Priego de Córdoba

Tradición y devoción en la Villa

  • El Corpus Christi es una de las fiestas más arraigadas en la ciudad de la Subbética

  • Una de las novedades de este año ha sido el Concurso de Altares

Un momento del recorrido por las calles de la ciudad prieguense. Un momento del recorrido por las calles de la ciudad prieguense.

Un momento del recorrido por las calles de la ciudad prieguense. / reportaje gráfico: Laura Serrano

Como cada año, el barrio de la Villa se convierte en el epicentro de las fiestas del Corpus Christi en Priego de Córdoba. Una festividad que acumula una tradición de siglos, ya que sus primeras manifestaciones datan de mediados del siglo XVI, promovidas por San Juan de Ávila. Desde entonces hasta ahora, esta conmemoración se celebra en jueves, que es fiesta local en el municipio, a diferencia de otras ciudades, conservando así ese halo de historia y fe.

La parroquia de la Asunción acogía a primera hora de ayer la eucaristía, que en esta ocasión ha estado presidida por el cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo emérito de Madrid, tras la cual daba comienzo la procesión del Santo Sacramento. Un cortejo que abría la Agrupación musical Nuestro Padre Jesús Nazareno -Los Turutas- y en la que participaron los niños que durante este año han celebrado la Primera Comunión. Junto a ellos, representantes de las distintas hermandades, cofradías, congregaciones religiosas, instituciones y clero, acompañaron al paso del Santo Sacramento, que desfiló bajo los sones de la Banda Sinfónica de la Escuela Municipal de Música de Priego.

Este año se ha modificado el recorrido, que discurrió en primer lugar por el barrio de la Villa, para posteriormente subir hasta la plaza de la Constitución donde había instalado un altar a las puertas del consistorio prieguense y una gran alfombra, sobre la que realizaron su particular danza los seises de la Cofradía de María Santísima de la Soledad Coronada, que participan en esta fiesta. Así, la procesión concluyó en la iglesia de San Francisco en lugar de la Parroquia de la Asunción, debido a la celebración del Año Jubilar con motivo del 425 aniversario de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno. No obstante, el barrio de la Villa es históricamente uno de los protagonistas de esta fiesta, ya que sus casas y calles se engalana -sobre todo con flores- para honrar el paso del Santo Sacramento. Este año además, se ha celebrado la primera edición del Concurso de Altares con el objetivo de engrandecer esta fiesta, que ha contado con actividades dirigidas a los más pequeños, diversas actuaciones musicales como el concierto que ofreció las Bandas Juveniles de la Escuela Municipal de Música y Danza de Priego, el de violín a cargo de Fernando Gallardo, Fran Martínez o el grupo Abril y degustaciones gastronómicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios