potencia innecesaria, que unido al aumento de temperatura de color de los LED blancos azulados provocan mucha más contaminación lumínica. "No queremos que se apaguen las luces, sólo pedimos que se orienten debidamente alumbrando hacia el suelo y se utilice la luz e intensidad idónea a cada sitio ya que de esta forma contribuiremos a reducir la contaminación y se producirá un gran ahorro de dinero a las entidades municipales", subraya Ruiz.

El mejor ejemplo es el municipio de El Guijo, donde hay unas luminarias cálidas, de color anaranjado, "que deja de noche el pueblo precioso y que incluso al llegar la medianoche reduce un porcentaje de su intensidad de luz".

Un turismo de calidad

La idea es mejorar más la situación de la comarca para contar con un tipo de turismo de calidad, que busca algo especial, y que incrementa las pernoctaciones en Córdoba y, aunque suelen llegar en verano por la mejora de las condiciones meteorológicas, la observación del cielo es mucho mejor en invierno.

Por ello, se está pensando en paquetes turísticos novedosos mediante la tematización de la comarca por estaciones, como es el caso del Otoño Gastronómico o conocimiento de la fauna por estaciones, la potenciación de la montanera y el cerdo ibérico con degustaciones de jamones bajo las estrellas o talleres de observación de astros estelares contando con la red de miradores de Los Pedroches. También se plantean espectáculos ecuestres, rutas de senderismo, conocer el mundo del ibérico, actividades a la luz de la luna o espectáculos de flamenco en un cortijo al atardecer.

Para ello, se va a requerir modificar esa iluminación blanca de potencia excesiva y mal orientada en algunos municipios del Norte, como es el caso de Hinojosa del Duque, Villanueva de Córdoba o Pozoblanco."Bastaría con concienciarnos, hacer unas pequeñas modificaciones sobre todo de orientación de la luz, y ganamos aún más en calidad nocturna del cielo", señala Ruiz.

Durante el proceso de renovación de la Reserva Starlight es más que probable que la Fundación Starlight pueda crear zonas de exclusión en las localidades con mayor contaminación lumínica y zonas limítrofe si no se corrigen estos puntos más contaminantes, pero con un "mínimo esfuerzo y modificaciones puntuales tener resultados muy positivos para la certificación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios