EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Los Pedroches

Las lecciones de vida y superación de Jesús Vidal y Jaime Alguersuari en Pozoblanco

  • El teatro El Silo de Pozoblanco reúne a 800 jóvenes en el II Congreso Educando en Valores

  • El consejero de Educación, Javier Imbroda, interviene por sorpresa ante el auditorio

El actor Jesús Vidal, durante su intervención en Pozoblanco. El actor Jesús Vidal, durante su intervención en Pozoblanco.

El actor Jesús Vidal, durante su intervención en Pozoblanco. / Sánchez Ruiz

Los más de 800 jóvenes asistentes en Pozoblanco al II Congreso Educando en Valores del movimiento Desde Siempre Para Siempre han demostrado este miércoles que la solidaridad está muy tangible en ellos, tras haber conseguido reunir más de 7.000 euros de recaudación a través de la venta de pulseras solidarias, que irán destinados a la mejora de la sala de aislamiento de trasplantes de la Unidad de Hematología Pediátrica del Hospital Universitario Reina Sofía y a la Asociación Sonrisas de Lunares, que trabaja con niños con problemas locomotores de familias sin recursos.

Ese valor es el que han demostrado ellos con su trabajo colaborativo por una causa solidaria, y como contraprestación se les ha ofrecido el testimonio vital de dos personas que han sabido superar los obstáculos que tanto su cuerpo, la sociedad y su carrera profesional les ha puesto en el camino. El actor Jesús Vidal y el ex piloto y productor musical Jaime Alguersuari han querido relatarles de manera particular lo que la vida les ha puesto delante hasta alcanzar sus metas y su pasión, enseñando a los jóvenes que no vale un “no puedo” si el proyecto merece la pena.

Jesús Vidal ha sido el primero en subirse al escenario para contar de una manera sencilla su historia personal, en la que se cruzó una miopía magna “regalito de una enfermedad que sufrí con 3 años”. Pero Jesús tuvo la suerte de tener una familia que no creía que su discapacidad fuera a impedirle hacer lo que hacían el resto de personas. En esta trayectoria vital, se encontró con profesores que no tuvieron reparos en adaptarse a sus condiciones para enseñarle no sólo las materias comunes, sino que una discapacidad es solo una manera de ser diferente.

Para él, “todos somos diferentes, y la suma de esas diferencias es la que nos hace especiales”. Empeñado en formarse para dar lo mejor de sí mismo, Jesús se licenció en Filología Hispánica, hizo un máster en Periodismo y, al final, descubrió que lo que desde pequeño le había motivado es ser actor. Por ello, comenzó su formación en interpretación creyendo que “lo que iba a ser un hándicap, una desventaja, en el mundo actoral, en el mundo en el que nada es lo que parece” se convirtió en una ventaja.

En el centro, Javier Vidal y Jaime Alguersuari. En el centro, Javier Vidal y Jaime Alguersuari.

En el centro, Javier Vidal y Jaime Alguersuari. / Sánchez Ruiz

Entre ponencia y ponencia hubo tiempo para el teatro, con dos actuaciones del grupo La Trastienda de Pozoblanco, que interpretaron dos sketches humorísticos donde prevalecieron valores como la amistad, el compañerismo, la autoestima, la seguridad y la aceptación de los demás y de uno mismo. Precisamente, el grupo ha querido donar los beneficios de la actuación a las causas solidarias del congreso, sumándose así a la ola de valor de solidaridad de los jóvenes.

Sorpresa del consejero Javier Imbroda

Uno de los invitados sorpresa fue el consejero de Educación, Javier Imbroda, que no quiso faltar a este congreso y exponer ante los 800 jóvenes que llenaban el patio de butacas del Teatro El Silo su aplicación de los valores del deporte a la vida, precisamente en una de sus etapas personales más duras cuando luchaba con el cáncer. Imbroda también habló del esfuerzo para conseguir sus sueños, especialmente en su carrera como entrenador de baloncesto: “Yo era un joven de 21 años cuando entrenaba al equipo del colegio Maristas y me preguntaron cuál era mi sueño; yo reconocí que enfrentar a mi equipo con el Real Madrid y el Barcelona, algo que conseguí años después, por lo que vas transformando tus sueños según las etapas de la vida”.

Quiso el consejero lanzar a los jóvenes una lista de cinco valores básicos para la vida: el respeto a uno mismo y al que está a tu lado, así como al rival, la disciplina, la responsabilidad individual de nuestros actos, el coraje de saber que si quieres ganar también vas a perder y debes aprender de estos errores, así como la solidaridad como aspecto fundamental.

Alguersuari, de la Fórmula 1 a la música

Llegó el turno de Jaime Alguersuari para cerrar el ciclo de ponencias, relatando el cambio de mentalidad que supuso para él el romper con la competición en la Fórmula 1, que lo estaba convirtiendo en una persona que no se reconocía, momento en el que decidió parar y hacerse una pregunta: ¿Quién soy?. Luego siguió adelante y encontró su verdadera pasión en la música, a la que se dedica ahora como productor musical.

Alguersuari, que llegó a la Fórmula 1 con 19 años, reconoció que el éxito no es tanto talento, sino ser un currante y estar en el lugar y momento adecuado. Sus inicios en el mundo del motor le llevaron a tener una máxima en la vida que era “sobrevives o mueres”, sin tener un plan B si todo se rompía. Y sucedió así, que se rompió y tuvo que reinventarse a sí mismo para poder seguir adelante, tal y como lo ha plasmado en su libro bajo el título Reinventarse.

Es todo ese proceso vital no dejó de pedirse a sí mismo más del 100%, buscando un 20% más que le hiciera superarse, mejorar en su trabajo y en su pasión. Por ello, lanzó a los jóvenes una lección de superación personal y profesional, no sin antes tener claro quién es cada uno y qué es lo que aspira a ser. Y, aunque pueda sonar ambicioso, Alguersuari quiso dejar claro a los jóvenes que en cada error, en cada no, en cada obstáculo, debe aprenderse, deber mejorarse y adaptarse para ser mejor “si creemos en lo que queremos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios