Campiña Sur

Luis del Olmo ensalza la relación entre vino y poesía en la Fiesta de la Vendimia de Montilla

  • El periodista ofrece el pregón inaugural con un recuerdo a Ricardo Molina, Góngora, Bécquer y Antonio Machado; todo maridado con flamenco y canción de autor

Un momento del acto celebrado en Bodegas Pérez Barquero Un momento del acto celebrado en Bodegas Pérez Barquero

Un momento del acto celebrado en Bodegas Pérez Barquero / C. Guzmán

El periodista Luis del Olmo realizó un canto al vino a través de la poesía y la música en su pregón inaugural de la 64 Fiesta de la Vendimia de Montilla, que se celebró anoche en las instalaciones de Bodegas Pérez Barquero tras la coronación de Inmaculada Luque como Vendimiadora Mayor por parte del alcalde, Rafael Llamas.

Del Olmo hizo un viaje durante su discurso por los versos de los cordobeses Ricardo Molina y Luis de Góngora, para luego citar a los sevillanos Gustavo Adolfo Bécquer y Antonio Machado o el chileno Nicanor Parra. Todo ello maridado con flamenco y canción de autor.

El pregonero comenzó dando las gracias al pueblo de Montilla y al comité organizador de la fiesta por elegirlo para este cometido, y recordó que la ciudad de la Campiña no solo es conocida por sus vinos, sino que es también cuna de grandes personalidades de la historia como San Francisco Solano o el Gran Capitán.

Así, explicó que ya estuvo en la localidad hace décadas con su programa Protagonistas, pero ahora vuelve “en el más oportuno de los momentos; vuelvo cuando Montilla huele más a sí misma, cuando huele a alcachofas, a solomillo al Pedro Ximénez y también a salmorejo y gazpacho. Vuelvo cuando exhala autenticidad. Cuando huele a familias contentas de pertenecerse. Por eso no deja de emocionarme compartir sus aromas y este espectáculo grandioso y sencillo a la par. Aquí estoy, agradecido, pues, en los días en que Montilla huele a uva y a fiesta”.

El pregonero eleva los caldos a la categoría de “alimento místico” por ser fuente de inspiración

El pregonero señaló que filósofos, pensadores, científicos, escritores, poetas, pintores, directores de cine y “todo aquel que ha reflexionado también lo ha hecho sobre el vino”. Además, recalcó que “a lo largo de la historia del vino, tan ligada a la propia historia del ser humano, son incontables las veces que encontramos a este producto como fuente de inspiración”, lo que eleva “este alimento a la categoría de lo místico”.

Sobre todo, la unión más importante ha sido con la poesía, “donde la semilla de la uva agarró fuerte”. Quizás, declamó Luis del Olmo, “porque ambos hablan el mismo idioma; porque el vino y la poesía entienden el mundo de las mismas mil maneras que podría entenderse. Porque, con razón se dice que ‘El lenguaje es vino en los labios’ o que ‘El vino es poesía embotellada’”.

Y a ellos hay que añadir la música: “Tanto en común como tienen han de proporcionar suculentos manjares de extraordinarias propiedades para la mente y el corazón”, aseveró.

Tras cada poema, recitado por el veterano locutor, el público disfrutó de la voz de la soprano Carmen Serrano que, acompañada al piano por Antonio López, interpretó una canción alusiva al vino, complementando las palabras del pregonero.

Luis del Olmo alza su copa durante su alocución Luis del Olmo alza su copa durante su alocución

Luis del Olmo alza su copa durante su alocución / C. Guzmán

“El vino, como la música, tiene una línea horizontal, melódica, que se corresponde con sus aromas, y una línea vertical, armónica, que se manifiesta en la experiencia palatal”, señaló citando al crítico gastronómico Carlos Delgado. Unos paralelismos “de los que venimos a dar cuenta hoy. Este es el hermoso plan para esta noche; porque recordad, montillanos, que 'El vino es la única obra de arte que se puede beber'”, apostilló.

Finalmente, Luis del Olmo se despidió con una célebre frase del pintor Salvador Dalí, “el que sabe degustar no bebe demasiado vino, pero disfruta sus suaves secretos”; y resaltó el gran trabajo de los vendimiadores, recolectores y cosecheros de la vendimia mientras de fondo sonaba el pasodoble El relicario, de José Padilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios