Lucena

La Cueva del Ángel, refugio de los migrantes de África subsahariana hace 3.600 años

  • El hallazgo revela el primer testimonio de origen africano en el ADN de un individuo europeo de la Prehistoria

Trabajos en la excavación en la Cueva del Ángel Trabajos en la excavación en la Cueva del Ángel

Trabajos en la excavación en la Cueva del Ángel / El Día

La Cueva del Ángel, ubicada en Lucena, sigue desvelando sorpresas para la comunidad científica internacional. Su potencial arqueológico vuelve a plasmarse a través de un estudio, el primero que aborda el ADN humano de los restos hallados en la sima lucentina, que permite concluir que ya hubo un proceso migratorio desde la África subsahariana a la Península Ibérica hace 3.600 años.

El resultado de este trabajo de investigación ha sido presentado esta mañana en el Ayuntamiento de Lucena por el director de la excavación arqueológica de la Cueva del Ángel, Cecilio Barroso, y un miembro de su equipo, el antropólogo Francisco Bermúdez, durante una comparecencia en la que han estado acompañados por el concejal de Patrimonio Histórico, José Cantizani.

El hallazgo revela el primer testimonio de origen africano subsahariano en el ADN de un individuo europeo de la Prehistoria. Hasta estos momentos, había constancia que esa interacción entre los habitantes de África Central y Oriental y los de la Península Ibérica, y por ende de Europa, se remontaba a la época de dominación islámica (siglo VII d.C), sin embargo las conclusiones del estudio de los restos humanos hallados en la Cueva del Ángel permiten adelantar esa datación cronológica hasta la Edad del Bronce, hacia el 1.600 antes de Cristo aproximadamente.

Esta afirmación forma parte de un estudio más amplio hecho a partir de muestras de huesos humanos localizados en el norte y el sur de la Península Ibérica, dirigido por la profesora Gloria González-Fortes, de la Universidad de Ferrara, con el objetivo de analizar las dinámicas de las poblaciones prehistóricas en unos periodos históricos tan críticos en los hubo muchos movimientos de humanos.

"La gran sorpresa de este estudio la ha dado un individuo que habitó la Cueva del Ángel hace 3.600 años y cuyos restos humanos aparecieron en la zona de la covacha durante la campaña arqueológica del año 2013", ha explicado Francisco Bermúdez.

Francisco Bermúdez explica el hallazgo ante Cecilio Barroso y José Cantizani Francisco Bermúdez explica el hallazgo ante Cecilio Barroso y José Cantizani

Francisco Bermúdez explica el hallazgo ante Cecilio Barroso y José Cantizani / El Día

El ADN de este hueso, uno de las cuatro muestras halladas en la cueva lucentina enviadas para este proyecto de investigación, contiene en su secuencia "un componente proveniente de la África subsahariana, heredado por la línea genética de su madre", lo que supone a nivel europeo "la primera constatación de una secuencia de ADN de esta tipología en la Prehistoria".

El descubrimiento se ha dado a conocer hace unos días a la comunidad científica a través de la revista de biología Proceedings of the Royal Society, editada en Londres, con un artículo traducido del inglés titulado Una ruta occidental de migración humana prehistórica desde África a la Península Ibérica, firmado entre otros, por los dos investigadores que trabajan desde hace años en la Cueva del Ángel.

Cada verano, la actividad en torno a la Cueva del Ángel resulta frenética. A diferencia de años anteriores, el trabajo de la pasada campaña se centró en el inventariado y clasificación de todo el material arqueológico hallado en las campañas de excavación de años anteriores.

La Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana (Fipeh) ha completado el inventario arqueológico con 45.000 piezas en una ardua labor en la que el pasado verano han participado, junto a los responsables técnicos de la entidad, un grupo de estudiantes voluntarios llegados de la Universidad de Vizcaya en México y otro grupo de investigadores procedentes de Cádiz.

La realización del inventario ha dejado tiempo para atender diferentes visitas de arqueólogos y paleontólogos como la cursada por un grupo de investigadores y responsables del proyecto vinculado a la Cueva de Altamira.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios