Declaración de la renta Fechas clave en 2023

Villaralto

El primer queso de bellota del mundo vuelve al mercado desde Los Pedroches tras agotarse en 2022

Queso de bellota de Plazuelo.

Queso de bellota de Plazuelo. / El Día

All-Ballut, el primer queso de bellota del mundo, elaborado por la quesería artesana Plazuelo en el municipio cordobés de Villaralto, acaba de volver al mercado tras agotar todas las existencias el pasado año, cuando se lanzó por primera vez. "Tuvo una repercusión muy grande y nos quedamos sin existencias. Hay quien quiso comprarlo para Navidad pero ya no estaba disponible", recuerda su creadora, la maestra quesera Ángela Plazuelo, que acaba de participar en la I Feria Ibérica de la Bellota, celebrada en la localidad de Valdehúncar (Cáceres), con nuevos lotes de un queso único.

El producto es el resultado de varios años de pruebas después de que la firma, afamada por sus fantásticos quesos azules, decidiera crear un queso que fuese la seña de identidad de la comarca. "Y qué hay más nuestro que una bellota. En Los Pedroches tenemos conocidísimos productos ibéricos que son posibles gracias a esta dehesa fantástica que tenemos, que es única. Y cada año nos visitan miles de grullas a las que les encanta alimentarse de nuestras bellotas. ¿Por qué no aprovecharlas nosotros también?", como reflexiona la maestra quesera.

El queso, que se etiqueta con la marca All-Ballut (zona de bellotas, como se conocía la comarca en época árabe), se elabora en formato cuadrado con un peso aproximado de 500 gramos. Lleva exclusivamente leche cruda de vaca de la zona, pues aquí todo es de proximidad, y reposa durante 60 días en cámara de maduración. El resultado mezcla la cremosidad del queso con el sabor tan singular de la bellota, que se somete a un laborioso proceso artesanal para ponerla a punto. 

Estrenado hace ahora un año con motivo de la I Muestra de Queso Artesanal de Villaralto, All-Ballut sorprendió y agotó todos los lotes elaborados en 2022, un total de 1.350 unidades. "Nos vimos superados por la repercusión que tuvo. Este año, confiamos en poder atender toda la demanda", dice Plazuelo. En la presente campaña, ya se han lanzado ocho lotes, con 50 piezas en cada uno, las primeras de las cuales se han vendido durante el fin de semana en Cáceres.

Mayoritariamente denostada en la cocina, la bellota es un producto difícil de trabajar y extraño en cualquier recetario, por lo que el reto era grande. Estos días, en la I Feria Ibérica de la Bellota del pequeño municipio de Valdehúncar, que no llega a los 200 habitantes, se han encontrado pequeños productores de Andalucía, Extremadura y el Alentejo portugués para poner en común todo el partido que se le puede sacar a la bellota, y que "va mucho más allá de servir de alimento para los marranos", como anima Plazuelo a probar.

Junto al queso All-Ballut, en la feria se han ofrecido panes, dulces, café, licores o cerveza que emplean la bellota como materia prima. "En Los Pedroches tenemos la dehesa más grande de Europa y es nuestra seña de identidad, pero tal vez no le sacamos todas las posiblidades que nos ofrece. Este fruto tiene un montón de aprovechamientos y podría ser una gran oportunidad para los emprendedores locales", ha animado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios