Los Pedroches

La segunda ola lleva a Belalcázar al límite: tres muertes y la mayor tasa de covid de Córdoba

  • El alcalde censura que se ha prohibido al Área Sanitaria Norte facilitar datos a los ayuntamientos

  • El Consistorio y la comunidad educativa solicitan aplazar el inicio del colegio al 28 de septiembre

Bares cerrados en una calle vacía en Belalcázar. Bares cerrados en una calle vacía en Belalcázar.

Bares cerrados en una calle vacía en Belalcázar. / Sánchez Ruiz

La segunda ola de covid-19 ha llevado al límite al municipio de Belalcázar, de 3.200 habitantes, que el 23 de agosto inició un confinamiento voluntario. Según ha divulgado en la noche del martes el propio Ayuntamiento, la localidad de Los Pedroches ha registrado tres muertes en pocos días causadas por la pandemia y, a fecha de 10 de septiembre, soporta 67 casos activos, lo que supone la tasa más alta de covid-19 de toda la provincia, con 2.150 positivos por cada 100.000 habitantes. La situación es insostenible, hasta el punto de que el alcalde, el socialista Francisco Luis Fernández, ha extremado su crítica a la Junta de Andalucía: "La dejadez a la que nos tiene sometidos no tiene límites, la educación y la sanidad son un caos".

En un clima absolutamente tenso y cargado de dramatismo, el primer edil ha desvelado algunos de los duros episodios vividos en el municipio en las últimas horas. "En la tarde del domingo recibimos la llamada de la hija de una señora mayor que se había caído en su domicilio y que nos explicó que había llamado ya al 112, al 061 y al centro de salud, pero le respondían que no podían ir a levantarla porque eso no entraba dentro de sus competencias", ha relatado.

El alcalde encomendó entonces a dos policías locales que estaban de servicio que se desplazaran al domicilio para asistir a la mujer, "a la que no podían ayudar ni familiares ni vecinos, ya que había contraído el virus". "¿Qué hacemos ahora con los policías locales que han realizado una gran labor por esa mujer? ¿Los dejamos en cuarentena al estar en contacto con un positivo, ya que los sanitarios no quisieron venir? Nos quedaríamos sin policía durante 14 días", reflexiona el regidor.

Francisco Luis Fernández ha expresado su malestar por no conocer los datos de las personas que se encuentran ingresadas -"creemos que son 11"- ni el número de contagiados día a día. "No sabemos nombres de los pacientes ni de los que tienen que guardar la cuarentena por haber tenido contacto con algún positivo”, por lo que ha insistido en que así no es posible realizar un seguimiento estricto del aislamiento. “Es importantísimo que seamos responsables y hagamos caso de las directrices que nos dan", ha apelado a los vecinos.

Al mismo tiempo, ha criticado que se haya prohibido al Área Sanitaria Norte de Córdoba ofrecer a los ayuntamientos datos concretos, lo que ha considerado “una tropelía" a la gestión. Y ha mostrado su estupefacción por que la Consejería de Salud no vaya a repetir las pruebas PCR a los contagiados para comprobar si se han recuperado, tal y como avanzó este periódico. “Muchos vecinos nos piden que lo solicitemos a la Junta y en caso contrario que sea el Ayuntamiento el que se haga cargo de realizar la repetición de las pruebas, algo que excede de las competencias de un Consistorio”, ha lamentado.

“Posiblemente, lo que busca la Junta de Andalucía es que la ciudadanía se vaya a la sanidad privada para realizarse dichas pruebas”, ha acusado el alcalde, quien ha reprochado "el escaso interés que el Gobierno andaluz muestra por la sanidad pública".

Problemas también en Educación

La gestión en Educación, avisa, "tampoco es mejor". Y se ha preguntado si con la estadística actual de contagios y muertes es factibles abrir los colegios en Belalcázar. Fernández ha desvelado que el miércoles 2 de septiembre mandó una petición formal a la Consejería y a la Delegación de Educación para solicitar un aplazamiento de la apertura de los colegios para el día 28 de septiembre, pero "a tres días de que comiencen las clases no tenemos noticias”.

En todo caso, desde el Ayuntamiento se va a contratar a más personal de limpieza y se han ofrecido dependencias municipales para que se puedan repartir los niños en dos aulas, ha anunciado el primer edil, quien ha insistido en que "el Consistorio trabaja por el bien de la población y hará lo que esté en sus manos para que la vuelta al cole sea segura". Pero, al mismo tiempo, ha advertido de que la población "no puede esperar más". "No podemos demorar más la situación y es por lo que volvemos a reiterar, con los datos que hemos dado, que nos concedan el aplazamiento y poder ofrecer una vuelta al colegio más segura, todo esto con el beneplácito de profesores y maestros de posponer la terminación del curso escolar a últimos de junio o julio, cuando corresponda”, ha incidido.

“Al Gobierno andaluz esta situación se le ha ido de las manos y no quieren reconocer su error. Por ello, quiere cargar a los ayuntamientos con lo que ni ha previsto ni prevé, y sigue dando palos de ciego a pesar del momento en el que nos encontramos”, ha censurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios