EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La colmena

Magdalena Trillo

mtrillo@grupojoly.com

Filosofía de bolsillo

¿De verdad piensa el PP que puede seguir gobernando con todo el 8-M enfrente y los jubilados del 17-M detrás?

Si dejamos a un lado la lucidez de Zapatero sentenciando lo que todos sabemos -que el PSOE no estará en condiciones de ganar si no hay "cohesión" y "convicción"-, no creo que sea ninguna exageración decir que acabamos de despedir una de las semanas más grises y de vergüenza ajena que hemos vivido en la España democrática. Sólo se salva el trabajo impecable de la Guardia Civil en la investigación del macabro asesinato del niño de Níjar y la lección de entereza y humanidad de sus padres. Todo lo demás ha sido basura. La cara más rastrera de la política envuelta en farsas de lecciones de moralidad e irrefrenables tentaciones de oportunismo político y electoral.

"No todo vale". Utilizar como rehenes de la lucha partidista el caso de Gabriel, el dolor de las víctimas de algunos de los asesinatos más atroces de la historia reciente de este país, ha desenfocado un debate que ni lo ha sido ni lo podía ser: por razones legales -el recurso contra la prisión permanente revisable en el TC- y por razones de sentido común -no se trata de no legislar en caliente; bastaría con ser capaces de imponer los argumentos a las tripas-. ¿Tan difícil hubiera sido posponer un debate para un Ejecutivo que marcha por inercia y al ralentí?

"No nos representan". Forma parte del ideario contestatario de Podemos pero habría que extenderlo a todo el arco parlamentario. La marea de indignación de los jubilados podría haber sido un revulsivo para afrontar de una vez la urgente reforma del sistema de pensiones; hemos encontrado tacticismo y chantaje. Una patada hacia adelante del problema, una ridícula promesa para subir las pensiones mínimas -¡sólo si hay presupuestos!- y un cabreo ciudadano generalizado. ¿De verdad piensa el PP que puede ganar unas elecciones, que tiene autoridad para seguir gobernando, con todo el 8-M enfrente y la rebelión de los mayores detrás?

"Nunca es tarde para echarse a la calle". Esta contundente verdad forma parte del último disco de Manolo García. Se titula Geometría del rayo y, aunque el músico tira de "filosofía de bolsillo" para recordarnos que "nunca es tarde para vivir la vida", resulta inevitable aplicarle el filtro de nuestro contexto social… Para conectarla con otros temas de actualidad como Urge -urge justicia social; urge dignidad; urge que no nos tomen el pelo…-, para atrevernos a vislumbrar el temible escenario que anticipa Si todo arde o para quedarnos con la inquebrantable franqueza de su sabiduría a pie de calle, esa que tan cerca está de la filosofía de la academia: "Se cazan más moscas con miel que con vinagre".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios